El Hennessey Venom F5 ya tiene su chasis de fibra de carbono

El Hennessey Venom F5 ya tiene su chasis de fibra de carbono

"Verlo en persona es como mirar una obra de arte"


Tiempo de lectura: 3 min.

Han pasado casi dos años desde que el Hennessey Venom F5 se presentase por primera vez al mundo en el Salón del Automóvil de Ginebra 2018. Con un récord actual de velocidad máxima de 489 km/h, establecido por el Bugatti Chiron Super Sport 300+, el fundador de la compañía, John Hennessey, ahora quiere que el Venom F5 alcance, al menos, los 500 km/h. Y eso no se consigue solo a base de potencia, también se necesita un buena base.

“Nuestro chasis de fibra de carbono totalmente nuevo es una maravilla de la ingeniería, y verlo en persona es como mirar una obra de arte. Es como una pieza de joyería automotriz que está construida para correr más de 500 km/h”, dijo Hennessey. Y el F5 también se ha diseñado con la idea de agradar a todo el mundo, tanto a los más tradicionales como a los más prácticos: se ofrecerá con una transmisión semiautomática de siete velocidad y una manual de seis.

Hennessey acaba de revelar las primeras imágenes de la nueva estructura de fibra de carbono que conformará al Venom F5. Como rebajar tanto peso como sea posible es una necesidad, exactamente pesa 86 kilos. Es un diseño básico que a la es vez fuerte y ligero. La rigidez torsional también se ha medido a 52.000 Nm por grado, superando al Bugatti Chiron por un 4 %. Y qué mejor forma de unir un esqueleto con un corazón a la altura, uno que infunda miedo allá por donde pase.

Hennessey Venom F5 chasis (1)

El Hennessey Venon F5 ha estado en desarrollo durante mucho tiempo, pero aún desconocemos los últimos detalles de su ficha técnica. Aun así, el objetivo de la compañía es superar la marca de los 500 km/h

Apodado “Fury”, bajo el capó se esconde un motor V8 biturbo de 6,6 litros basado en la arquitectura LS de General Motors, y combina componentes ligeros y piezas de alta tecnología, como válvulas de alto flujo, bajantes de acero, convertidores catalíticos o un sistema de escape de titanio, entre otros. Eso se traduce en 1.843 CV a 8.000 RPM y 1.617 Nm a 5.500 RPM, de los cuales 1.356 Nm están disponibles entre las 2.000 y 8.000 RPM, antes de cortar inyección a 8.200 RPM.

Koenigsegg también está interesado en romper la barrera los 500 km/h, y según la información actualmente disponible, quizá veamos un modelo de producción que tenga la capacidad de hacerlo. Se rumorea que el modelo será bautizado como Mission 500 Concept cuando el Salón de Ginebra abra sus puertas en poco más de un mes. Aunque poco o nada más se sabe de este modelo, lo más seguro es que nos encontremos ante una bestia sueca basada en el Jesko.

Hennessey ha revelado que ya está fabricando los tres primeros ejemplares del total de 24 que se harán. Las pruebas están programadas para comenzar a partir del segundo trimestre del año, y el F5 más asequible se venderá a 1,8 millones de dólares (1,62 millones de euros). Curiosamente, a pesar de ser originario de Texas, Estados Unidos, solo se venderán 12 unidades en su tierra natal, mientras que el resto se destinará al resto de los mercados internacionales.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.