Toyota llama a revisión a 3,4 millones de vehículos por problemas con el airbag

Toyota llama a revisión a 3,4 millones de vehículos por problemas con el airbag

Y en este caso, no se trata de ninguna unidad de Takata


Tiempo de lectura: 2 min.

Si eres propietario de uno de un vehículo fabricado por Toyota, es posible que desees prestar especial atención a la parte que atañe la conducción, ya que los airbags podrían no desplegarse en caso de choque, aumentando el riesgo de lesiones en el mejor de los casos y, sobre todo, el de muerte. De acuerdo con la compañía, el problema afecta a 3,4 millones de vehículos en todo el mundo, de los cuales 2,9 millones están en Estados Unidos.

Los modelos identificados son todos aquellos Corolla construidos entre 2011 y 2019, Avalon de combustión interna de entre 2011 y 2018, Avalon Hybrid de 2013 a 2018 y Matrix de 2011 a 2013. Lo que a estos coches les puede pasar es que la unidad de control encargada de desplegar el airbag puede funcionar mal durante un accidente, ya que no tiene la protección adecuada contra el ruido eléctrico y puede derivar a que se desplieguen parcial o absolutamente nada.

En abril de 2019, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras estadounidenses (NHTSA) lanzó una investigación para examinar 12,3 millones de airbags que, al parecer, podían ser potencialmente peligrosos en caso de accidente. Entre las marcas afectadas se encontraba Toyota, pero los productos de entre 2010 y 2019 de Fiat Chrysler Automobiles (FCA), Honda, Hyundai, KIA y Mitsubishi también estuvieron bajo supervisión.

toyota avalon

Toyota Avalon (2015)

La falla en el módulo encargado de desplegar el airbag no solo afecta a este último, dado que también podría impedir el funcionamiento de los pretensores de los cinturones de seguridad

Todos ellos estaban equipados con una unidad de control producida inicialmente por TRW Auto motive Holdings Corp., que ahora es propiedad de ZF Friedrichshafen. Hyundai, KIA y FCA emitieron previamente retiros para más de 2,5 millones de vehículos con módulos de airbag fabricados también por TRW porque podrían no desplegarse en accidentes. Este caso no está relacionado con el retiro de Takata que involucra airbags potencialmente explosivos.

En 2016, cuando FCA ya había retirado casi dos millones de coches, registró tres muertes y cinco lesiones relacionados. Hyundai y KIA finalmente retiraron del mercado más de un millón de vehículos por problemas con el airbag en 2018. Ambas marcas dijeron que tenían informes de cuatro muertes y seis lesiones en América del Norte relacionadas con el problema. En total, la NHTSA dijo que hasta ocho muertes podrían estar relacionadas con el problema.

Toyota se negó a decir cuántas muertes o lesiones se han relacionado con el defecto, pero notificará a los propietarios de los coches afectados sobre el retiro a mediados de marzo. La solución de la compañía pasa porque los concesionarios instalen un filtro de ruido entre el módulo de control del airbag y su arnés de cables si fuese necesario.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.