Coche del día: Opel Ascona C Diésel

Coche del día: Opel Ascona C Diésel

Con una cilindrada escueta logró unos consumos bastante eficientes para un modelo de su segmento


Tiempo de lectura: 4 min.

En el caso del Opel Ascona Diésel de 1981 nos ocurre lo mismo que con otros tantos y tantos coches. Y es que, no pocas veces, la mejor manera de empezar a narrar su historia es hacerlo en coordenadas a priori inesperadas. En este sentido, lo mejor será irnos a los despachos de Bosch durante los años sesenta. Momento en el que la marca germana lanza unas nuevas bombas de inyección capaces de revolucionar el mundo del diésel en el automovilismo, haciendo posible que este tipo de ciclo fuera asumible para la fabricación de modelos muy pequeños. De esta manera, mejorando la alimentación del motor, al fin el diésel deja de ser patrimonio de los vehículos industriales más pesados para entrar también a los segmentos turismo más populares.

Obviamente, en esta pequeña mención se quedan fuera multitud de matices y precisiones. Pero sin embargo nos sirve para ilustrar cómo poco a poco se fue viendo un proceso de “ miniaturización “ del diésel necesario para entender a nuestro protagonista, ya que una de sus mayores características es la de lograr muy bajos consumos gracias a su baja cilindrada aún no mermando en exceso el apartado de las prestaciones. Así las cosas, cabe reseñar cómo este Opel Ascona con su bloque de 1.6 litros era uno de los modelos con menos cubicaje de su segmento. Siendo capaz de resultar eficiente y correcto con tan sólo cuatro marchas.

Además, al Opel Ascona no se le entiende sino es dentro de los parámetros de un gran grupo automovilístico. En este caso General Motors. La cual tuvo a Opel durante décadas como su puntal en Europa, diversificando su oferta de modelos según el continente y el país aunque basándolos en una misma plataforma con el objetivo de ahorrar costes. Por ello, cabe reseñar cómo este modelo diésel se basó en el J-Body. Un diseño usado como base de multitud de modelos de los segmentos C y D desde comienzos de los ochenta hasta el pasado 2007, teniendo en su haber vehículos con las insignias de Buick, Cadillac, Chevrolet, Pontiac, Oldsmobile e incluso Toyota. Es decir, el Opel Ascona no deja de ser parte de una saga internacional vestida con diferentes perfilados.

ascona (1)

Protagonista de los años en los que los motores diésel iban menguando de cilindrada, este modelo se destacó por unos excelentes consumos para un coche de su talla

Opel Ascona Diésel, la economía por bandera

Con carrocerías fastback, sedán y coupé el Opel Ascona de tercera generación se presentó como una propuesta más dentro de la homogeneización de los modelos medios en General Motors a nivel mundial. Una vía de trabajo en la que todo estuvo dominado por hacer de estos coches modelos tan asequibles como económicos en sus consumos, ayudándose para ello de la tracción delantera y las facilidades que ésta da a un automóvil generalista. De hecho, el Opel Ascona marcó luz de guía al ser uno de los primeros modelos en la marca en llevar la fórmula “ todo delante “.

De hecho, revisando pruebas de la época se reportan consumos que no exceden de los seis litros de media a menos que se le exija una velocidad de crucero generosa, la cual por cierto podía ser de unos 140 kilómetros por hora sin demasiados problemas. Lo más oneroso sería, obviamente, marchar en ciudad. Donde el consumo sí se incrementa hasta algo más de los 8 litros. No obstante, teniendo en cuenta que estamos hablando de un automóvil con más de 4 metros y una tonelada larga de peso no está nada mal.

Es más, comparándolo con la competencia que tenía en el momento es una de las opciones con mayor eficiencia en el consumo. Todo ello gracias a una cilindrada escueta de 1.6 litros que, aunque podía quedarse corta en momentos como un adelantamiento, no dejaba de entregar 54 CV a 4.600 revoluciones por minuto. Accionado por un único árbol de levas situado en culata, la cual se fabricó en aluminio.

ascona (2)

La tercera generación del Ascona fue la única que se vendió en España debido a la relajación en materia de cupos de importación dada a comienzos de los años ochenta

Así las cosas, en el mercado español de comienzos de los ochenta – de las tres generaciones del Opel Ascona sólo esta última llegó aquí, en gran medida gracias a la liberalización progresiva de los cupos de importación – este modelo era una opción interesante y económica para cualquier conductor que deseara cumplimentar un kilometraje generoso cada año. Todo ello sin renunciar a un precio de venta moderado así como a unas cualidades en ruta más que sobradas para un modelo medio. Es decir, el Opel Ascona C Diésel sigue siendo un coche que seduce por la racionalidad de su propuesta.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.