Menu

Coche del día: Volvo 360 Sedan

Cambio de rumbo

Coche del día: Volvo 360 Sedan

La presencia de Volvo en el segmento compacto se remonta al año 1972, cuando la firma sueca compró un tercio de la holandesa DAF Car BV y comercializó el modelo DAF/Volvo 66 heredado de esta última. Años más tarde, en 1976, se presentaba el 343, el primer modelo que desarrollaron conjuntamente y entraba de lleno en ese segmento inexplorado para los suecos.

Inicialmente, el 343 era un hatchback de tres puertas con 4,17 metros de longitud que fue evolucionando durante los 14 años que estuvo en venta. Así, con el comienzo de la nueva década se presentaba la versión de cinco puertas e inéditas denominaciones 345 y 360.

Bajo esta última, y ya en 1983 -con un restyling de por medio- se introdujo el sedán de cuatro puertas en busca de nuevos mercados en los que abrirse hueco, pues las otras dos carrocerías habían cosechado cierto éxito en Europa pese a problemas iniciales y un diseño que muchos calificaron de “demasiado italiano”.

El Volvo 360 Sedan crecía hasta 4,41 metros de longitud manteniendo la batalla de apenas 2,4 metros, por lo que sus voladizos resultaban generosos tanto delante como en la vista trasera. El tercer volumen se integró tal cual se estilaba en la época a base de una zaga elevada que desentonaba un poco con la línea de cintura baja del resto de los Series 300.

Con ello se conseguía una capacidad de maletero de 362 litros, poco más que los anteriores tres o cinco puertas, si bien esto se debía a otro motivo: el paso de la rueda de repuesto desde debajo del capó a la parte de atrás para poder alojar un nuevo motor desarrollado por la marca.

Y es que hasta entonces estuvo disponible con un bloque 1.4, y la llegada del motor 2 litros fue un verdadero golpe de efecto debido a la ligereza del conjunto. Denominado B19, se ofreció en versión con carburador (B19A) con 95 CV y otra con inyección electrónica (B19E) que prometía 117 CV. Quizá con intención de desligarse de “coches tanque” seguros pero aburridos, en Holanda se creó incluso la 360 Cup y hubo versiones de rally para Suecia o Reino Unido.

Volvo 360 Sedan 6

Se comercializó incluso una versión del 343 denominada R-Sport con aspiraciones deportivas

A pesar de todo, no pudo desprenderse de una imagen que se asociaba a compradores de cierta edad que no buscaban precisamente sensaciones al volante. El tosco sonido que se transmitía al habitáculo y una tendencia a irse de morro incitaban a una conducción más tranquila. Tranquila como casi en cualquier Volvo de la época en el que se primaba el confort por encima de cualquier otra variable relacionada con el dinamismo.

Confort, seguridad y solidez en su construcción, con una calidad interior notable y un diseño del salpicadero bastante sobrio. En lo referente al precio, este Volvo 360 GLE Sedan era un coche costoso. Al cambio de hoy pagaríamos por él 46.000 euros, pero es que un BMW 320i de entonces se iba hasta los 52.000 euros.

Si los suecos pretendían apuntar al segmento Premium, lo consiguieron, pues su tarifa superaba ampliamente a la de un Audi 80 de 115 CV. Con todo, la Serie 300 superó el millón de unidades venidas en los 14 años que estuvo a la venta, aunque tampoco pasará a la historia como uno de los modelos suecos más icónicos pese a su popularidad y dilatada vida en las carreteras.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volvo 360 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.