Menu

El Honda Mean Mower vuelve con nuevo récord

Apenas necesita seis segundos para alcanzar los 160 km/h

El Honda Mean Mower vuelve con nuevo récord

Cuando alguien se compra un cortacésped, la aceleración instantánea no suele ser un factor decisivo en los criterios de compra. Por otra parte, la mayoría de gente no trabaja en la división de Honda de Reino Unido. Y es que la gente de la compañía que allí trabaja se volvió loca hace unos años y decidió establecer un récord de velocidad con un cortacésped. Así nació el Honda Mean Mower.

Esta máquina de jardín de Honda poco tiene que ver con el chasis HF2622 del que parte. En 2014 fue presentado el Mean Mower y, desde entonces, no ha parado de evolucionar. Consiguió hacerse con el título del ser el cortacésped más rápido del mundo marcando una velocidad punta de 187,6 km/h, pero le duró poco. Dos años después, una compañía noruega metió un motor V8 estadounidense en una de estas máquinas y le arrebató el récord con 215,6 km/h de media.

El Honda Mean Mower V2, presentado en marzo de 2018, fue diseñado para un propósito específico: batir de nuevo el récord de velocidad. Honda no deja que la hierba crezca tan fácilmente, y el Mean Mower V2 se ha exhibido en dos ejercicios diferentes. El 6 de mayo de 2019, en manos de la piloto y británica Jess Hawkins y bajo el control de un representante del famoso Libro Guinness, la máquina estableció un nuevo récord.

Honda Mean Mower

Los encargados de construirlo han sido Team Dynamics, los socios de Honda en el BTCC, el campeonato de turismos inglés

No, esta vez no es de velocidad punta, sino de aceleración. Si un Ferrari te parece rápido, mira esto: el Honda Mean Mower V2 es capaz de hacer el 0 a 160 km/h en 6,285 segundos. Es el tiempo medio que ha conseguido tras dos pasadas medidas con un sistema VBOX. En el primer intento, Hawkins paró el crono en 6,43 segundos mientras que, en el segundo, alcanzó la velocidad propuesta en tan solo 6,12 segundos. Impresionante.

¿Cómo un cortacésped puede ser tan rápido? Fácil. Bajo el capó no hay un tranquilo motor de 660 cm3 diseñado para cumplir con las labores campestres, sino un bloque de 999 cm3 diseñado para dar el máximo rendimiento sobre el asfalto. Es el mismo motor que emplea la Honda CBR 1000 RR Firblade SP, lo que significa que es capaz de entregar 190 CV de potencia a 13.000 RPM y un par motor máximo de 116 Nm a 11.000 RPM.

De esta última también toma la caja de cambios, la centralita y el cuadro de instrumentos. Con un chasis fabricado a medida, unos neumáticos Hoosier de competición y un peso en seco de apenas 140 kilos, este cortacésped es un auténtico misil tierra-aire. Y lo mejor de todo, sigue cumpliendo con la misma función para lo que fue concebido inicialmente. Bajo la estructura encontramos un juego de cuchillas de fibra de carbono que cortarán el césped a una velocidad de infarto.

Podríamos decir que el anuncio de este registro de aceleración enmascara un intento fallido de velocidad máxima, pero no es así. El  Honda Mean Mower V2 alcanzó los 242,99 km/h en el circuito de Lausitz (Alemania), donde tuvo lugar el evento. No se organizó ninguna “homologación” del Libro Guinness para esta actuación, pero la velocidad fue registrada por la organización independiente Timing Solutions Limited.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jesús Juan López Agulló
Invitado
Jesús Juan López Agulló

Lista para compras del finde:
1. Comprar semillas de césped
2. Comprar un cortacésped Honda Mean Mower


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.