El Schuppan 962 CR, el coche de Le Mans para calle

El Schuppan 962 CR, el coche de Le Mans para calle

Gracias a Vern Schuppan se hicieron seis unidades


Tiempo de lectura: 4 min.

La línea entre un coche de carreras y un coche de calle dependen del loco que ponga el dinero para realizarlo. En mi caso, me encanta ver coches de carreras que consiguen, con sutiles variaciones, un par de matrículas para circular por la calle. Uno de estos casos es el Schuppan 962 CR, el coche de Le Mans para calle. Le debe su nombre a su creador, gracias a Vernon Schuppan se hicieron seis unidades de este espectacular modelo.

Los coches que más pasiones levantan, y, sorprendentemente, los que más se revalorizan, son los que tienen en su ADN la competición. Lo más parecido al caso que nos ocupa son los conocidos Porsche 911 GT1, Mercedes CLK GTR, o Toyota GT One, ya que la normativa obligaba a la creación de una unidad homologada para calle. Vernon Schuppan fue un paso más allá y tras ganar las 24 horas de Le Mans de 1983 a los mandos de un Porsche 956, decidió llevar a la calle un coche basado en el chasis de fibra de carbono del coche que le había dado la victoria.

porsche schuppan 962cr(6)

El australiano tenía una gran afinidad con la marca de Stuttgart, y se rodeó de las personas necesarias de que no quedase simplemente en un proyecto. El primero en unirse al equipo fue Michael Simcoe, que se encargó del diseño, y la empresa japonesa Art Sports invirtió unos tres millones de dólares en el desarrollo del coche, incluyendo la compra de unas instalaciones en Reino Unido y la contratación de alrededor de 20 ingenieros. Art Sports prometió la fabricación de 50 unidades, lo que significaría homologar el coche para poder competir en las 24 Horas de Le Mans, aunque una vez visto el ritmo de producción y todo lo que estaba ocurriendo, ese objetivo se redujo a solo 20 ejemplares.

Acabó por abandonar el proyecto tras la fabricación de la segunda unidad, un suceso que acabó con Schuppan y Art Sport en los tribunales porque dejó a la empresa sin liquidez al no haber cumplido con el contrato firmado.

El motor encargado de propulsar su liviano monocasco es un seis cilindros opuestos de 3,3 litros de origen Porsche refrigerado por agua, ayudado con sendos turbos soplando a 1,2 bares y rindiendo la nada desdeñable cifra de 630 CV.

porsche schuppan 962cr(5)

Hoy en día no resulta una cifra espectacular, pero se fabricó entre 1992 y 1994, y en aquella época el vehículo más potente era el todopoderoso McLaren F1 con 627 CV. Obviamente, el comportamiento del salvaje motor biturbo no tenía nada que ver con el refinado motor del McLaren, logrando que el Schuppan alcanzase los 100 km/h desde parado en tan solo 3,5 segundos, y además, que rozase los 370 km/h. Una caja de cambios se encargaba de propulsar las ruedas traseras, y cada rincón de su exterior destila el olor de la casa de Stuttgart.

El 962 LM era un long tail, cuya parte trasera fue diseñada por Norbert Singer, pero el Schuppan era más corto, con formas diferentes y unos faros circulares que no tenía el modelo de competición, toda ella fabricada con fibra de carbono. El habitáculo recibía metros de piel para recubrir su interior y reducir lo claustrofóbico de este, y aumentó su equipamiento de cara a su usabilidad diaria y era completamente personalizable por el cliente. Pero como todos los sueños, el proyecto acabó de golpe. Dos de los coches que se vendieron en Japón nunca fueron abonados (los clientes no pagaron), lo que supuso un agujero en las arcas.

porsche schuppan 962cr(7)

A eso, se sumó la recesión económica a mediados de los noventa y unos elevadísimos costes de producción. El resultado fue la bancarrota dos años después de iniciar el proyecto, tras haber fabricado solamente seis unidades.

Este es uno de esos coches que duele saber que no prosperaron por el momento en el que se comercializaron, pero eso los hace mucho más especiales y exclusivos.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso