Nissan Fairlady Z432R: el «Z» más extraño y valorado

Nissan Fairlady Z432R: el «Z» más extraño y valorado

Ha encontrado nuevo dueño por más de 700.000 euros en una subasta de Tokio


Tiempo de lectura: 3 min.

Días después de que el Ford Mustang de “Bullitt” (1968) conducido por Steve McQueen estableciera un récord en subasta, un Nissan “Z” encontró nuevo dueño por 88,5 millones de yenes, algo más de 728.000 euros al cambio, en la subasta BH Auction de Tokio la pasada semana. Pero no es un Nissan cualquiera. De hecho, es un Nissan Fairlady Z432R de 1970.

Como podrás imaginar, el Fairlady Z432R es el “Z” más raro y deseable de la historia. El nombre Fairlady Z es en el otro lado del charco nuestro 240Z. El 432 es sinónimo de cuatro válvulas por cilindro, tres carburadores y doble árbol de levas. El bloque era el mismo seis cilindros en línea de 2 litros (S20) empleado en el Skyline GT-R “Hakosuka”. Cosas como una salida de escape doble vertical o unas llantas, insignias y frontal únicos lo hacen destacar entre la multitud.

El Nissan Fairlady Z432R recibió muchas mejoras con la idea de hacer un deportivo realmente serio en las pistas, incluidos paneles de carrocería son 0,2 mm más finos, un tanque de combustible más grande, ventanas de acrílico y un capó de fibra de vidrio. Era 100 kilos más ligero que el Z432 estándar, por lo que es el candidato perfecto para competir. Además, para hacer carreras de largas distancias, también tiene un depósito de gasolina de mayor tamaño, 100 litros.

1970 Datsun 240Z 432R (5)

Según BH Auction, Nissan construyó alrededor de 420 unidades del Fairlady Z432 estándar, y solo alrededor de 30 a 50 versiones con la especificación R salieron de la fábrica

El motor es básicamente el mismo que el Fairlady Z432, de acuerdo con la descripción de la casa de subastas. Pero está preparado como un coche de carreras: se quitó el filtro de aire y el filtro de aire fue despojada de su cubierta. Se quitan equipos como la radio y la calefacción, por lo que se simplifica el interior. En lugar de un asiento reclinable, se instala un asiento de tipo buquet. Solo falta una jaula antivuelco y estaría listo para competir; es un escenario muy espartano.

Acabado en naranja, esta versión particular (PS30-00289) está en excelentes condiciones, algo que casi con certeza no se puede decir sobre ninguno de los otros Z432R. El hecho de que el automóvil se haya mantenido tan bien es una gran parte un motivo por el que se pagó una cantidad tan impresionante de dinero en la subasta. La oferta ganadora también hace que el Nissan Fairlady Z432R sea uno de los coches japoneses más caros jamás vendidos en una subasta.

1970 Datsun 240Z 432R (9)

El precio de subasta de 728.324 euros para este Z432R superó las estimaciones previas, que ponderaban alrededor de los 36.000 euros. También hubo un Z432 restaurado que se vendió por 16,28 millones de yenes (cerca de 135.000 euros).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.