Menu

Honda restaura una Chevrolet Apache de 1961 muy especial

Gracias a ella, Honda consiguió asentarse en Norteamérica

Honda restaura una Chevrolet Apache de 1961 muy especial

Honda está de celebración. Cumple su 60 aniversario desde su desembarco en Estados Unidos con un hito consagrado gracias a sus primeras motocicletas en territorio americano y una réplica del camión de reparto que utilizó durante sus primeros años. Cuando llegó por primera vez al mercado estadounidense en 1959, Honda compró una flota de pick-up Chevrolet Apache para usarlas como vehículos de entrega de los productos que importaba de Japón.

En aquel entonces, Honda solo vendía motocicletas y usaría las pick-up Apache para enviar sus productos de dos ruedas a través de su red de concesionarios en el sur de California. En un intento por recrear una foto de una de las camionetas estacionadas frente a su antigua sede en el 4077 de Pico Boulevard, en Los Ángeles, California, Honda compró una pick-up Chevrolet Apache de 1961 y la restauró como si pareciese nueva, pintándola con la misma librea que los modelos originales.

Esto se consiguió gracias a la referencia a las imágenes de archivo y la obtención de información de los empleados de la época. La primigenia Chevrolet Apache estaba propulsada por un motor V8 de 4.637 cm3 de 162 CV acoplado a una transmisión manual de tres velocidades. Además, dos motocicletas clásicas restauradas, una Honda 50 Super Cub y una CB 160, se integran en la caja de carga, y la recreación ahora se exhibe en la sede de Honda en Torrance, California.

1961 Chevrolet Apache Honda

Las Chevrolet Apache, escribe Honda en su comunicado de prensa, fueron cruciales para ayudar a Honda a «establecer rápidamente un punto de apoyo en el mercado de los EE. UU.» hasta el punto de que, en 1965, la compañía nipona era la que más motocicletas vendía en Norteamérica. Todo gracias a estas Chevrolet, por lo que Honda decidió rendirlas homenaje restaurando una para la celebración del 60 aniversario de American Honda Motor Company.

Pasaron algunos años antes de que Honda se expandiera al sector del automóvil. De 1959 a 1968, la empresa solo vendía motocicletas. El primer vehículo Honda importado a los Estados Unidos fue un N600 –una versión modificada del N360 kei car– que salió a la venta como modelo de 1970. Con sus 46 CV de potencia y sus reducidas dimensiones, prometía ser uno de los vehículos más aptos para circular por las congestionadas ciudades.

La Chevrolet Apache con las dos antiguas motocicletas Honda también se exhibirá en el SEMA Show 2019. Además, Honda planea mostrar su creación en las reuniones de vehículos clásicos en el sur de California antes de mudarse a la American Honda Collection Hall, ubicada en Torrance. Allí, una réplica de la parte delantera de la oficina automotriz de Pico Boulevard se construirá para servir como telón de fondo para la camioneta.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
zamu
Invitado
zamu

Qué buena historia. Me encantan este tipo de artículos. smile


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.