Encuentran un DeLorean con menos de 1.600 kilómetros en un granero

Encuentran un DeLorean con menos de 1.600 kilómetros en un granero

A pesar de estar veinte años parado, este DeLorean está en condiciones increíbles.


Tiempo de lectura: 3 min.

Michael McElhattan es el propietario de una empresa especializada en restauración de los míticos DMC-12, DeLorean Midwest en Crystal Lake, Illinois. Un día recibió una llamada telefónica de alguien de Nuevo México diciendo que tenía en el granero de su casa un viejo coche de un familiar y quería deshacerse de él por ocupar mucho espacio. El propietario del coche sabía el nombre del modelo y poco más. McElhattan cogió su camioneta y se fue hasta el granero del estado sureño para inspeccionar el coche. Su sorpresa fue mayúscula cuando se topó con este increíble hallazgo.

El DeLorean había estado veinte años sin ver la luz del sol. El polvo se había acumulado durante todo ese tiempo y a pesar de ello, el coche estaba en condiciones notables. Los asientos de cuero, el salpicadero o el panel de instrumentos estaban como nuevos. La condición general del coche era la que esperarías ver en una unidad con tan pocos kilómetros. Michael planea volver a dejar el coche como nuevo, algo que no le va a llevar mucho tiempo. Solo con un buen lavado y alguna reparación menor podría devolverlo a la vida como si hubiese sido fabricado hoy.

Sólo unos 9.000 DMC-12 se construyeron entre 1981 y 1983. La historia de este automóvil es curiosa, digna de una telenovela. Este fue el único modelo producido por DeLorean Motor Company (DMC). Aunque en un principio os resulte increíble, el coche es cien por cien europeo. La carrocería del DMC-12 fue diseñada por Giorgetto Giugiaro de Italdesign. Para su construcción se emplearon paneles de acero inoxidable que, como principal curiosidad, no fueron pintados ni tratados con ningún barniz. El color de la carrocería es el propio del acero.

DeLorean barnd find 2

Para la producción del chasis, los propietarios de la marca, William Collins y John DeLorean, recurrieron al mejor especialista del momento en Reino Unido, Collin Chapman, fundador de Lotus Cars, quien utilizó los revolucionarios chasis en forma de doble Y del Lotus Spirit.

Como bien sabéis, la característica más llamativa del DeLorean son sus puertas de ala de gaviota, que debido a su peso llevan unas barras de torsión y fueron desarrolladas por una compañía aeronáutica, Grumman Aerospace.

Como motorización se utilizó el motor PRV (un desarrollo conjunto de Peugeot, Renault y Volvo) atmosférico de seis cilindros en V montado longitudinalmente en la parte trasera del vehículo. Hubo dos opciones de caja de cambio, automática de tres relaciones o manual de cinco (esta la más utilizada) ambas de origen Renault.

Su construcción se inició en 1981 en Dunmurry, cerca de Belfast, en Irlanda del Norte, y cesó en 1982, cuando DeLorean fue acusado y arrestado por tráfico de drogas. Posteriormente, fue declarado inocente de todos los cargos, pero su reputación como empresario quedó arruinada y nada pudo hacer por salvar la fábrica. 100 unidades quedaron parcialmente montadas y fueron completadas por otra empresa, Consolidated International en 1983.

La popularidad de este modelo se disparó gracias a la saga de películas de Regreso al Futuro que todos recordaréis. A día de hoy una unidad en buenas condiciones puede alcanzar fácil un precio de 100.000 dólares. Esta que os mostramos, con menos de 1.000 millas, es posiblemente la mejor unidad disponible en estos momentos y su precio aún no está catalogado. Independientemente de su valor, es emocionante ver a uno de estos icónicos coches rescatado del olvido para disfrute de todos.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado