El museo del automóvil de Toyota celebrará su 29º Festival de Clásicos

El museo del automóvil de Toyota celebrará su 29º Festival de Clásicos

Este año el lema es: “¡Los primeros coches del mundo!”


Tiempo de lectura: 8 min.

Cada año, el museo organiza un festival para dar a conocer los automóviles clásicos al público en general. Este año se celebra el próximo domingo 27 de mayo y hay programados varios eventos. El primero de ellos es un desfile de 150 vehículos procedentes de todo el mundo y producidos antes de 1988. Estos modelos serán paseados por las calles de la localidad de Nagakute City, en la prefectura de Aichi (Japón) siguiendo un estricto orden de fabricación. Van a ser liderados por un Toyota Mirai, que es el primer sedán a hidrógeno producido en masa.

Además de este desfile habrá una exhibición de vehículos en estático, clásicos rodando en circuito cerrado e incluso hay organizados eventos para fotografiarse con algunos de los vehículos. En el espacio dedica habrá, además de coches, food trucks, venta de recambios, miniaturas y recuerdos del Museo de Toyota, todo ello con entrada libre. Lástima que haya que hacer 10.000 km para que te salga gratis la entrada al evento, al menos hay vuelto directo desde España a Tokio.

Exhibición 2015

Menos del 20% de los vehículos del museo son Toyota

Hasta aquí este artículo sería una pequeña nota anecdótica dentro de esta web, pues muy pocos lectores de este blog estarán en Japón el último fin de semana de mayo, pero hay algo de este festival que me ha cautivado.

Este año, el lema es “¡Los primeros coches del mundo!” porque, además de los actos comentados, se van a mostrar varios modelos que son pioneros en algún avance significativo para el desarrollo del automóvil, siete de los vehículos procedentes del Museo del Automóvil de Toyota. Lo que me ha llamado la atención es que estos vehículos son de marcas diferentes a Toyota.

Prácticamente todos los fabricantes tienen museos de sus propios modelos que recuerdan su historia y sus modelos más carismáticos. Toyota también tiene el suyo, sin embargo, no es un museo de la marca al uso, es un museo del automóvil. En dicho museo se recogen la mayoría de los hitos de los turismos, sin importar su país o marca. En este museo encontramos, además de vehículos Toyota, vehículos europeos, americanos e incluso de otras marcas japonesas. Es más, si comprobamos su listado, de los más de 160 automóviles en depósito, sólo hay 24 Toyota y 3 Lexus. Es un reconocimiento al resto de fabricantes por su trabajo e inspiración, que también me gustaría ver en otras marcas.

Desfile 2017

El museo rinde homenaje a todos los pioneros de la automoción

Si esto lo hicieran el resto de fabricantes veríamos, por ejemplo, en el museo de Volkswagen a un Tatra V570 y un tratado teórico de vehículo ligero de Joseph Ganz al lado del Tipo 1 o Escarabajo. En otra sala, habría un Alfasud al lado de un Golf. Por otro motivo similar, en el museo de Ferrari debería haber un motor V12 de Packard al lado de sus primeros motores, pues fue uno de ellos lo que inspiró a Enzo para empezar a fabricar todos sus modelos con esa distribución, aunque no se basara directamente en ninguno de ellos.

Siguiendo con esta línea, si bien los europeos aprendimos de EEUU a construir vehículos en serie, ellos aprendieron de Europa que un vehículo deportivo debía ser ligero y fácil de conducir, además de potente. Volviendo al primer fabricante, debería haber un motor Fiat common-rail al lado de los suyos, pues Daimler compró la patente a Bosch después de que Fiat se la vendiera.

Sólo conozco a otro museo en el que hay un vehículo de la competencia, y es el del empresario Ferrucio Lamborghini -no confundir con el museo de Lamborghini Automobili- en el que hay un Ferrari 250 GTE sobre el que se basó para sus primeros modelos.

Exposicion 2016

Podemos montar varios museos temáticos del automóvil con los fondos del de Toyota

Observando el listado de del museo de Toyota encontramos modelos que revolucionaron algún aspecto de la automoción, empezando por una réplica del primero de todos, el primer triciclo Benz. La lista es tan extensa y completa que podríamos construirnos un museo con los modelos con más espíritu RACER de ellos. El primero de la lista sería el Hispano-Suiza Alfonso XIII de 1912, pues se encuentra en el museo por ser el primer vehículo deportivo en producirse en serie.

Después nos podríamos quedar con el pequeño Morgan Aero de de 1922, los Bugatti tipo 35 de 1926 y un tipo 57 de 1938, el elegante Cisitalia 202 coupé de 1947, el Tucker de 1948 (uno de los 51 que se fabricaron) y un Mercedes 300 SL coupé de 1955. Podríamos seguir con los Corvette, Thunderbird, Mustang, Porsche 356, Lotus Elite, Jaguar Type E, Alfa GT1300 Junior y Ferrari 512BB. De Japón nos quedaríamos con el Datsun Fairlady de 1963 -primer deportivo nipón- y su versión de 1970.

