Menu

El Ford Mustang «Bullitt» de Steve McQueen se convierte en el más cotizado del mundo

Ha alcanzado los 3,37 millones de euros en la subasta de Mecum Autions

El Ford Mustang «Bullitt» de Steve McQueen se convierte en el más cotizado del mundo

El icónico Ford Mustang GT conducido por Steve McQueen en la película Bullitt (1968) acaba de convertirse en el potro de Detroit más cotizado del mundo. Durante la subasta de Mecum Auction en Kissimmee, Florida, el pasado fin de semana encontró nuevo dueño por la cifra de 3,74 millones de dólares, 3,37 millones de euros al cambio, incluida la prima del comprador.

Este Mustang GT Fastback fue el “coche héroe” de la película que presentó lo que muchos expertos consideran como la primera escena moderna de una persecución de coches en un cortometraje. Se usaron tan solo dos ejemplares durante el rodaje, y la unidad en cuestión se usó para la mayoría de las tomas y fue ampliamente conducida por McQueen. Tras haberse comprado en su día por 3.500 dólares (3.150 euros), ahora tiene el reconocimiento que merece.

Durante años, décadas en realidad, se creía que el coche se había perdido. Pero en 2018 resurgió justo a tiempo para celebrar el 50º aniversario de la película. Fue un momento aprovechado también por Ford para lanzar una nueva versión de su Mustang Bullitt. Toda la historia de esta máquina, desde los días de Hollywood hasta su olvido, es benigna y cautivadora, ya que cumplió con los deberes con los padres de Sean Kiernan, el ahora ex propietario del Mustang.

1968 Ford Mustang GT Fastback Bullitt (16)

Antes ostentado por el Shelby GT500 Super Snake de 1967 con 1,93 millones de euros, el Ford Mustang GT de “Bullitt” se ha convertido en el Mustang más cotizado en una subasta

McQueen trató de comprar el automóvil de la familia Kiernan en numerosas ocasiones, pero cada vez que intentaba, ellos rechazaban la oferta. Después de acumular poco más de 74.000 kilómetros en el odómetro durante el transcurso de varios años, fue estacionado en 1981 y permaneció allí hasta su resurrección en 2018. Nos dejó a todos con la mandíbula bajada cuando supimos que jamás había sido destruido y aún existía, y ahora nos la ha vuelto a bajar.

Pero antes de acabar en casa de los Kiernan, este Ford Mustang GT pintado en Dark Highland Green pasó por otras manos. Tras finalizar con todas las tareas de actuación en la gran pantalla, el coche fue vendido a Robert Ross, un empleado de la productora (Warner Bros) que lo usó como un compañero de viaje diario. Dos años más tarde, en 1970, se vendió al detective Frank Marranca, quien luego lo vendió en 1974 por 6.000 dólares (5.400 euros) al ya fallecido Robert Kiernan.

1968 Ford Mustang GT Fastback Bullitt (7)

El viejo Ford todavía tiene su V8 de 390 pulgadas cúbicas (6,4 litros) que, con más de 320 CV y asociado a una transmisión manual de cuatro velocidades, podía hacer el 0 a 100 km/h en apenas siete segundos. La gran pregunta ahora es qué pasará con el Ford Mustang GT Bullitt original y su nuevo propietario. ¿Debería ser restaurado a su gloria de Hollywood? ¿O tendría que permanecer tal como está? Tal vez un barnizado y una buena puesta a punto sea una buena opción.

Si estás interesado en ver el frenesí del momento de la subasta, puedes verlo bajo estas líneas.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.