El Chevrolet C10 con alma de Corvette y sabor a Grupo 5

El Chevrolet C10 con alma de Corvette y sabor a Grupo 5

Este pick-up puede provocar de todo menos indiferencia


Tiempo de lectura: 7 min.

Muchos de nuestros vehículos favoritos se han hecho realidad después de preguntar un simple “¿Qué pasaría si?” “¿Qué pasa si ponemos un V-8 estadounidense en una hermosa carrocería italiana de baja altura?” y se materializó en el bello De Tomaso Pantera, pues puedes imaginarte qué pasó por la cabeza de Cameron Bishop, propietario de Cutting Edge Hot Rods en Phoenix, Arizona. De esta idea proviene el Chevrolet C10 con alma de Corvette y sabor a Grupo 5. Este pick-up puede provocar de todo menos indiferencia, y, cuanto más te fijas en cada detalle, más te atrapa.

Bishop tiene experiencia en la fabricación de vehículos todoterreno y aprovechó esa experiencia para abrir su propio taller personalizado, que ha construido varios automóviles para clientes. Estaba empaquetando el Mustang construido por Holman-Moody de un cliente hace unos años y estaba rodeado de coches de carreras de los años 70 cuando le llegó la inspiración, cómo habría sido si el Grupo 5 tuviera una clase de pick-up. “Siempre me han gustado los autos de carreras de la era de los 70. La clase del Grupo 5 en particular”, dijo Bishop.

Pero antes pongamonos en contexto, el Grupo 5 evolucionó bastante desde su creación en la década de los sesenta hasta su desaparición en la década de los ochenta, pero durante una buena parte de su existencia, la clase representó las carreras basadas en vehículos de producción en su forma más extrema, con niveles increíbles de potencia y neumáticos enormes. El Zakspeed Ford Capri y el Porsche 935 K de morro plano llamaron poderosamente la atención a Bishop. Su hijo, Carson, acababa de cumplir 3 años y estaba comenzando a jugar con coches de juguete, por lo que Bishop decidió que era hora de crear una tarjeta de presentación rodante para su taller de fabricación, algo en lo que pudiera involucrar a su hijo y, con suerte, despertar su aprecio por la restauración y fabricación de coches.

Chevrolet C10 Grupo 5(3)

“Una vez que tuve el estilo, lo tenía construido en mi cabeza”, dijo Bishop. “Trabajé con un artista en Canadá (Chris en Rendered Rides), quien ayudó a dar forma a la proporción y cómo iba a funcionar todo”. Pudo encontrar un Chevrolet C10 de 1972 a la venta y pronto el proyecto estaba en marcha, con el pequeño Carson ayudando en el desmontaje. Uno de los proyectos anteriores de Bishop se basó en la suspensión del Corvette C5, y apreció el potencial de rendimiento de ese diseño combinado con un bajo mantenimiento y piezas fáciles de encontrar. Después de preguntar, Bishop se enteró de que uno de sus amigos tenía un Corvette Grand Sport 2012 destrozado con solo 40.000 millas en el odómetro.

El propietario anterior había perdido el control del Corvette C6 en la carretera y el automóvil sufrió graves daños en la carrocería, pero el chasis y la transmisión estaban bien, ese sería el donante perfecto para su ambicioso proyecto. Con la suspensión C6 en mente, Bishop diseñó un nuevo chasis usando modelado 3D y ajustó la geometría para trabajar con la distancia entre ejes más larga del Chevrolet C10. El chasis está hecho de un par de largueros de acero doblados con mandril. Una vez instalado en la mesa del chasis, Bishop construyó los travesaños en acero cromado 4130 y atornilló la suspensión del Corvette en su lugar.

Los Corvettes C5, C6 y C7 montan ballestas transversales, pero eso dificulta el ajuste de la suspensión y empeora el comportamiento. Bishop eligió amortiguadores triples ajustables con una función hidráulica de elevación de la punta para despejar los badenes y otros obstáculos incómodos que de otro modo encontraría la suspensión baja. El sistema es de KW y está diseñado para Belltech, todo un honor instalarlo en este vehículo tan especial.

Chevrolet C10 Grupo 5(2)

Comenzar con un Grand Sport como donante significaba que el LS3 ya estaba equipado con un sistema de lubricación de cárter seco, que mantiene el motor provisto de suficiente presión de aceite incluso durante giros largos y de alta velocidad que podrían alejar el aceite de la chupona de un sistema tradicional. El LS3 funciona con el carburador Holley Terminator EFI y utiliza un cuadro de Holley de 12,3 pulgadas, e incluso Bishop puso a punto la electronica del V8 él mismo. “Siempre he jugado con ellos, pero no me dedico a ello como trabajo. Si se tiene una comprensión básica de lo que debe hacer un motor, se puede hacer fácilmente”.

A pesar de su sólido rendimiento de fábrica, los motores LS son conocidos por tener árboles de levas casi criminalmente conservadores. Se eligió un silenciador menos restrictivo para despertar un poco el V8 de 6,2 litros, junto con un colector Vibrant. Gracias a su respiración mejorada, el LS3 ahora produce alrededor de 525 CV. El pick-up heredó los brazos de control Corvette C6 y se le instalaron unos frenos Wilwood nuevos. Bishop usó los frenos de 6 pistones más grandes que pudo colocar en la parte delantera y usó un disco igual de grande en la parte trasera, esta vez combinado con una pinza de cuatro pistones.

Eligió un juego de llantas Fikse de 19×12 pulgadas y les calzó cuatro neumáticos 325/30R19, que deberían dotar de agarre más que suficiente a este C10. Montar todas las piezas del Corvette en las proporciones del C10 no sería fácil, la parte más difícil de instalar fue el tren motriz del Corvette. Desplazaron hacia atrás tanto el motor que significó eliminar el cortafuegos del C10 y una buena parte del piso, todo por el reparto de pesos. La ubicación colocó la parte posterior de la culata debajo del salpicadero.

Chevrolet C10 Grupo 5(5)

Para obtener la posición de conducción adecuada, Bishop movió la columna de dirección hacia afuera y hacia abajo e hizo lo mismo con la posición del asiento. “Con el motor tan atrás, no quería acumular todo ese aire caliente en el cortafuegos”, dijo Bishop. El radiador se inclinó 30 grados, y se le facilitó un camino para evacuar todo el aire caliente de la forma más rápida posible. También se realizaron muchas modificaciones pequeñas en el perfil del camión que son difíciles de notar, como que se movió la cabina y los guardabarros hacia atrás tres centímetros, dejando las ruedas delanteras hacia adelante en la abertura del guardabarros. La abertura de la rueda trasera se movió un poco hacia adelante y se cortaron unos ocho centímetros.

El camión terminado pesa 1.633 kg cuando está completamente lleno de combustible, un poco más pesado de lo que Bishop esperaba, sin embargo, no es mucho más pesado que un Corvette Grand Sport 2012. Sin embargo, tiene una jaula antivuelco, por lo que diríamos que lo hizo bien al mantener un peso relativamente contenido. La posición del motor también dio como resultado que toda esa masa se equilibrara bastante bien, con un 53 por ciento en los neumáticos delanteros y un 47 en los traseros.

Proyectos así le hacen plantearse alguno buscando inspiración en páginas de segunda mano por precios contenidos, importando un poco de esa locura que hace que proyectos así sean dignos de conocer, aunque en nuestra vida hayamos visto una C10 en persona.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.