El nuevo Mercedes-AMG SL nos desvela todos sus detalles

El nuevo Mercedes-AMG SL nos desvela todos sus detalles

Será la primera generación con tracción total y eje trasero direccional


Tiempo de lectura: 8 min.

Se acabó la espera, por fin, podemos ver sin impedimentos todos los detalles del nuevo Mercedes-AMG SL. Una nueva generación a la que hemos estado siguiendo la pista durante su desarrollo, descubriendo algunas de sus novedades y conociendo varios detalles que harán de esta edición una de las más espectaculares.

Por ejemplo, será la primera vez que el “Sport Leich” de Mercedes tenga tracción total y eje trasero direccional y prescindirá, al contrario que las últimas generaciones, del techo duro retráctil. Con esta solución el SL regresa a sus orígenes, los cuales, datan de 1952, cuando se dio a conocer por primera vez el Mercedes 300SL “W194” con motivo del Salón de Stuttgart. Es un coche con muchísima historia y uno de los descapotables dos plazas más exclusivos.

No obstante, en esta ocasión se pasa al lado oscuro y será una de las generaciones más deportivas, no en balde, compartirá plataforma con la próxima evolución del Mercedes-AMG GT. El desarrollo de ambos modelos, del SL y del GT, se ha llevado a cabo por el mismo equipo sobre la nueva plataforma MSA (Modular Sport Architecture), logrando que haya tanta deportividad como lujo y cuidados acabados. No habrá un SL sin AMG y esto también afecta al GT Roadster, ya que, como cabe esperar, se solapan.

Mercedes AMG SL 2021 28

El encargo de desarrollo del nuevo SL implicaba un comienzo absolutamente radical, partiendo de cero, sin asumir una estructura previa”. – Jochen Hermann, jefe técnico de Mercedes-AMG GmbH.

Nueva arquitectura con estructura de aluminio

Partir de una hoja en blanco puede ser una ventaja, pero también un inconveniente. Si se emplea un desarrollo previo como punto de partida, hay cosas que ya están hechas y solo hay que centrarse en pulir y evolucionar lo necesario (que no es precisamente fácil). Pero al partir de cero, hay que diseñarlo y desarrollarlo todo y pueden surgir complicaciones. Lo bueno de un desarrollo desde cero es que se puede hacer todo específicamente para el coche en concreto.

La estructura del nuevo Mercedes-AMG SL es completamente nueva y desarrollada desde cero, empleando aluminio para el chasis autoportante, un chasis que como cabe esperar, se ha diseñado para ser descapotable y por tanto no requiere de refuerzo ninguno. También se emplea acero, magnesio y materiales reforzados con fibras, en busca de la máxima rigidez y el mínimo peso posible. Las suspensiones, por ejemplo, tienen tirantes de aluminio, el soporte de la instrumentación se fabrica con magnesio y el soporte del capó delantero se fabrica con material reforzados con una mezcla de fibra de carbono y fibra de vidrio.

El marco del parabrisas esconde un tubo de acero de muy alta resistencia conformado en caliente, mientras que aquellas zonas que deben soportar elevadas cargas de fuerza, se fabrican con fundición de aluminio. Cada componente presenta, solamente, el espesor de paredes necesario para su función, permitiendo mayor ahorro de peso. El mejor ejemplo es la comparación directa con la última edición del SL o con el GT Roadster. La rigidez a la torsión ha aumentado un 18%, la rigidez transversal es un 50% mayor que la alcanzada por el AMG GT Roadster, coche al que también supera en un 40% en rigidez longitudinal. El peso del conjunto del chasis monocasco al desnudo, sin puertas, capó ni tapa del maletero, es de 270 kilos.

Mercedes AMG SL 2021 52

Uno de los apartados donde se ha hecho mucho hincapié tiene que ver con el centro de gravedad. Por todos es sabido que la estabilidad es mayor cuanto más cerca del suelo y más en el centro esté el centro de gravedad (valga la redundancia), y eso es lo que han intentado hacer los ingenieros. Se ha rebajado todo lo posible el centro de gravedad, trabajando sobre la cadena cinemática y sobre la disposición de los componentes de la estructura. Además, se han empleado técnicas de soldadura con gas inerte (MIG), soldadura láser, remachado por estampación, remachado ciego, soldadura con estaño en gas inerte e incluso adhesivo especial. Todo con el objetivo de lograr la máxima calidad, la máxima rigidez y la máxima ligereza.

