Coche del día: ZAZ Sport-900

Coche del día: ZAZ Sport-900

Un intento de Porsche ruso


Tiempo de lectura: 4 min.

El ZAZ Sport-900 (en ruso, ЗАЗ Спорт-900) era un coche conceptual creado en los años 60 por ingenieros soviéticos tomando como referencia al Porsche 356, predecesor del legendario 911 de primera generación. Sobre la base del ZAZ-965A desarrollaron el concept car de un elegante coupé. Su historia transcurre en los años 60, en plena guerra fría.

El modelo base ZAZ-965A inspiró su diseño en el Fiat 600, pero la mecánica era propia. El motor era un V4 que entregaba unos escasos 27 CV y estaba refrigerado por aire. Eran coches sencillísimos de concepción y de mecánica, lo que les hacía muy fáciles de reparar. Los encargados de su mantenimiento y reparación eran los propios dueños en la mayoría de los casos. Eran extremadamente resistentes, especialmente en las extremadas condiciones climáticas invernales de estos países.

Los ZAZ se consideraban popularmente como Zaporozhets, los coches populares más icónicos de la Unión Soviética, y se fabricaron en la ciudad ucraniana de Zaporozhye, de aquí el apodo recibido. Partían del mismo concepto que Volkswagen con el Escarabajo, crear un coche “para el pueblo”, un vehículo que todo ciudadano pudiese permitirse pagar, claramente impulsado por el estado soviético.

ZAZ Sport 900 KD 2

Oficialmente el coche se llamaba Sport-900, pero se conocía popularmente como KD (en ruso, КД), que eran las iniciales de Kuzma Durnov, director por entonces de la fábrica de componentes MZAK. El sr. Durnov apoyó firmemente la construcción del automóvil, fruto de un grupo de entusiastas ingenieros, entre ellos los hermanos Igor y Leo Durnov, Anatoly Syvorotkin, el diseñador Felix Haydukov y el artista Vladimir Eltyshev.

Para mejorar el comportamiento al Sport-900 se le dotó de unos neumáticos más grandes de lo habitual y se le situó una barra de torsión en el eje delantero con el fin de mejorar algo el reparto de pesos. Sus puertas se diseñaron para facilitar la entrada a los minusválidos veteranos de guerra.

Los periódicos y revistas de la época lo consideraron como un automóvil de fantasía y de ensueño, con un interés y demanda considerables por parte del público. Apareció también en revistas con posterioridad a su final, entre otras, en За рулём (Tras el volante), Техника-Молодёжи (Tecnología-juventud) o Моделист-Конструктор (Modelista-constructor).

ZAZ Sport 900 KD 3

Al chasis del ZAZ-965A se le vistió con una aerodinámica carrocería de fibra de vidrio. El habitáculo contaba con una disposición 2+2 y ya disponía de una consola central ligeramente girada hacia el conductor, una disposición natural propia de los coupés actuales. Las dimensiones de la carrocería eran 3.725 mm de largo, 1.450 mm de ancho y 1.170 mm de alto. La plataforma tenía unas medidas de 2.030 mm de batalla, 1.160 mm de vía delantera y 1.140 mm de vía trasera.

Gracias al empleo de la fibra de vidrio su peso se redujo hasta unos ridículos 500 kg. Un sencillo frontal que contaba con dos grupos de faros redondos, un lateral con una profunda acanaladura que se ensanchaba hasta llegar a las entradas de refrigeración del motor y una zaga con las luces agrupadas en dos pilotos circulares, rodeadas por un gran marco cromado, eran las líneas básicas de su diseño.

El pequeño propulsor iba en situación trasera, un bloque de cuatro cilindros en V. Su cilindrada total era de 887 cm3, lo que nos da una cilindrada unitaria de casi 222 cm3. Generaba 27 CV a 4.000 RPM, junto a un par máximo de 52 Nm a 2.800 RPM. La distribución era mediante un único árbol de levas en cabeza y dos válvulas por cilindro. La alimentación se encomendaba a un carburador monocuerpo K-123A.

ZAZ Sport 900 KD 4

Fotografía: Техника-Молодёжи nº9 (1970)

Su motor V4 de 0,9 litros en posición trasera, procedente del ZAZ-965A, entregaba una potencia entre 27 y 30 CV, que lo empujaba hasta los 105-120 km/h

A pesar de la escasa potencia disponible su ligereza en báscula le permitía alcanzar los 105 km/h de velocidad máxima. Otras fuentes informaban de una potencia y velocidad máxima superiores, 30 CV y 120 km/h.

El Sport-900 no pasó de la fase de prototipo, pues las autoridades negaron los permisos correspondientes para su producción en masa, cayendo inevitablemente en el olvido. Solo se construyeron seis unidades entre 1963 y 1969, de las que aún sobreviven una o dos de ellas y en un estado bastante lamentable.

La unidad amarilla sobre estas líneas ha sido modificada en más de una ocasión, presenta un techo ampliado y soportes en su parte superior que se han podido emplear para cargar, un propósito bien distinto para el que fue diseñado.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez