Ferrari F50 Berlinetta Prototipo: el primigenio de su estirpe

Ferrari F50 Berlinetta Prototipo: el primigenio de su estirpe

A partir de él, nacieron los 349 ejemplares restantes destinados a carretera


Tiempo de lectura: 4 min.

Es una ocasión difícil eludir cuando ves algo tan especial como un Ferrari F50 Berlinetta Prototipo de 1995 que está a la venta. El F50, en general, es coche que se ha ganado una reputación mitificada por derecho propio, ya que la casa de Maranello apenas fabricó 349 ejemplares en el transcurso de su vida. Pero esta unidad es, posiblemente, la más especial de todas ellas.

Para los no iniciados, “Prototipo” es exactamente lo mismo en italiano que en castellano, y eso es lo que es este cavallino. Fue el modelo que se mostró en las exhibiciones del motor, y fue una herramienta de evaluación de medios, lo que significa que este automóvil en concreto fue la base de cualquier pieza de impresión del F50. Es este mismo coche el que condujeron los medios a mediados de la década de los 90, cuando Ferrari quería correr la voz sobre su último deportivo.

De hecho, fue conducido por personas como Dario Benuzzi, Niki Lauda, ​​Gerhard Berger y Jean Alesi. Además, también se duplicó como el primer Ferrari F50 de muestra e hizo apariciones en tanto en los salones del Automóvil de Ginebra y como de Tokio de 1995, así como en los “Ferrari Days” en Spa-Francorchamps de Bélgica y en la “Tutti la Ferrari en Pista” de Mugello de ese mismo año. También fue el coche que protagonizó las fotografías de prensa oficiales.

Ferrari F50 Berlinetta Prototipo (13)

“50 años de carreras, 50 años de victorias, 50 años de trabajo duro”, dijo Luca Cordero di Montezemolo, entonces CEO de la marca, cuando presentó en Suiza el Ferrari F50 Berlinetta Prototipo

De acuerdo la descripción de Worldwide Auctioneers, quien se encargará de sacarlo a subasta el próximo mes de enero en la cita de Scottsdale, Arizona, fue la misma unidad que se utilizó para la ilustración animada de Shin Yoskikawa. Incluso se envió a todo el mundo para ser utilizado en el desarrollo de las maquetas a escala como las vendidas por Bburago, Maisto, Tamiya y Revell, entre otros. Hasta los sellos postales conmemorativos se basaron en él.

“Presentado por Piero Lardi Ferrari y Sergio Pininfarina en una vista previa exclusiva celebrada ante el mundialmente famoso Salón del Automóvil de Ginebra la noche del 6 de marzo de 1995 en el Museo Galleria de Ginebra, el impresionante y nuevo superdeportivo F50 de Ferrari fue mostrado al público allí por el (entonces) presidente de la compañía Luca di Montezemolo”, menciona Worldwide Auctioneers en su página web.

Ferrari F50 Berlinetta Prototipo (16)

Después de completar todas sus tareas de prueba y promoción, el Ferrari F50 Berlinetta Prototipo fue reconstruido por la fábrica y entregado a su propietario en Bélgica. Permaneció con él hasta 2006, cuando fue traspasado al coleccionista de la firma italiana David Walters, de Burbank, California, en 2007. Desde entonces, ha sido propiedad de otras tres personas y ahora se subastará con la certificación de Ferrari Classiche y todos los accesorios originales.

Con el número de serie #99999, el purasangre mediterráneo solo ha sido conducido por 2.253 kilómetros desde que fue reconstruido. El V12 atmosférico de 4,7 litros –derivado del bloque empleado en el monoplaza de Fórmula 1 coetáneo– es verdaderamente icónico, y genera no menos de 520 CV y 471 Nm. Asociado a una transmisión manual de seis velocidades, podía lanzar los 1.230 kilos de masa hasta los 100 km/h en 3,87 segundos y 325 km/h de velocidad máxima.

Como sucesor del Ferrari F40, el F50, naturalmente, tenía que ser mejor. Pero en este caso, se tomó todo el conocimiento existente en Fórmula 1 y lo condensó en forma legal para su uso en la calle. Su construcción presentaba una chasis monocasco de fibra de carbono, suspensión de doble horquilla en las cuatro esquinas, y una carrocería esculpida dentro de un túnel de viento. Fue un coche diseñado para ser lo más aerodinámico y ligero posible.

Ferrari F50 Berlinetta Prototipo (34)

Cada propietario recibió un documento firmado por Montezemolo acreditando la autenticidad del coche, y todos los propietarios fueron invitados a Módena tras entregar el último Ferrari F50

“Considerado como el más importante de todos los Ferrari F50 de carretera, con una procedencia e historia incomparables documentadas por el experto en marcas como Marcel Massini, sigue siendo excelente en todos los aspectos, listo para el disfrute y su apreciación inmediata”, dice el anuncio. La subasta se llevará a cabo el 15 de enero durante la Semana de Subastas de Arizona en Singh Meadows, en el sur de Scottsdale, Estados Unidos.

No se ha publicado una estimación acerca del precio de venta, pero un Ferrari F50 también de 1995 fue vendido por RM Sotheby’s en 2013 durante la subasta de Monterey a un precio de 1,7 millones de dólares (1,53 millones de euros), mientras que otro ejemplar de 1997 cambió de manos ese mismo año por menos de la mitad, 758.000 dólares (680.000 euros) en Villa Erba. Lo más probable es que el F50 Berlinetta Prototipo se acerque a la barrera de los dos millones.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.