Adiós al techo metálico plegable

Las dos últimas ediciones del Mercedes SL contaban con techo metálico plegable, una solución que durante algunos años se puso de moda y llegó, incluso, al segmento de los utilitarios (Peugeot 206 CC, Mitsubishi Colt CZC, Nissan Micra C+C…). Pero tras un par de generaciones, todos o casi todos los descapotables han regresado al techo de lona tradicional. Y así ocurre con el nuevo Mercedes-AMG SL, que desecha el “viejo” techo metálico y adopta una nueva capota de lona.

Desde Mercedes afirman que su condición más deportiva ha sido el motivo para apostar por el techo tradicional, el cual, tiene accionamiento eléctrico, por supuesto. Se logra, de esta forma, bajar el peso en 21 kilos y su colocación resulta más baja que un techo metálico. El problema inherente a todos los techos de lona es el aislamiento, para lo que se han empleado tres capas, con una exterior más tersa y una esterilla insonorizante integrada, formada por material de alta densidad (450 gramos por metro cuadrado).

Mercedes AMG SL 2021 81

Para ahorrar espacio, la capota se pliega en Z y permite renunciar a una tapa convencional. Se pliega y despliega en 15 segundos y puede accionarse en marcha hasta los 60 km/h. La estructura de la capota se fabrica con magnesio, acero y aluminio y la capa exterior se puede elegir en tres colores (negro, gris y rojo) y la luneta trasera es de cristal. Además, cuando está plegada se guarda en un compartimento textil, más compacto y ligero que uno rígido de chapa. Mejora la capacidad de carga del maletero y reduce el peso.

Por primera vez con tracción total y eje trasero direccional

Dado el mayor talante deportivo del nuevo Mercedes-AMG SL, la gama de motores no se andará con chiquitas, al menos en los primeros compases de la comercialización. Habrá dos versiones, ambas estructuradas alrededor del mismo propulsor V8 4.0 biturbo pero con dos niveles de potencia: el Mercedes-AMG SL55 4MATIC, con 350 kW (476 CV) y 700 Nm de par y el Mercedes-AMG SL63 4MATIC+, con 430 kW (585 CV) y 800 Nm de par.

No obstante, aunque es el mismo motor que hemos visto en muchos modelos con la estrella en el frontal, en el SL recibe nueva denominación interna, M177. Esto se debe a que no se monta tal cual, se cambia el cárter de aceite, se recoloca el intercooler y se añade una ventilación activa del bloque motor. Los canales de admisión y escape han sido rediseñados para mejorar la respiración del motor y se ha ampliado la conducción de los gases de escape para la caja de catalizadores y el filtro de partículas. Tambíen se aumenta la presión de soplado de los turbos y se ha cambiado la programación del software de control de motor. El motor se monta sobre soportes activos de serie en el caso del SL63, quedando como opcional para el SL55. Son unos topes de goma rellenos de un líquido magnético, que se controla mediante la centralita.

Uno de los apartados que más llaman la atención, es la inclusión de tres circuitos de refrigeración con un total de 12,3 litros de refrigerante en el circuito de alta temperatura (refrigera el motor, los turbos y el intercambiador de la calefacción) que se mueven por el motor gracias a una bomba capaz de generar 4 bares de presión y de alcanzar un caudal de 400 litros por minuto. El circuito de baja temperatura tiene 7,2 litros de volumen (refrigera el Intercoler, el cambio Speedshift MCT 9G y la unidad de control del motor) y el tercer circuito se hace responsable del aceite del motor.

Sea cual sea el motor, enviará su potencia al suelo mediante un sistema de tracción total, el primero en los casi 70 años de historia de las siglas SL. Se trata de sistema AMG Performance 4MATIC+, de reparto inteligente completamente variable entre el eje delantero y el trasero bajo control electrónico. También, por primera vez en el modelo, se monta un eje trasero direccional, el cual funciona mediante dos actuadores electromecánicos en combinación con un motor eléctrico con un engranaje de husillo. Estos componentes sustituyen a los brazos de convergencia convencionales del eje trasero.

Más adelante, según avance la comercialización llegarán más versiones, principalmente las variantes electrificadas. Una de ellas será la AMG e-Performance, la misma que monta el brutal Mercedes-AMG GT63 S e-Performance.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.