Coche del día: Zlatko Cosmopolit

Coche del día: Zlatko Cosmopolit

El deportivo croata que bien podría haber sido expuesto en una galería de arte abstracto


Tiempo de lectura: 5 min.

Hay veces que uno escucha historias que le dejan un poco patidifuso, y quizás la del coche que hoy os traemos, hasta nuestra sección del Coche del día sea una de esas. En primer lugar, por el devenir de los acontecimientos que, según su creador Zlatko Vukušić, un croata amante de la automoción y diseñador en sus ratos libres, sucedieron durante el transcurso de los tres años que dura su historia y la del automóvil que creó durante aquel tiempo, el Zlatko Cosmopolit. Por otro lado, el resultado final de aquella aventura, tanto a nivel del coche en sí, como la suerte que este corrió tras su creación.

Vukušić era el propietario a principios de los 90 de una cafetería en la ciudad croata de Split, en la región de Velebitska, a la que había bautizado como Ferrari en honor a la pasión que sentía por la marca del Commendatore.

En aquellos años barajaba la idea de crear su propio deportivo y conseguir con esto fabricar el primer superdeportivo croata en serie, algo nada fácil. Según el propio Zlatko, pudo conseguir hablar con el mismísimo Giotto Bizzarini tras hacerle llegar algunos de sus bocetos que había dibujado sobre lo que, según él, sería el deportivo más eficiente a nivel dinámico y aerodinámico que se podría matricular.

Zlatko Cosmopolit 2

Tras aquello, y en palabras de Vukušić, es Sergio Scaglietti quien ahora accede a tener una reunión con él, después de que Bizzarini le mostrase los diseños del Cosmopolit. De aquella reunión -supuestamente- Zlatko consigue dos cosas: primero, que Ferrari le ceda un propulsor de un 328 así como su caja de cambios. Segundo, que el propio Scaglietti lo bautice como el nuevo Leonardo Da Vinci de la automoción, un visionario, un artista conceptual que rompería moldes. ¿Seguimos?

La historia del Zlatko Cosmopolit es cuanto menos extraña y esta misma denominación podríamos llevarla al diseño final de aquel deportivo croata

Tras aquel encuentro, Vukušić se pone a trabajar en su nuevo proyecto creando una empresa a la que bautiza como Zlatko Aerodynamic Line Cosmopolit y emplea un Nissan Silvia (S12) como base para su creación. Aquel coche es desarmado por completo y se instala el propulsor V8 de la firma del Cavallino en posición central. A partir de ahí se crea la extravagante carrocería que podemos observar en las fotografías, donde tanto su frontal, parabrisas delantero y la zona central del techo adquieren una forma totalmente cóncava.

Tras dos años de duro trabajo, el diseñador croata muestra por primera vez su creación en el Salón del Automóvil de Bolonia del año 1994. Allí expone a los visitantes que se acercaban a su stand las características técnicas de su vehículo. Según el propio Zlatko, aquel “engendro visual” gozaba de un Cx de tan solo 0,32.

Zlatko Cosmopolit 3

Además, con aquellas formas lograría ser mucho más eficiente en muchos aspectos, desde el consumo de combustible, pasando por su velocidad máxima -donde podría llegar a la barrera de los 400 km/h- pero sobre todo en la carga aerodinámica, donde al flujo de aire empujaría hacia abajo aquel automóvil, confiriéndole una mayor estabilidad y paso por curva a altas velocidades.

La cuestión es que tras aquella muestra, y nuevamente según el propio creador de la máquina, Ferrari le da carpetazo al asunto, desinteresándose del proyecto por no ponerse de acuerdo a nivel económico. Vukušić decide probar suerte en los Salones de Ginebra y Frankfurt de 1995, esperando que alguna marca potente como Mercedes-Benz se interese por el proyecto, algo que supuestamente ocurre en este último certamen.

Incluso la marca germana crea un molde a escala 1:5 del Cosmopolit y comprueba en su túnel del viento que el coche es un 23 % más eficiente aerodinámicamente que cualquiera de los que ellos fabrican en ese momento, y resulta ser más eficaz dinámicamente a partir de los 150 km/h.

Zlatko Cosmopolit 4

Mecánicamente, el Zlatko Cosmopolit montaba un V8 procedente de un Ferrari 328, colocado en posición central y empleando la caja de cambios asociada a este propulsor

A partir de ese momento la historia se vuelve aún más sorprendente, porque Zlatko relata que la marca de la estrella le ofrece quedarse con el proyecto, pero que sería el gobierno alemán quien se haría con él a cambio de condonarle parte de la deuda que posee el estado croata con la nación germana, algo a lo que se niega el diseñador balcánico. A partir de aquel momento todo empieza a ir cuesta abajo y sin frenos para el pobre de Vukušić.

Las deudas lo ahogaban económicamente, por lo que pierde su cafetería. Además, el gobierno croata confisca sus propiedades por impago, y entre estos bienes se encontraba el Cosmopolit, que termina en un depósito municipal de Split después de estar aparcado frente al café de Zlatko durante varios años, y donde lleva desde entonces descomponiéndose literalmente al sol.

Una verdadera pena, a pesar de lo extraño del diseño aún más cuando -según el propio Vukušić- en aquel mismo Salón de Frankfurt, recibió una oferta realmente suculenta por su concept por parte de uno de los jeques árabes de Dubái, algo a lo que también se negó.

Zlatko Cosmopolit 5

En la actualidad el diseñador croata sigue intentando que alguien financie alguno de sus proyectos que publica en su página oficial de Facebook en forma de bocetos. Además, tiene demandado al Estado croata, al que reclama la devolución de su Cosmopolit y 110 millones de kunas, unos 15 millones de euros. También interpuso demanda contra Ferrari por haber patentado una versión de la luna delantera cóncava en su Fioravanti F100 Roadster y en el Ferrari 360 Barchetta, diseño de Pininfarina por encargo de Giovanni Agnelli.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.