Grandes pilotos: Bruce McLaren

Grandes pilotos: Bruce McLaren

La Fórmula 1 le debe mucho


Tiempo de lectura: 5 min.

Cuando la histórica escudería británica atraviesa su horas más bajas, me viene a la memoria la vida del piloto y constructor neozelandés Bruce McLaren, muerto cuando probaba un M8D McLaren-Chevrolet en el circuito de Goodwood, en Inglaterra; tenía entonces 32 años.

Una idea de su determinación y firmeza de carácter nos la da el que, entre los nueve y los 12 años, estuvo postrado en la cama de un hospital especializado en niños descapacitados, víctima de una enfermedad degenerativa que afectaba a los huesos de sus caderas. Los médicos advirtieron a sus padres que existía la posibilidad de que nunca volvería a andar.

Pero afortunadamente no se cumplió el pronóstico y la afición que le inculcó su padre, piloto aficionado, no hizo más que alimentar el deseo del joven Bruce por pilotar algún día un coche de carreras. Cuentan sus biógrafos que todo empezó cuando, antes de cumplir los 15 años, convenció a su padre para que no destruyese el Austin Seven Ulster convertido en coche de carreras. Al fin logró su propósito, con la condición de que le correspondería a él el mantenimiento y los gastos que produjese el coche.

Bruce McLaren en McLaren-Ford M7A (1968)

Bruce McLaren al volante de un McLaren-Ford M7A (1968) – Fotografía: Mike Haywood

Pronto nuestro joven piloto encontró a un compañero de viaje, Phil Kerr, un joven que ya participaba en carreras locales con un Austin, y juntos se dedicaron a preparar sus coches en el que puede decirse que fue el primer establecimiento creado por McLaren. A partir de ahí todo se precipitó. Su padre adquirió un Austin Healey 100S, uno de los primeros que llegaron al país y, a continuación un monoplaza de 1.5 Cooper con el que Jack Brabham había ganado en su debut en F1 en el Gran Premio de 1955 en el circuito de Aintré.

Brabham y el joven Bruce mantuvieron a partir de entonces una buena amistad y al año siguiente consiguieron importar dos Cooper con los que ambos participaron la temporada de 1958 en las carreras en Nueva Zelanda. El resultado fue un premio otorgado a McLaren por la New Zealand International Gran Prix Association consistente en un viaje a Europa, que incluía el transporte del coche y todos los gastos durante la temporada.

Bruce partió antes que el coche; por entonces el viaje en barco desde Sidney a Londres tardaba seis semanas, justo a tiempo de participar en la carrera de Aintré 200 con un chasis proporcionado por Cooper. Comienza entonces lo que sería su corta carrera como piloto de Grand Prix, en donde llegó a ser vencedor el los Grandes Premios de Argentina, segundo en Mónaco, Bélgica, y Portugal, tercero en Francia y USA, y cuarto en Inglaterra.

Cuando Brabham decidió construir sus propios coches, McLaren pasó a ser el primer piloto de Cooper y el pionero de la construcción de los monoplazas con el motor central

Por entonces, el ingeniero Colin Chapman había desarrollado el Lotus de “efecto suelo” y Charles Cooper, cuyos proyectos se habían que dado relegados a segunda fila, se negó a continuar, con lo que Bruce McLaren decidió construir sus propios modelos y así nació la McLaren Motor Racing Company en asociación con Timmy Mayer en 1965.

Mayer había competido en carreras en Europa en el equipo de fórmula Junior a las órdenes de Ken Tyrrell, y en 1963 McLaren le había contratado como segundo piloto de Cooper. El proyecto en un principio estuvo encaminado en fabricar coches para el Campeonato de Tasmania, pero todo se vino abajo con la muerte de Mayer durante un entrenamiento en el circuito de Longford.

Después de aquella primera victoria en Mónaco al volante de un Cooper-Climax en 1962, pasaron seis años hasta que volvió a ver la bandera de cuadros en una carrera de Grand Prix con un monoplaza equipado con un motor Cosworth Ford DFV. Ganó la carrera de campeones de Brands Hatch, y el Gran premio de Bélgica en Spa.

En 1970 Bruce McLaren ya estaba establecido como un próspero hombre de negocios y es posible que ya estuviese madurando la idea de dejar de participar como piloto para construir coches de turismo. Su reputación de hombre serio que cumplía sus compromisos pronto le merecieron el respeto de los que le conocieron, pero su trágica muerte acabó con su brillante carrera.

La mañana del día 2 de junio de 1970, cuando probaba un McLaren-Chevrolet para la Can Am americana, en el circuito inglés de Goodwood, que empezaba a estar desmantelado, su coche se salió recto y fue a impactar contra la única edificación que quedaba en pie; una caseta de ladrillo de los comisarios. El coche quedó totalmente destrozado y McLaren murió en el acto.

Bruce McLaren (1969)

Bruce McLaren en el GP de Inglaterra (1969) – Fotografía: LAT Photo

Cuando ahora he visto imágenes del piloto neozelandés en alta definición, no puedo dejar de compararlo con el que fue años más tarde patrón de la escudería que él creó, Ron Dennis, y McLaren International. El mismo carácter emprendedor, amante del orden, como Bruce, todo en su equipo era minuciosamente pulcro, algo que también fue siempre impronta de Bernie Eclestone; ambos elevaron la categoría de la Fórmula 1 a un nivel de excelencia que todavía conserva, y ambos, al igual que Bruce, han sido auténticos magos para elevara este deporte un nivel económico sin precedentes en ninguna otra competición.

Paco Costas

COMPARTE
Sobre mí

Paco Costas

He dedicado toda mi vida profesional al automóvil en todas sus facetas. Aprendiz de mecánico en mi infancia, industrial del ramo y piloto aficionado, inicié mis primeros pasos en el periodismo en las páginas del motor del Diario de Ávila. Mi gran pasión personal han sido las carreras de Fórmula 1 que he seguido durante 25 años para diversos medios.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Qué bueno es aprender y recordar estos cachitos de historia contado de sus manos. Muchas gracias.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.