El Bugatti Chiron Sport “Les Légendes du Ciel” tiene reminiscencias aéreas

El Bugatti Chiron Sport “Les Légendes du Ciel” tiene reminiscencias aéreas

Se trata de una nueva edición limitada a 20 unidades


Tiempo de lectura: 3 min.

Nombres como Albert Divo, Robert Benoist y Bartolomeo “Meo” Costantini volaron en la Fuerza Aérea Francesa antes de subirse a un Bugatti para ir tan rápido en el aire como en tierra. Es por esta razón por la que existe el Bugatti Chiron “Les Légendes du Ciel” (“Las Leyendas del Cielo”), una nueva edición limitada que homenajea a estos pilotos con nuevos detalles en el exterior y en el interior, ya sean a modo de nuevas pinturas o de materiales empleados.

En el exterior, el Bugatti Chiron Sport “Les Legendes Du Ciel” luce un tono Serpent Grey mate, un color que recuerda a los aviones en la década de 1920. El logotipo de “Les Legendes du Ciel” se puede encontrar en las aletas delanteras, mientras que una combinación de azul, blanco y rojo forma el tricolor de la bandera francesa. La fibra de carbono expuesta adorna elementos como la cubierta del motor, mientras que un techo de cristal está disponible de forma opcional. Otros detalles incluyen una la parrilla delantera de aluminio prensado y cortado con láser.

La temática aeronáutica continúa en un interior lujosamente decorado. La mayoría del mismo está terminado en un cuero natural marrón cuyos contrastes encontramos en las incrustaciones de aluminio, muy típico en los aviones la primera mitad del siglo pasado. Una vez más, el logotipo de “Les Legendes du Ciel” se puede encontrar en lugares puntuales, como en los reposacabezas de los asientos. Inmediatamente perceptible en los paneles de las puertas hay una escena que a un Bugatti Type 13 y a un avión Nieuport 17, ambos dibujados a mano por un artesano.

bugatti chiron les legendes du ciel 7

El Nieuport 17 alcanzó cierta popularidad entre los pilotos de la época gracias a su velocidad, agilidad y confiabilidad. El Bugatti Type 13 compartía estos atributos, alcanzando velocidades de casi 100 km/h.

La mencionada cubierta del motor de fibra de carbono expuesta en color negro descansa sobre el corazón W16 de 8 litros con cuatro turbocompresores del Chiron estándar, que aún produce 1.500 CV y 1.600 Nm, disparando al Chiron Sport “Les Legendes Du Ciel” hasta los 100 km/h desde parado en apenas dos segundos y medio, y a una velocidad máxima de 420 km/h (limitada electrónicamente). Son cifras que, desde luego, se alejan mucho del avión Nieuport 17 y del Bugatti Type 13, con 15 y 130 CV respectivamente.

“Bugatti ha tenido estrechas asociaciones con la aviación desde que se estableció la empresa hace más de 110 años. Muchos pilotos exitosos de Bugatti, como Albert Divo, Robert Benoist y Bartolomeo ‘Meo’ Costantini, volaron para la Fuerza Aérea Francesa; la leyenda francesa Roland Garros condujo en privado un Bugatti Tipo 18 para ser tan rápido en la carretera como en el air”, dijo el presidente de la compañía, Stephan Winkelmann. “Hoy en día es casi una obligación para nosotros rendir homenaje a las leyendas de aquella época y dedicarles una edición especial”.

bugatti chiron les legendes du ciel 14

La producción del Bugatti Chiron Sport “Les Legendes Du Ciel” comenzará antes de finalizar 2020 y, cada uno de los 20 ejemplares que se fabricarán, tendrá un precio de partida de 2,88 millones de euros sin incluir impuestos. Por otro lado, si hacemos un recordatorio de la vida de su predecesor, el Veyron, hacen pensar que las 500 unidades previstas del Chiron cuando fue lanzado en 2016 ya están llegando a su fin.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!