Ford GT Competition Prototype Roadster, el hermano olvidado del GT40

Ford GT Competition Prototype Roadster, el hermano olvidado del GT40

El único que compitió en la 24 Horas de Le Mans de 1965


Tiempo de lectura: 4 min.

Son muchos los que conocen la historia del Ford GT40, especialmente tras haberlo tratado en numerosos reportajes o, en última instancia, a través de la película “Le Mans ‘66” (2019), la cual nos dejó un buen sabor de boca. Pero pocos recuerdan su hermano de 1965, el GT Competition Prototype Roadster, un intento de cinco ejemplares que sirvieron como banco de pruebas en el primer asalto a las 24 Horas de Le Mans de la firma del óvalo azul.

El coche fue construido por Ford Advanced Vehicles en Slough, Inglaterra, y aunque es uno de los cinco modelos Roadster construidos, es el único que logró competir en la famosa carrera de resistencia y una de las dos unidades que han sobrevivido en estos nuestros días. Conducido por el ganador de Le Mans de 1954 y dos veces vencedor del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, Maurice Trintignant, junto al fundador del Equipe Ligier, Guy Ligier, en la cita de 1965, el chasis GT/109 sufrió un problema de caja de cambios en la vuelta número 11, y nunca volvió a correr.

La documentación revela que este Ford GT Competition Prototype Roadster era un pedido especial que parecía prácticamente idéntico al chasis GT/108. El coche fue entregado a Shelby American en marzo de 1965 para que lo dejase listo antes de ir a Francia en junio. Sin embargo, este contaba con una serie de modificaciones sobre otros prototipos. Entre ellas destacaban los radiadores de aceite del motor montados lateralmente, la adición de puertos de ventilación de salida detrás, un alerón “cola de pato” más alto o bombas de combustible eléctricas de sección central.

1965 Ford GT Competition Prototype Roadster (3)

El Ford GT Prototype debutó en abril de 1964 en las contrarreloj de Le Mans como uno de los coches de carreras más avanzados técnicamente. También era bonito y, aparentemente, capaz de alcanzar velocidades increíbles

También se añadió un tanque de expansión del radiador de agua y una cubierta antivuelco en el medio que proporcionaba acceso a los sistemas auxiliares del motor. Y si ya conocéis la historia del GT40, también sabréis que los primeros prototipos contaban un con un V8 de 289 pulgadas cúbicas (4,7 litros) proveniente del Shelby Cobra en lugar del monstruoso 427 (7 litros) que acabaría dándole la victoria en 1966. El bloque motor quedaba conectado a una caja de cambios manual de cinco velocidades desarrollada por ZF, la cual demostró no ser demasiado fiable.

Tras participar en las 24 Horas de Le Mans de 1965, este Ford GT Competition Prototype Roadster recibió una restauración por parte de Shelby American, y luego estuvo en manos de Kar Kraft, el departamento de operaciones de vehículos de alto rendimiento de Ford en Detroit, para ser utilizado como vehículo de desarrollo para una transmisión automática experimental. Poco después, fue abandonado en un almacén antes de ser descubierto por el especialista de Hollywood y preparador de coches en California, Dean Jeffries, en 1968, quien lo compró a Ford.

1965 Ford GT Competition Prototype Roadster (5)

Jeffries fue dueño del chasis GT/109 por el resto de su vida y comenzó una restauración completa. El tercer propietario, que compró el automóvil al hijo de Jeffries, terminó la restauración con un sumo cuidado por mantener los detalles originales. De hecho, este Ford GT Competition Prototype Roadster se llevó a casa el segundo puesto en su clase en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach de 2016, así como el oro en el Concurso de Elegancia de Milwaukee. Hoy se presenta con la librea original de Le Mans, lo que lo convierte en un limpio objeto de deseo.

Sin embargo, la rareza, procedencia y restauración de este GT Roadster tendrá un precio, con estimaciones que oscilan entre 7,5 millones y 10 millones de dólares (entre 6,7 y 9 millones de euros) cuando llegue al bloque en la subasta Indy 2020 de Mecum Auctions, del 10 al 18 de julio. Curiosamente, la propia casa de subastas intentó vender este mismo ejemplar en 2018.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!