Coche del día: Volkswagen Scirocco I

Coche del día: Volkswagen Scirocco I

Un bonito coupé que compartía mucho con el primer Golf


Tiempo de lectura: 4 min.

Nuestro contendiente de hoy, el Volkswagen Scirocco de primera generación, fue presentado en 1974 para el mercado europeo en el Salón del Automóvil de Ginebra y un año después para el estadounidense. Obra de Giorgetto Giugiaro y fabricado por Karmann, fue una idea de la marca de Wolfsburgo a principios de la década de 1970 con miras de sustituir al Karmann Ghia.

Empleando para ello todos los entresijos del Golf MKI, además de tener una estética más deportiva en forma de coupé de dos volúmenes, la idea de Karmann además, fue que también mostrara maneras deportivas en lo que a la conducción se refería. ¿Y por qué fue cosa de Karmann? Pues porque Volkswagen desechó la propuesta de Giugiaro por el riesgo económico que conllevaba y porque además la marca no estaba pasando por su mejor momento.

Su nombre venía del viento mediterráneo, Sirocco. Le bautizaron así para hacer referencia a su poderío y velocidad, como la de ese viento. Volkswagen lo explotó en todos los folletos del Scirocco y notas de prensa de la época

Volkswagen Scirocco I 4

Con unas dimensiones casi calcadas a las de su hermano el Golf, tenía una longitud de 3.850 milímetros, una anchura de 1.625, siendo la altura de solo 1.310 milímetros. La batalla, como era de esperar, era clavada a la de aquel con 2.398 milímetros entre ejes. El peso era muy bajo siempre, de entre 780 y 865 kg.

La gama mecánica era la misma que la del Golf, con motorizaciones todas de gasolina -en el Golf sí que hubo, sin embargo, mecánicas de gasóleo-. Arrancaba en un 1.1 litros con solo 50 CV. El siguiente escalón era un 1.3 litros de 60 CV, pasando a un 1.5 litros con potencias según mercados y época de entre 70 y 85 CV. El culmen de la gama era un 1.6 litros con potencias de entre 75 y 110 CV, siendo este último el del Golf GTI MKI. El mercado estadounidense tuvo en exclusiva un 1.7 litros de inyección, que rendía 74 CV.

Las prestaciones, debido al bajo peso de todas las versiones, siempre eran buenas. Vamos a centrarnos en el 1.6 litros de 110 CV. Entregaba la potencia máxima a 6.100 vueltas y una cifra de par de 140 Nm a 5.000. La culata era de dos válvulas por cilindros y alcanzaba una velocidad máxima de 185 km/h con un tiempo de solo 8.7 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. Para detenerlo, discos de freno ventilados en el eje delantero y de tambor en el trasero.

La fuerza siempre era enviada al eje delantero a través de cajas de cambios manuales de cuatro o cinco velocidades -en la motorización más potente esta última-. Todos los motores iban colocados en posición delantera transversal

Volkswagen Scirocco I 7

Los consumos estaban en torno a los 8 litros para esta versión, y la autonomía era solo decente, debido a un depósito de combustible de 40 litros. Ya que hablamos de capacidades, el maletero contaba con una buena cifra de 347 litros, ampliables a 880 si se abatían los asientos traseros. Asientos traseros que contaban con una buena altura para las cabezas -aunque peor que la del Golf-, gracias a su carrocería de formas más bien “cuadradotas”.

A nivel de chasis, las suspensiones eran independientes y de tipo McPherson en el eje motriz, mientras que detrás, montaba una barra de torsión. En ambos ejes se montaban barras estabilizadoras. Ya que hablamos de los ejes, mencionar que los neumáticos en el caso del 1.6 litros eran de medidas 175/70 R13.

Las similitudes entre el Golf y el Scirocco, también se apreciaban en el interior. El salpicadero, salvo matices, era prácticamente idéntico

Volkswagen Scirocco I 6

Con una producción comprendida entre los años 1974 y 1981, con diversas actualizaciones en los años 1976 y 1978; además de numerosas ediciones limitadas, el número total de Scirocco de primera generación que salieron de la fábrica de Karmann fue de 504.153 unidades. El éxito de ventas había dado la razón a Giugiaro y Karmann y en 1981 se presentaba una segunda generación, esta vez creada por el equipo de diseño de Volkswagen.

Si te quieres hacer con uno, vas a tener que salir de nuestro país. A España, en plenos últimos coletazos de la dictadura franquista, llegaron muy pocas unidades. En países vecinos como Italia y sobre todo, en Alemania, podrás encontrar alguno en unas horquillas de precios que oscilan entre unos 8.000 y 25.000 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.