El Renault Mégane RS TC4 es un juguete muy exclusivo para track days

El Renault Mégane RS TC4 es un juguete muy exclusivo para track days

Solo se van a fabricar 30 unidades por encargo


Tiempo de lectura: 3 min.

Es de sobra conocido por todos la capacidad de Renault para crear versiones deportivas, ahí están coches míticos como el Renault 5 Turbo o el Renault Mégane RS R26.R. También podemos mencionar algunas creaciones destinadas a circuitos, como los desproporcionados Mégane Trophy, que tenían del modelo compacto la silueta y poco más. Coches que ahora tienen un nuevo “familiar” que por desgracia, solo podrán disfrutar unos pocos: el Renault Mégane RS TC4.

Lo curioso es que si quieres ser uno de los muy pocos afortunados en llevarse uno a casa, se lo tendrás que encargar a la escudería suiza Vuković Motorsport. Es decir, no es cosa de Renault, aunque participe en el proyecto ya que para crear el Mégane RS TC4 se parte de un RS de producción al que se le realizan muchos cambios para alcanzar un coche que a simple vista luce espectacular y que, según los datos, también debe ser espectacular en pista.

El coche se ha presentado durante los RS Days, celebrados en el circuito Le Castellet, anunciando que tan solo se van a fabricar 30 unidades listas para trackdays. Un coche de auténtico capricho que promete 360 CV y una puesta a punto radical. Algo que por otra parte era de esperar dado su aspecto.

renault megane rs tc4 (3)

Así, los cambios en el Mégane RS TC4 van más allá de un enorme ensanche de las vías, de un alerón trasero de grandes dimensiones o de un paragolpes trasero recortado para dejar paso libre al aire que pasa por debajo del coche. Las suspensiones son completamente nuevas y completamente regulables, al mismo tiempo que los frenos se hacen más grandes y se desecha la tracción total como en los Mégane RS Trophy-R. Obviamente, contentarse con la tracción delantera es básicamente para rebajar el peso al máximo, aunque no han facilitado datos al respecto.

El propulsor es el mismo, es decir, un 2.0 turbo de cuatro cilindros acoplado al cambio de doble embrague EDC, aunque también sufre algunos pequeños cambios. Concretamente, se mejora la refrigeración y la gestión electrónica se rediseña y se adapta para funcionar con un turbo más grande, que permite aumentar la potencia en 60 CV adicionales frente al modelo de producción. Esos 360 CV braman a través de una nueva línea de escape de fabricación artesanal.

No está homologado para ninguna competición ni, por supuesto, para circular por vías públicas. Es un coche para quemar adrenalina en circuito, aunque es posible que alguno acabe guardado en alguna colección y nunca pise el asfalto de un circuito. Del precio nada se sabe, pero no será barato, hay que sumar el gasto del Mégane RS de calle, el coste de la transformación y el porcentaje que quieran añadir para sus ganancias.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.