Menu

Coche del día: Ford Fiesta (Mk. I)

Un juvenil cuarentón

Coche del día: Ford Fiesta (Mk. I)

El Ford Fiesta salió al mercado español en el verano de 1976, a consecuencia de la demanda de coches pequeños de bajo consumo motivada por la crisis de octubre de 1973, también conocida como primera crisis del petróleo, y la necesidad por parte de la marca del óvalo de tener un competidor en España frente a los Renault 5 y los SEAT 127. Le dedicamos un artículo en profundidad, pero aquí tenéis un escueto resumen.

Este pequeño utilitario nació del Proyecto Bobcat (gato montés) y el nombre lo eligió Henry Ford II, a pesar de que el nombre más votado fue «Bravo» y de que el término «Fiesta» estaba registrado por General Motors, aunque al final lo cedió de forma gratuita a Ford. Se fabricó únicamente en versión de tres puertas con tracción delantera, y mirado de frente era una réplica en miniatura del Ford Granada .

La fabricación de este modelo supuso un gran hito tanto para España como para Ford, pues supuso la entrada de la marca americana en un país con un marcado espíritu proteccionista como el nuestro, y se hizo a lo grande con la inauguración de la fábrica de Almussafes (Valencia) en octubre de 1976. El propio presidente de la compañía, el mentado Henry Ford II, vino personalmente a la inauguración de la factoría. El Gobierno de España puso condiciones para exportarlo, como que la mayoría de sus piezas fuesen también de proveedores locales.

La mecánica de acceso era un cuatro cilindros de 957 cc con dos niveles de potencia (40 CV y 45 CV), seguido de los bloques de 1.1 (53 CV) y 1.3 (60 CV). Posteriormente, apareció en el año 1980 la versión Supersport con el motor 1.3 potenciado hasta 66 CV para un peso de 770 kg, y en 1983 nos encontramos con el Fiesta XR2, con un motor 1.6 de 83 CV para mover 801 kg, unas relaciones peso/potencia que no estaban nada mal. Sus medidas eran las siguientes: 3.650 mm de largo por 1.580 mm de ancho y 1.370 mm de alto. Las primeras unidades llevaban caja de cambios de cuatro velocidades con frenos de disco delanteros y de tambor traseros.

Uno de los puntos de su éxito era su bajísimo consumo para la época; con el motor de acceso de 40 CV consumía 5,6 l/100 km a 90 km/h y 7,9 l/100 km por ciudad.

Llamaba la atención la suavidad del pedalier, volante y palanca de cambios y una correcta posición al volante, lo que hacía de él un coche cómodo para llevar a no ser por la sequedad y dureza de la suspensión: la delantera tenía recorridos cortos y era blanda, al mismo tiempo mientras atrás resultaba muy dura. Si a esto unimos la inexistencia de barras estabilizadoras nos encontrábamos con una sensación de flotabillidad a la entrada y a la salida de las curvas.

Ford Fiesta XR2 3

Ford Fiesta XR2

Respecto a sus terminaciones teníamos una gama compuesta por tres niveles: L, que era la más sencilla; S, de nivel medio pseudodeportivo, y Ghia, que tenía los acabados más lujosos. También nos encontramos dos versiones deportivas comentadas anteriormente, la XR2 y la Supersport. Interiormente era un modelo de gran amplitud, tanto delante como detrás, y con una gran luminosidad debido a su importante superficie acristalada. Por lo demás era un coche bien construido y rematado, tenía una buena calidad percibida y no se apreciaban ruidos extraños ni grillos.

El Fiesta es el único modelo de Ford que mantiene el nombre original desde su nacimiento y además tiene la misma denominación en todos los países del mundo donde se comercializa

La unidad nº 1.000.000 se alcanzó el 9 de Enero de 1979, 29 meses después de empezar la producción en serie.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.