Menu

Alpine A110S: la alternativa más prestacional del deportivo francés

Ya disponible en los concesionarios desde 66.500 euros (*)

Alpine A110S: la alternativa más prestacional del deportivo francés

El Alpine A110S acaba de comenzar su puesta a la venta en los concesionarios. Con una puesta a punto más centrada en el manejo, un propulsor más potente y pequeños detalles estilísticos que lo diferencian del resto de la gama A110, el último modelo de la casa francesa quiere posicionarse como una alternativa distintiva frente al Porsche 718 Cayman.

Ligero, divertido de conducir y sorprendente para la vista, estas podrían ser las tres características que mejor pueden definir al Alpine A110S. Como pudimos descubrir a comienzos de verano, el nuevo modelo obtiene 40 CV más de potencia (292 CV) del mismo motor turbo de cuatro cilindros y 1,8 litros gracias a un impulso adicional de 0,4 bar en la presión del turbo. El par se mantiene en 320 Nm, pero ahora lo entrega 1.400 RPM más arriba que el A110 estándar.

La transmisión tampoco sufre variación alguna: una caja de cambios de doble embrague envía la potencia del propulsor a las ruedas traseras. Con 1.114 kilos de masa (+11 kg), es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 4,4 segundos (-0,1 s), y la velocidad queda fijada en 250 km/h. El agarre mejora gracias a unos nuevos neumáticos a medida Michelin Pilot Sport 4 (de 215 delante y 245 mm detrás). Los discos Brembo de 320 mm forman parte del equipamiento de serie.

Alpine A110S (73)

Posicionado en lo más alto de la gama, el Alpine A110S se une al acabado Pure y al Légende

Sin embargo, no sería un verdadero Alpine si el manejo no fuese una prioridad. Como tal, la configuración de la suspensión se ha modificado para ofrecer una conducción más directa y sensitiva. Los muelles delanteros son un 50 % más rígidos y vienen con “amortiguadores ajustados en consecuencia”, mientras que las barras antivuelco -ahora huecas- tienen un 100 % más de rigidez. El conjunto se asienta 4 mm más bajo que antes.

Para distinguir el Alpine A110S del resto de la gama, la compañía ha introducido una serie de cambios estéticos, comenzando con la nueva pintura mate Gris Tonnerre exclusiva de esta versión. Este se combina con acentos naranjas, visibles en las pinzas de freno y en el pilar C, cuya moldura con los colores nacionales pasa a ser más llamativo también gracias a la fibra de carbono. Parece que optar por el naranja puede referirse al programa de Alpine en competición.

Alpine A110S (1)

Los clientes también pueden optar por un techo de fibra de carbono que reduce el peso del conjunto en 1,9 kg

Con un precio de 66.500 euros (*) antes de opciones, el A110S se encuentra disponible para reserva. Las entregas empezarán antes de que finalice el año. Si bien es sensiblemente más costoso que el A110 de entrada (casi 10.000 euros más), seguramente a muchos les merezca la pena ese plus de exclusividad que ofrece un coche de estas características. Porque no todo es potencia y números prestacionales, también son sensaciones.

NOTA: Renault (matriz de Alpine) especifica en el comunicado de prensa que este precio corresponde al mercado francés, aunque las diferencias deberías de ser nimias.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.