Menu

AC Schnitzer sube de categoría al nuevo Toyota Supra

Aumenta su potencia hasta los 400 CV y recibe nuevas piezas de fibra de carbono y aluminio

AC Schnitzer sube de categoría al nuevo Toyota Supra

AC Schnitzer y BMW tienen una estrecha relación, por lo que no se necesita de demasiada imaginación para entender por qué el preparador alemán ha puesto todo su quehacer en el nuevo Toyota Supra. Si bien las empresas de tuning japonesas han estado trabajando en sus propias variantes durante meses, las reminiscencias bávaras significan que el mercado también se ha abierto a empresas europeas.

“La tecnología BMW incorporada en el vehículo nos permite integrar nuestra competencia principal en un modelo Toyota por primera vez”, se lee en el sitio web del preparador. “Estamos haciendo esto con efecto inmediato con la gama AC Schnitzer para el Toyota Supra”. Y, como suele ser habitual en este tipo de compañías, sobre todo en una que lleva más de 30 años dedicada, hay multitud de posibilidades que mejoran tanto la estética como el rendimiento.

Empecemos por el motor. De fábrica, el bloque turboalimentado de 3 litros y seis cilindros en línea genera 340 CV de potencia y 600 Nm de par. AC Shnitzer lo ha actualizado hasta los 400 CV y 600 Nm. Puede parecer un incremento modesto, pero la compañía con sede en Aachen ha preferido no arriesgarse en exceso para poder ofrecer a sus clientes una garantía de hasta 36 meses. No sabemos cuáles han sido las mejoras, pero serán perceptiblemente mejores.

AC Schnitzer Toyota GR Supra 50

El Toyota Supra (A90) es capaz de cubrir el 0 a 100 km/h en 4,3 segundos y alcanzar los km/h de velocidad máxima

Además de trabajar en el motor, AC Schnitzer también ha mejorado la banda sonora del Toyota Supra al instalar un nuevo silenciador más deportivo. Los clientes pueden tener los dos tubos de escape circulares en acero inoxidable anodizado o en fibra de carbono. También hay dos juegos de llantas de 20 pulgadas y cinco radios con distinto diseño, e incluso un nuevo portamatrículas delantero es de estreno.

Para adaptarse mejor al aumento de potencia, la suspensión original ha sido cambiada en favor de una configuración de tipo coilover ajustable en altura. Y en un esfuerzo por mejorar el manejo, la compañía reduce el centro de gravedad bajando la altura en 25 milímetros, aunque existe un conjunto de amortiguadores que la reducen en tan solo 15 mm. Estas mejoras no solo mejoran la presencia del coche y su paso por curva, también su confort de marcha.

AC Schnitzer Toyota GR Supra Interior (2)

Siguiendo con los cambios estéticos, encontramos un difusor al frente más agresivo. El nuevo alerón trasero fijo de fibra de carbono, asentado encima de la característica “cola de pato” de esta quinta generación, también aporta una imagen más musculosa. En el interior, tanto las levas del cambio como los pedales reciben un acabado en aluminio, mientras que la consola central y el soporte para la llave acoge un nuevo tratamiento de más fibra de carbono.

Resulta que hay algunos aspectos positivos de la herencia BMW en el nuevo Supra, después de todo. Desde luego, AC Schnitzer no ha hecho de este compacto deportivo un coche que sea más difícil de mirar.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.