Por supuesto también incluimos a dos Mazda, el MX-5, conocido como Miata en EEUU y Eunos Roadster en Japón y al Cosmo, con motor Wankel de NSU. De la propia Toyota nos quedamos con el 2000 GT, Celica y MR2. Para acabar la lista, elegimos el prototipo del Lexus LFA. Como veis, el museo es de lo más completo.

Los pioneros, según Toyota

Habrá más vehículos pioneros expuestos, ahora comentaremos brevemente los pertenecientes al fondo del museo Toyota y por qué han sido seleccionado estos siete:

Benz Patent-Motorwagen (1886)

Benz Patent-Motorwagen (1886)

Este modelo es una réplica del original, está en la lista por ser el primer automóvil con motor de combustión interna, poco más que añadir, sólo agradecer a Bertha Benz su valentía, como vimos en el primer artículo sobre el diseño y Mercedes Benz.

Cadillac modelo 30 (1912)

Cadillac modelo 30 (1912)

Uno de los grandes problemas de los automóviles a principio de siglo pasado era su arranque, pues debía ser a manivela. Este Cadillac vino a simplificarnos el trabajo, pues fue el primer modelo con arranque automático de serie, que pronto se convirtió en estándar pues lo hizo más práctico que otras opciones, como el vehículo 100% eléctrico.

Cord 812 (1937)

Cord 812 (1937)

Este modelo fue creado por Errett Lobban Cord, joven emprendedor que pensó que sólo se venderían los vehículos únicos, con personalidad. Para ello, construyó este modelo a tracción delantera, y que llama la atención por su estética entre Art Decó y streamliner. El motivo de aparecer en esta lista es doble, es el primer vehículo con faros retráctiles, además de utilizar un cambio de velocidad semiautomático, accionado por vacío.

Volvo PV544 (1959)

Volvo PV544 (1959)

Este modelo fue una evolución del modelo PV444, que mejoró en todos los aspectos. De todas esas modificaciones la más importante, y es por la que está en la exposición, es que fue el primer vehículo de serie con cinturón de seguridad de tres puntos. Recordamos, además, que Volvo liberó su patente para que cualquier fabricante pudiera utilizarlo; gracias, muchas gracias de todo corazón, hígado, pulmones y resto de órganos que han sufrido un accidente.

Ford Mustang Convertible (1964)

Ford Mustang Convertible (1964)

Nosotros tenemos muchos motivos para colocar un Mustang en cualquier evento, principalmente por ser el primer pony car. Sin embargo, el motivo para estar en esta lista es por ser el primer automóvil de serie en el que se podía pedir a medida su equipamiento en el momento de la compra. Esta nueva posibilidad invertía la antigua filosofía de fabricación de Ford: producir todo cuanto se pueda, ya se venderá. En este caso sólo se puede fabricar después de que entrara la orden de pedido, por lo que inicia el sistema actual de fabricación por el que sólo se fabrica lo que se necesita en el momento que se necesita.

Audi Quattro (1981)

Audi Quattro (1981)

Otro de nuestros modelos favoritos, pertenece a esta lista por ser el primer turismo en utilizar la tracción total permanente con un enfoque distinto al todoterreno. El objetivo de esta tracción es aprovechar al máximo las prestaciones de su motor para conseguir una mejor aceleración y paso por curva, aunque penalice ligeramente la velocidad punta. Esta solución es muy habitual en los vehículos actuales con altas prestaciones de cualquier marca y tipo de motor.

Toyota Mirai (2014)

Toyota Mirai (2014)

Este vehículo es pionero en la tecnología de pila de combustible de hidrógeno, esto es, la reacción química de la unión de hidrógeno con oxígeno genera electricidad y vapor de agua como desecho. Básicamente es un vehículo híbrido, pero en vez de motor de combustión interna para traccionar las ruedas, su pila de hidrógeno genera electricidad extra que lleva al motor eléctrico. Para que no se nos olvide que es una novedad tecnológica, su diseño es muy distintivo y su nombre, mirai, significa futuro en japonés.

Sé que es difícil que alguno de vosotros esté ese fin de semana cerca de Nagakute, pero si es así recordad que tenéis un evento libre en el Parque Memorial de Exposiciones de Aichi, en él podréis admirar todos los aisha, coche amado en japonés (lo acabo de añadir a mi vocabulario personal), de propietarios privados y procedentes del museo. Por si os falta un poquito a decidiros, los primeros 500 visitantes que presenten el folleto de la exposición junto a la entrada del museo, recibirán un obsequio, seguro que no regalarán un vehículo de exposición, pero será un buen recuerdo para el que pueda asistir.

COMPARTE
Sobre mí

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Excelente artículo, como siempre. Aún no sé cuando podré visitar Japón (uno de mis viajes pendientes), pero después de conocer este evento, creo que ya sé en qué fecha será.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.