Featured Video Play Icon

Ferrari Monza SP1 y SP2, auténtico placer sensorial

Ahora en vídeo para deleitarnos con su V12 atmosférico


Tiempo de lectura: 2 min.
Cuando Ferrari quitó la manta a sus dos últimas creaciones nos quedamos asombrados. El programa Icona Ferrari pretende devolver a la vida viajas glorias de Maranello en tiempos actuales, y no podría haber empezado mejor. Los Ferrari Monza SP1 y SP2 dan una vuelta de tuerca a los ya de por sí Special Projects de la firma, encargada de fabricar modelos únicos.

Tan absurdos como fantásticos, los Ferrari SP1 y SP2 no se parecen a nada que hayamos visto en la marca, al menos desde sus inicios allá por los años 50. Fue sensacional para los aficionados a la marca -y mundo del motor en general- ver estas barchettas de nueva factura, aunque tan solo fuese en imágenes. Afortunadamente, Ferrari ha dispuesto en su canal de YouTube un vídeo de sendos modelos donde podemos admirar el increíble sonido de su 12 cilindros de aspiración natural.

Con espacio para una persona (SP1) o para dos (SP2), el Ferrari Monza se fabricará en una tirada limitada a 499 unidades a una tarifa de millón y medio de euros

Bajo la plataforma del Ferrari 812 Superfast, la gama Monza se caracteriza con un peso de 1.500 kg (SP1) y 1.520 kg (SP2). El propulsor 6.5 V12 ha sido exprimido hasta los 810 CV y 719 Nm, que son transmitidos al eje posterior a través de una caja de cambios automática de doble embrague y siete velocidades. Con estas cifras, no es difícil imaginar que cubran el 0 a 100 km/h en 2,9 segundos, el 0-200 km/h en 7,9 segundos y continuar acelerando hasta más allá de los 300 km/h.

Con una carrocería que aúna en un mismo diseño el pasado, el presente y el futuro, los Ferrari Monza SP1 y SP2 ya son clásicos instantáneos. Sabiendo como el la marca, las 499 unidades que llegarán a las calles ya estarán vendidas, pero no hay de qué preocuparse. Ferrari se encargará de continuar haciéndonos soñar con futuros clásicos del futuro gracias a su programa Icona.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Ferrari y sus revueltas de tuerca.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.