En Alpine se baraja la posibilidad de usar motores de combustión alimentados por hidrógeno

En Alpine se baraja la posibilidad de usar motores de combustión alimentados por hidrógeno

Sería una de las formas de salvar el motor de combustión


Tiempo de lectura: 5 min.

La industria del automóvil es una de las más capaces y más innovadoras del mundo, quizá por eso, todo el mundo presiona tanto a todos los implicados. Actualmente, aunque el sector del transporte privado solo es el culpable de un pequeño porcentaje de la contaminación mundial, está considerado como uno de los mayores focos y se enfrentan a normativas realmente restrictivas y muy complicadas de superar, que está provocando que las opciones para reducir las emisiones de los motores sean de lo más variopintas.

Por un lado, la mayor apuesta, al menos de momento, es el coche eléctrico con batería. Es una tecnología que, por el momento, sale más rentable desarrollar que otras como la pila de combustible, aunque hoy día esté, como se suele decir, en pañales. Es bastante curioso ver como la electricidad se ha conocido y dominado desde hace muchísimas décadas, pero su almacenamiento sigue siendo muy difícil y caro. No se ha evolucionado esta parte lo suficiente porque, seamos realistas, nunca se ha necesitado. Y no, no es lo mismo una batería para un teléfono móvil que una batería para un coche.

Mientras uno se centran en los eléctricos a batería, otros buscan posibles soluciones alternativas, como la idea de seguir con el motor de combustión, pero en lugar de emplear un combustible, usando hidrógeno. No es una idea nueva, hace años que se experimentó y después de un tiempo se olvidó. BMW fue una de las marcas que se aplicaron con más interés en el desarrollo de motores de combustión que empleaban hidrógeno, llegando a crear varios prototipos bastante diferentes. Toyota también está estudiando esta posibilidad sobre la base de un Corolla de carreras con el motor del GR Yaris y ahora, parece ser que Alpine también ve en el motor de combustión con hidrógeno un futuro interesante.

alpine celebration concept

La combustión del hidrógeno no genera emisiones contaminantes, así que se puede seguir usando el mismo motor de pistones sin mayores problemas. Solo habría que adaptar el sistema de encendido, la admisión y el escape, así como instalar un depósito especial para el hidrógeno (almacenar hidrógeno es muy delicado, un fallo y todo vuela por los aires). Se podrían utilizar incluso los actuales motores que se alimenta de gasolina, así que quizá habría posibilidad de reducir los costes de desarrollo.

Hace unos meses, allá por marzo de 2022, Alpine presentó un prototipo diseñado por los estudiantes del Instituto Europeo de Diseño de Turín, el Alpine A4810, que según la revista Autocar podría llegar en 2035 propulsado por un motor alimentado por hidrógeno. Es una idea un tanto difícil de creer, al menos en lo que respecta al coche, porque en lo que respecta al motor de hidrógeno hay varios indicios que confirman el interés de Alpine por esa tecnología. Los últimos indicios llegan desde el CEO de la marca, Laurent Rossi, que ha dado los primeros indicios sobre el compromiso de la marca para mantener los motores de combustión en catálogo y el hidrógeno podría ser la clave. Los motores de combustión, actualmente, son inviables según la normativa, pero alimentados por hidrógeno cumplirían con todos los requisitos exigidos desde la Unión Europea.

Es normal que busquemos caminos paralelos a propósito; la idea es que queremos encontrar alternativas que no sean necesariamente incompatibles con la electrificación, porque la electrificación es, nos guste o no, el futuro de la automoción para al menos el 60-70% del parque automovilístico. Por lo demás, dependerá del tipo de uso, las características que se desee tener. Estoy pensando que los vehículos comerciales ligeros con una gran carga útil y viajes fijos o automóviles de alto rendimiento podrían permitirse usar diferentes soluciones”. – Laurent Rossi, CEO de Alpine, en declaraciones a la revista Autocar

renault 5 prototype 9

Alpine será una marca de coches eléctricos a partir de 2024, ya lo anunciaron hace tiempo, aunque será una marca de coches eléctricos deportivos y pasionales. Todo lo pasionales que puedan ser con un motor eléctrico, algo que todavía nos cuesta aceptar, aunque en realidad, no sean conceptos incompatibles. Uno de esos primeros coches eléctricos deportivos será, como ya sabemos, una versión del Renault 5 que la marca francesa pondrá en circulación. También se espera un sucesor del Alpine A110 con motor eléctrico junto a un SUV. Sin embargo, según Rossi, los coches de altas prestaciones no tienen por qué emplear motores eléctricos y baterías, para él, los combustibles sostenibles podrían ser la solución.

En nuestro caso, creemos que el hidrógeno como combustible podría ser uno (un combustible sostenible). El hidrógeno tiene el mérito ecológico de ser muy compatible con la electrificación, porque el camino paralelo al hidrógeno como combustible es el hidrógeno como pila de combustible, que produce electricidad. Creemos que podría ser un camino a seguir”. – Laurent Rossi, CEO de Alpine, en declaraciones a Autocar

Al parecer, Alpine tiene como objetivo poner a prueba la tecnología de motores alimentados por hidrógeno con un futuro coches de competición, ya sea en Le Mans o en otra disciplina, e incluso podría crear un prototipo a medida, al estilo del Volkswagen ID.R, una idea en la que cuadra a la perfección el proyecto de los estudiantes antes mencionado, el Alpine A4810.

Creemos que podría haber una prueba de un prototipo que se podría hacer con hidrógeno como combustible, que luego podría traducirse en coches de super alto rendimiento, y ¿por qué no es coches de producción de Alpine? Sabemos que Le Mans está promoviendo las pilas de combustible de hidrógeno, lo cual es un paso adelante, pero queremos dar otro paso adelante y usar hidrógeno como combustible para poder usar un V6, un V6 híbrido, propulsado por hidrógeno”. Laurent Rossi, CEO de Alpine, en declaraciones a Autocar

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez