El TechArt GTstreet R cabriolet promete 800 CV a cielo abierto

El TechArt GTstreet R cabriolet promete 800 CV a cielo abierto

También promete una imagen bastante apabullante


Tiempo de lectura: 3 min.

Puede que te guste o puede que no, pero el TechArt GTstreet R es realmente bestia, incluso un poco desproporcionado en algunas partes como la trasera. Pero eso lo dejamos para más adelante, porque el nuevo trabajo de TechArt esconde más cosas, como por ejemplo la base, el Porsche 911 Turbo S cabrio. Nada raro, pues este especialista solo trabaja sobre los modelos del fabricante alemán.

Era cuestión de tiempo que estos alemanes presentaran un trabajo sobre la versión descapotable del Porsche 911 Turbo, pues hicieron lo propio con la carrocería coupé en el pasado verano. Es llamativo que, no obstante, presenten su particular visión del descapotable en otoño y no en verano o primavera, épocas en las que la carrocería abierta toma mayor interés aunque nosotros estamos totalmente de acuerdo con ellos. Otoño es una de las mejores épocas para conducir un descapotable, al contrario del verano, en el que posiblemente sufras alguna que otra insolación.

Obviamente, habrán tenido en cuenta el tiempo que necesitan para fabricar cada ejemplar, que se hace a mano y por encargo. De esta forma, si lo pides ahora, posiblemente te llegará en primavera del año que viene. No en balde, no se trata de un simple proyecto cosmético, hay mucha ingeniería y muchas horas de trabajo en estas creaciones. Solo hay que mirar su aspecto exterior para darse cuenta que no es un Porsche 911 Turbo S normal. y recuperando el hilo del comienzo, hay algunas zonas que son un poco desproporcionadas.

techart gtstreet r cabriolet (6)

La zona que más llamará la atención de todo es, sin duda, la trasera. El paragolpes es totalmente nuevo, muy masivo y con un difusor inferior de nuevo diseño. Las cosas de escape se sitúan casi en el centro y adopta también un alerón trasero de nuevo cuño aunque menos exagerado que la variante del coupé. Es, quizá, la zona menos agraciada del modelo TechArt GTstreet R, aunque está muy en consonancia con los diseños que están poniendo en circulación muchos fabricantes.

También hay nuevos elementos en los pasos de rueda y en los bajos de la carrocería, algunos de ellos fabricados en fibra de carbono sin pintar. Cosas como los marcos en los pasos de rueda, la salida de aireación en las aletas delanteras o las tomas de aire de las aletas traseras son obra de TechArt. La vista lateral se completa con unas enormes llantas de 20 pulgadas delante y 21 detrás, fabricadas con aluminio forjado.

La parte delantera es la menos recargada, aunque no por ello menos llamativa. De faros hacia abajo hay muchas cosas nuevas, con los marcos de las entradas de aire, las rejillas de las mismas o el labio inferior, todo ello fabricado con fibra de carbono por supuesto. El capó también es obra de techArt y, evidentemente, fabricado con fibra de carbono.

techart gtstreet r cabriolet (1)

Para el bastidor también hay cosas nuevas, como las suspensiones, que pueden montar nuevos amortiguadores con 25 milímetros menos de altura respecto al suelo o bien, un conjunto de suspensión regulable. Sin embargo, donde más “chicha” hay es atrás, en el motor.

TechArt ha diseñado una línea de escape soldada a mano, que trabaja con la nueva gestión electrónica Techtronic para extraer 44 kW (unos 60 CV) y 100 Nm de par adicionales. Así, para a anunciar 522 kW (710 CV) y 900 Nm de par. Hay otra opción para el motor, que añade dos turbos nuevos y una reprogramación de la centralita diferente, para alcanzar los 588 kW (800 CV) y los 950 Nm de par. Con esta última configuración, la velocidad máxima se queda en 350 km/h.

Las tarifas empiezan en 63.000 euros, a lo que deberíamos sumar el coste del Porsche 911 Turbo S, un coche que en España parte de los 269.515 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.