Coche del día: Opel Signum

Coche del día: Opel Signum

Una berlina media con intenciones de limusina


Tiempo de lectura: 4 min.

General Motors puso a la venta en 2003 el Opel Signum -un derivado del Vectra con cinco puertas-, que era una especie de familiar, pero primando el espacio y el confort de los pasajeros traseros sin descuidar el espacio  del maletero. El máximo responsable de Opel del momento, Karl-Peter Foster, decía al respecto: “el Signum es para clientes que anteriormente no se habrían decidido por un Opel”. Se presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de aquel año.

Se tomó la plataforma del Vectra C, alargando su longitud en 40 mm y su batalla en 130 mm, con el consiguiente aumento de espacio para las piernas de las plazas traseras

Realmente estaba configurado como un 2+2, con dos amplios asientos traseros con buena sujeción lateral, que tenían ajuste longitudinal de la banqueta, con 130 mm de recorrido y un mínimo de 770 mm para las rodillas; los respaldos contaban también con regulación, de hasta 30 º. La altura también era muy buena, con 93 cm. Donde pecaba era en anchura, con 137 cm, pero era más que suficiente para dos pasajeros.

El espacio destinado al equipaje oscilaba entre los 480 litros con los asientos traseros en la posición más retrasada y los 550 litros si los adelantábamos al máximo, aumentando hasta los 1.400 litros si abatíamos los  respaldos traseros.

Interior del Opel Signum 3.2 V6

Interior del Opel Signum 3.2 V6

La política de equipamiento que se adoptó fue la de equipamiento único y cerrado, muy abundante por cierto. Entre sus elementos de serie encontrábamos airbags frontales y de cabeza, ordenador de a bordo, climatizador, limpiaparabrisas automático; en equipamiento de seguridad destacar el ABS y el control de estabilidad.

Opcionalmente se podían montar el control de crucero, asientos con regulaciones eléctricas, calefactados y forrados en piel, o faros de xenón. Entre los dos asientos traseros se podía solicitar una especie de cajón que contenía una nevera, dos reposavasos, dos bandejas plegables, un hecho para llevar un reproductor de DVD, además de los mandos de control del equipo de sonido para las plazas traseras. A lo largo de la parte central del techo existían varias guanteras con sus tapas.

De sus dimensiones exteriores (4.636 mm de largo, 1.798 mm de ancho y 1.460 mm de alto), la más llamativa era su batalla, con 2.830 mm, unos 130 mm más que la del Vectra, como habíamos comentado anteriormente. Independientemente de la motorización que llevase, no era un peso pluma; a modo de ejemplo con el motor 2.2 DTI superaba los 1.600 kg. El bastidor era distinto, pero compartía suspensión, frenos y dirección con él.

Opel Signum esquema

De todas las mecánicas que ofrecía -dos diésel, 2.2 y 125 CV y 3.0 con 177 CV, y hasta cuatro de gasolina, 1.8 16v 125 CV, 2.0 Turbo 155 CV, 2.2 175 CV y 3.2 V6 211 CV-, el más interesante e innovador era el de 2.2 de gasolina con inyección directa.

Este motor aunaba una recirculación de los gases de escape (EGR), una relación de compresión alta (12:1) y la inyección directa del combustible. Tenía un sistema de admisión variable que variaba la turbulencia según el funcionamiento del propulsor: con mucha carga y poca recirculación de los gases de escape mostraba un tipo de turbulencia (lo cual afecta al llenado del cilindro), con poca carga y mucha recirculación de gases de escape mostraba otro tipo de turbulencia.

Este motor 2.2 ECOTEC entregaba 155 CV de potencia máxima  a 5.600 RPM, y 220 Nm a 3.800 RPM. Su consumo se reducía hasta los 8,1 l / 100 km de media,con un 6 % de ahorro respecto al motor de inyección indirecta del que derivaba

Opel Signum

Tanto bloque como culata eran de aluminio, cuatro válvulas por cilindro y dos árboles de levas en la culata. Llevaba cuatro cilindros en línea en posición delantera transversal, con tracción a las ruedas delanteras. La caja de cambios era manual de cinco relaciones.

El esquema de suspensión delantera era de tipo McPherson delante y paralelogramo deformable detrás, con muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos. En cuanto al sistema de frenos, contaba con discos ventilados delante y macizos detrás. Sus prestaciones básicas eran una velocidad punta de 211 km/h, y una aceleración de 0 a 100 km/h que rozaba los 10 segundos.

El Signum fue un intento por parte de Opel de ofrecer una berlina media con pinceladas de limusina, al menos en lo referente a los dos pasajeros traseros, con espacio y equipamiento para hacer la vida lo más placentera posible, dotado de una amplia variedad de motores para poder elegir. Una curiosa incursión de un fabricante generalista en un segmento Premium que no tuvo sucesor.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Signum con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Ocurre con este como con los Fiat Croma 2005, los Renault Vel Satis o incluso los BMW Serie 5 GT. Eran raros, inclasificables y lógicamente…con baja aceptación y ventas. Pero el que tiene o ha tenido uno sólo habla maravillas de ellos por espacio, comodidad o desahogo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.