Coche del día: Volvo 740

Coche del día: Volvo 740

La caja de seguridad


Tiempo de lectura: 2 min.

Había un tiempo en que el boxy design impuso su ley, haciendo que todos los coches tuviesen formas cuadradas y angulares. La marca sueca Volvo, adalid de la seguridad en sus vehículos, tomó esa corriente como seña de identidad de sus vehículos durante algunos años, dando como resultado productos como el que traemos hoy: el Volvo 740.

La serie 200 ya tenía un diseño bastante cuadrado en su ADN, así que la nueva serie 700 era una evolución de este. En principio la marca preveía sustituir al cuadrado 240 por este 740, pero tal fue el éxito del modelo anterior, que ambos coexistieron durante su vida. De echo, la serie 200 se produjo de 1974 hasta 1993, mientras que la 700 desde 1982 a 1992. El padre sobrevivió al hijo.

La versión 740 es en realidad un downgrade de la versión 760, cambiando el motor de seis cilindros, por uno más sencillo de cuatro y recortando algo de equipamiento, para que fuese algo más asequible y se convirtiese en el escalón de entrada a la gama. A lo largo del tiempo, dispuso de varios motores de cuatro cilindros atmosféricos, con turbo, con inyección, con 16 válvulas, montando incluso alguno de seis cilindros. El más usual tal vez fuese el cuatro cilindros en línea y 1.986 cm3 con ocho válvulas, que originalmente nació con carburador, pero posteriormente se incluyó la inyección Bosch K-Jetronic, consiguiendo así una potencia de 121 CV a 5.700 rpm y un par de 158 Nm a 4.800 rpm.

El peso del coche no era algo exagerado, con 1.275 kg, pero su escasa potencia y el Cx de 0,42 hacía que las prestaciones y el consumo no fueran excepcionales: lograba una velocidad máxima de 175 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 13 segundos, con un consumo medio de 9,4 l/100 km.

En el año 1989 el modelo sufría una ligera actualización en diseño y equipamiento, para así llegar al final de su vida en 1992, cuando ya se habían producido en sus fábricas de Kalmar (Suecia), Gante (Bélgica), Halifax (Canadá), y Melbourne (Australia) 650.443 unidades de la versión Sedán y 358.952 de la versión Estate.

Últimamente se ha convertido en un coche famoso en Galicia, ya que aparece en la serie “Fariña” como vehículo de Manuel Bustelo (Alfonso Agra).

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.