Bentley Mulliner Bacalar, super exclusivo y fabricado a mano

Bentley Mulliner Bacalar, super exclusivo y fabricado a mano

Solo se harán 12 unidades que ya están vendidas


Tiempo de lectura: 3 min.

La laguna de Bacalar es un lugar situado en México, conocida como la Laguna de los Siete Colores debido a diferentes tonalidades de azul que presenta el agua, resultado de las diferentes profundidades de la misma. Un lugar mágico que sirve de inspiración para muchos, incluso para los diseñadores de Bentley.

Presentado en la sede la compañía en Crewe, el Bentley Mulliner Bacalar tenía como destino el Salón de Ginebra, donde pretendía deslumbrar con un diseño que rompe con toda la tradición de Bentley y del que sólo habrán doce copias para todo el mundo. Una docena de unidades que ya tienen propietario. Coches tan especiales como este, se muestran en primera instancia a un pequeño grupo de clientes seleccionados por la marca, quienes tienen prioridad total en su adquisición.

Sin embargo, aunque son doce unidades, cada una de ellas será completamente diferente al resto al tener una configuración según los gustos de cada comprador. Aquí el límite lo pone el dinero y la imaginación de cada propietario.

Bentley Mulliner Bacalar (6)

Un coche único fabricado artesanalmente

Los responsables de crear tan espectacular automóvil, son los especialistas de la división Mulliner. Si un Bentley es un coche especial, un Bentley configurado por Mulliner alcanza cotas exageradas tanto por su exclusividad como por las cotas de calidad y lujo. Suelen ser creaciones donde los gustos de su comprador marcan las pautas.

En el caso que nos ocupa, el Bentley Mulliner Bacalar, supone una excelsa base sobre la que trabajar. Un automóvil que a simple vista se asemeja a un Bentley Continental GT, pero realmente sólo comparte con dicho modelo los tiradores de las puertas. El resto está creado ex profeso tomando la inspiración de Bentley EXP 100 GT, presentado durante el centenario de la marca, y también de la laguna de Bacalar, en México. Además la exclusiva compañía británica afirma emplear en su fabricación materiales sostenibles o, como ellos mismo lo denominan, éticos (como la pintura, que en su composición incluye cáscara de arroz).

Igualmente se emplean materiales como la fibra de carbono para puertas o faldones, así como aluminio en tapa trasera y en la cubierta superior. La impresión 3D también es una de las técnicas empleadas para su creación. Todo montado y fabricado a mano.

Bentley Mulliner Bacalar (11)

659 CV y 900 Nm sin techo

Para animar a cada uno de los 12 Bentley Mulliner Bacalar, se ha tomado el ya famoso bloque W12 6.0 biturbo y se ha sometido a una revisión completa. Ahora pasa a rendir 659 CV y nada menos que 900 Nm de par, gestionados por un cambio automático de doble embrague y ocho relaciones que está asistido por un sistema de tracción total que en condiciones normales envía la mayor parte de esos 900 Nm al eje trasero.

El bastidor también se beneficia de una suspensión con muelles neumáticos y barras estabilizadoras activas, que funcionan con una red eléctrica de 48 voltios. Además para poder administrar mejor la potencia, el eje trasero es de 20 milímetros más ancho que en un Continental GT ( hasta 1684 mm) y monta unas enormes llantas de 22 pulgadas creadas también específicamente para Bentley Mulliner Bacalar. La trasera se alarga 30 milímetros y no hay techo ni como opción.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Editor

Hombre, no es por criticar a Bentley, pero ya que se inspiran en la laguna de Bacalar, para la sesión de fotos podrían haberlo pintado de un tono azul, turquesa o verde, por la selva de alrededor.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.