Grandes pilotos: Bruce McLaren

Grandes pilotos: Bruce McLaren

La Fórmula 1 le debe mucho


Tiempo de lectura: 5 min.

Cuando la histórica escudería británica atraviesa su horas más bajas, me viene a la memoria la vida del piloto y constructor neozelandés Bruce McLaren, muerto cuando probaba un M8D McLaren-Chevrolet en el circuito de Goodwood, en Inglaterra; tenía entonces 32 años.

Una idea de su determinación y firmeza de carácter nos la da el que, entre los nueve y los 12 años, estuvo postrado en la cama de un hospital especializado en niños descapacitados, víctima de una enfermedad degenerativa que afectaba a los huesos de sus caderas. Los médicos advirtieron a sus padres que existía la posibilidad de que nunca volvería a andar.

Pero afortunadamente no se cumplió el pronóstico y la afición que le inculcó su padre, piloto aficionado, no hizo más que alimentar el deseo del joven Bruce por pilotar algún día un coche de carreras. Cuentan sus biógrafos que todo empezó cuando, antes de cumplir los 15 años, convenció a su padre para que no destruyese el Austin Seven Ulster convertido en coche de carreras. Al fin logró su propósito, con la condición de que le correspondería a él el mantenimiento y los gastos que produjese el coche.

Bruce McLaren en McLaren-Ford M7A (1968)

Bruce McLaren al volante de un McLaren-Ford M7A (1968) – Fotografía: Mike Haywood

Pronto nuestro joven piloto encontró a un compañero de viaje, Phil Kerr, un joven que ya participaba en carreras locales con un Austin, y juntos se dedicaron a preparar sus coches en el que puede decirse que fue el primer establecimiento creado por McLaren. A partir de ahí todo se precipitó. Su padre adquirió un Austin Healey 100S, uno de los primeros que llegaron al país y, a continuación un monoplaza de 1.5 Cooper con el que Jack Brabham había ganado en su debut en F1 en el Gran Premio de 1955 en el circuito de Aintré.

Brabham y el joven Bruce mantuvieron a partir de entonces una buena amistad y al año siguiente consiguieron importar dos Cooper con los que ambos participaron la temporada de 1958 en las carreras en Nueva Zelanda. El resultado fue un premio otorgado a McLaren por la New Zealand International Gran Prix Association consistente en un viaje a Europa, que incluía el transporte del coche y todos los gastos durante la temporada.

Bruce partió antes que el coche; por entonces el viaje en barco desde Sidney a Londres tardaba seis semanas, justo a tiempo de participar en la carrera de Aintré 200 con un chasis proporcionado por Cooper. Comienza entonces lo que sería su corta carrera como piloto de Grand Prix, en donde llegó a ser vencedor el los Grandes Premios de Argentina, segundo en Mónaco, Bélgica, y Portugal, tercero en Francia y USA, y cuarto en Inglaterra.

Cuando Brabham decidió construir sus propios coches, McLaren pasó a ser el primer piloto de Cooper y el pionero de la construcción de los monoplazas con el motor central

Por entonces, el ingeniero Colin Chapman había desarrollado el Lotus de “efecto suelo” y Charles Cooper, cuyos proyectos se habían que dado relegados a segunda fila, se negó a continuar, con lo que Bruce McLaren decidió construir sus propios modelos y así nació la McLaren Motor Racing Company en asociación con Timmy Mayer en 1965.

Mayer había competido en carreras en Europa en el equipo de fórmula Junior a las órdenes de Ken Tyrrell, y en 1963 McLaren le había contratado como segundo piloto de Cooper. El proyecto en un principio estuvo encaminado en fabricar coches para el Campeonato de Tasmania, pero todo se vino abajo con la muerte de Mayer durante un entrenamiento en el circuito de Longford.

Después de aquella primera victoria en Mónaco al volante de un Cooper-Climax en 1962, pasaron seis años hasta que volvió a ver la bandera de cuadros en una carrera de Grand Prix con un monoplaza equipado con un motor Cosworth Ford DFV. Ganó la carrera de campeones de Brands Hatch, y el Gran premio de Bélgica en Spa.

En 1970 Bruce McLaren ya estaba establecido como un próspero hombre de negocios y es posible que ya estuviese madurando la idea de dejar de participar como piloto para construir coches de turismo. Su reputación de hombre serio que cumplía sus compromisos pronto le merecieron el respeto de los que le conocieron, pero su trágica muerte acabó con su brillante carrera.

La mañana del día 2 de junio de 1970, cuando probaba un McLaren-Chevrolet para la Can Am americana, en el circuito inglés de Goodwood, que empezaba a estar desmantelado, su coche se salió recto y fue a impactar contra la única edificación que quedaba en pie; una caseta de ladrillo de los comisarios. El coche quedó totalmente destrozado y McLaren murió en el acto.

Bruce McLaren (1969)

Bruce McLaren en el GP de Inglaterra (1969) – Fotografía: LAT Photo

Cuando ahora he visto imágenes del piloto neozelandés en alta definición, no puedo dejar de compararlo con el que fue años más tarde patrón de la escudería que él creó, Ron Dennis, y McLaren International. El mismo carácter emprendedor, amante del orden, como Bruce, todo en su equipo era minuciosamente pulcro, algo que también fue siempre impronta de Bernie Eclestone; ambos elevaron la categoría de la Fórmula 1 a un nivel de excelencia que todavía conserva, y ambos, al igual que Bruce, han sido auténticos magos para elevara este deporte un nivel económico sin precedentes en ninguna otra competición.

Paco Costas

COMPARTE
Sobre mí

Paco Costas

He dedicado toda mi vida profesional al automóvil en todas sus facetas. Aprendiz de mecánico en mi infancia, industrial del ramo y piloto aficionado, inicié mis primeros pasos en el periodismo en las páginas del motor del Diario de Ávila. Mi gran pasión personal han sido las carreras de Fórmula 1 que he seguido durante 25 años para diversos medios.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Qué bueno es aprender y recordar estos cachitos de historia contado de sus manos. Muchas gracias.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!