El Polestar 1 ya se puede reservar por 2.500 euros

El Polestar 1 ya se puede reservar por 2.500 euros

El híbrido enchufable más interesante en años, encima es bonito


Tiempo de lectura: 2 min.

Este es el híbrido que más espíritu RACER tiene desde la desaparición del Fisker Karma. Novedad en el Salón de Ginebra, por fuera el Polestar 1 tiene pinta de coche bonito, es un coupé 2+2, lo que se consideraba deportivo hasta la invasión de los moradores de los bordillos (SUV). Además, es un híbrido enchufable, pero seguid leyendo.

En híbridos enchufables estábamos acostumbrados a que podían recorrer unas decenas de kilómetros “a pilas” y luego había que seguir dependiendo del motor de gasolina. Poco interesantes para quien hace mucha carretera, razonables para quien está en zona urbana y periferia a menudo.

En eléctricos estábamos acostumbrados a que tuviesen diseños rarunos, o fuesen muy caros, o las dos cosas, y que la autonomía suele considerarse insuficiente. Pues bien, el Polestar 1 va a solucionar los dos problemas de golpe, siempre y cuando haya suficiente parné para poder pagarlo.

Polestar 1

Combina un motor de gasolina que mueve las ruedas delanteras y sendos motores eléctricos para el eje trasero. Combina 600 CV y un par máximo de 1.000 Nm (eso dice la nota de prensa), pero con 34 kWh en baterías, puede hacer 150 kilómetros sin beber zumo de dinosario. Amigos, esto ya es otra cosa. ¿Pega? Pesará lo suyo.

Polestar es ahora una marca dentro del grupo Volvo, propiedad del magnate chino Li Shufu, orientada a las altas prestaciones y la electrificación. A partir de ya se aceptan pedidos para el Polestar 1 en 18 mercados, lo cual abarca casi todo el espectro geográfico de los interesados en tener uno a raíz de su desvelo en la cita suiza.

Las reservas se aseguran por 2.500 euros, aunque no se han hecho todavía ni los preserie, eso será a finales de año. La fábrica aún carece de utillaje. Dado que se ha previsto una capacidad de producción de 500 ejemplares al año y la lista de espera va -según Polestar- por 14 veces esa cantidad, la reserva con billetes es una forma de ir cogiendo sitio en la cola de forma justa.

Es el mismo modus operandi que popularizó Tesla, pagar antes de que se fabrique el primer coche

Polestar 1

Polestar dará la opción a sus futuros dueños de tenerlo en régimen de leasing durante una temporada, olvidándose del soporífero proceso de asegurarlo y mantenerlo, pero también darán la posibilidad de adquirirlo. Léase entre líneas: difícilmente bajará de 50.000 o 60.000 euros. Un juguete interesante, qué duda cabe.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

De acuerdo, compro su empaque estético exterior, los 600 caballos y su autonomía eléctrica. Vale. Pero la zona dedicada a intimar e interaccionar, de espíritu RACER desprende lo mismo que esto https://youtu.be/cnAnpgLWE80

Javier Costas Franco
Invitado

No se me ocurren muchos coches que sean precisamente aburridos con 600 CV de potencia, por mucho que sean combinados o que en condiciones normales “solo” sean 400. Tampoco es un peso pluma, no es un Caterham ni lo va a ser, pero es un interesantísimo término medio entre algo rollo V8 (en cuanto a prestaciones) y un eléctrico que te tiene pendiente de cargarlo a nada que tu vida sea poco previsible.

Rest
Invitado
Rest

Hola, Javier;

me he debido explicar mal.

Me refiero que dado su poder estético y mecánico, el diseño interior me resulta demasiado tempanoide, sin guiño alguno a su estirpe, alejado del calor que transmite un deportivo de tal calado. Opinión subjetiva, conste.

Javier Costas Franco
Invitado

Ah bueno… el diseño sueco es así, “solo lo entienden ellos”… No creo que su cliente objetivo baje de 40 años.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!