El Audi RS8 fabricado que jamás llegó a las calles

El Audi RS8 fabricado que jamás llegó a las calles

Un prototipo creado por la propia Audi Sport


Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando se trata de versiones especiales del Audi A8, seguramente el primero en el que pensemos en el W12 o el S8, con un V8 biturbo en el vano. Sin embargo, nunca ha llegado a existir un Audi RS8, al menos en cuanto al vehículo de producción se refiere. La división deportiva de la casa de Ingolstadt fabricó un solo prototipo, un “qué podría haber pasado si…”

Este año, Audi Sport celebra las bodas de plata de las siglas RS, el apellido de los coches más rápidos y especiales de su gama. Y lo está compartiendo con los aficionados a través de una exposición en el Audi Forum en Neckarsulm, Alemania. Hasta la fecha, la división anteriormente conocida como Quattro GmbH ha lanzado al mercado un total de 25 modelos RS, una historia que comenzó con el RS2 Avant en 1994.

Dicha exhibición muestra todos y cada uno de los modelos Audi RS que se han hecho hasta la fecha y, además, incluye otras 14 piezas más que son dignas de conocer. Por ejemplo, hay una versión de competición del Audi TT RS de 2011 desarrollado para competir en las 24 Horas de Nürburgring, el RS5 vencedor del campeonato DTM de la temporada 2013 y un prototipo de Audi RS8 que jamás llegó a producción; una pena.

2013 audi rs8 prototype (1)

Construido en 2013, este ejemplar tan único y especial partió de la base de un Audi S8 de la generación anterior. Por ende, aunque no se especifican los detalles, entendemos que cuenta bajo su capó con una versión mejorada del V8 de 4,0 litros biturbo de 520 CV y 650 Nm. El Audi RS7, lanzado el mismo año, exprimía este bloque hasta los 560 CV y 700 Nm. Hasta el momento, el Audi A8 más potente ha sido el S8 Plus de 2016, con 605 CV de potencia.

Dejando a un lado la parte mecánica, el Audi RS8 luce como esperaríamos, elegante y deportivo a parte iguales. No faltan elementos como unas tomas de aire de mayor tamaño, piezas en fibra de carbono, aletas ensanchadas o llantas de 21 pulgadas bitono abrazadas por neumáticos Pirelli. Los frenos carbonocerámicos cuentan con pinzas de freno de color naranja, aportando algo de color a un conjunto propio del caballero oscuro.

El interior también recibe una justa dosis de deportividad. Encontramos molduras de fibra de carbono tanto en el salpicadero como en la consola central, y existe un nuevo volante (que parece heredado del R8/Gallardo) forrado en alcántara y achatado en su parte inferior. El cuadro de instrumentos parece completamente digital y todos los mandos que controlan el sistema de infoentretenimiento (MMI) han desaparecido en pro de un botón de arranque “muy italiano”.

Las fotos son escasas (nos falta ver la trasera) y no gozan de gran calidad, pero son las únicas que ha dispuesto Audi Forum Neckarsulm en su página de Facebook. Si alguno de nuestros lectores decide pasearse por tierras germanas y pasa por la exhibición, que no dude en mandarnos alguna que otra foto más.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

El coche perfecto para Frank Martin.

Pablo Mayo
Editor

Gran película, pero las de Jason Statham.

Txesz
Mecánico
Txesz

Realmente, el coche que más me gusta de la saga es el Saab 900 de Tarconi.
comment image


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.