Coche del día: Volkswagen Karmann Ghia (Typ 14/34)

Coche del día: Volkswagen Karmann Ghia (Typ 14/34)

Un coupé con piel italiana y corazón alemán


Tiempo de lectura: 7 min.

El Volkswagen Karmann Ghia Coupé fue un pequeño deportivo de dos puertas y 2+2 plazas, fabricado en Alemania Occidental (RFA) en el período 1955-1974 y en Brasil desde 1962 hasta 1975. También existió una versión descapotable/convertible pero exclusivamente biplaza. El diseño de las dos variantes salió del estudio de diseño Carrozzeria Ghia, y posteriormente fueron montados por el carrocero alemán Karmann.

Entre las dos fábricas salieron a la venta cerca de medio millón de unidades, la gran mayoría de la factoría alemana de Osnabrück, con 445.000 unidades, y el resto en las áreas de producción de Volkswagen Brasil. En Estados Unidos su éxito fue incuestionable, convirtiéndose en el automóvil europeo más importado en este país. Los soldados estadounidenses que regresaban a casa con este modelo empujaron mucho las ventas, promocionado por el boca a boca, sobre todo en los estados de Florida y California.

Según se iba recuperando la economía de la posguerra, la gente iba demandando vehículos más elegantes y de aspecto deportivo, buscando un coche de imagen. Volkswagen se percató de ello y se puso manos a la obra para crear un automóvil con estas características. Creó un coche que representaba la belleza italiana con corazón alemán e impregnado de la sobriedad germana imperante en la época.

Volkswagen Karmann Ghia prototipo

Prototipo del Volkswagen Karmann Ghia (1953)

Este coupé biplaza de diseño italiano y mecánica germana satisfizo las necesidades de un público exigente en las décadas siguientes a la Segunda Guerra Mundial, con un éxito incuestionable en Estados Unidos

Nos tenemos que remontar a 1951 para conocer sus inicios. El director general de Volkswagen, Heinrich Nordhoff, y el carrocero Wilhelm Karmann iniciaron las primeras conversaciones para desarrollar un automóvil deportivo basado en el Volkswagen Typ 1 (Käfer, Escarabajo, Beetle…). En el frontal se observaba con claridad la influencia de este último, mientras que la zaga ya mostraba sus personales rasgos de diseño.

A su vez Karmann contrató los servicios de la firma italiana de diseño Ghia, que partió de un diseño existente pero inutilizado. Este diseño se modificó y se adaptó a un chasis del Volkswagen Escarabajo destinado a la exportación. Esta carrocería se realizó de forma artesanal, aspecto que quedaba reflejado en un encarecimiento del precio final del vehículo.

En 1953 Luigi Segre produjo un total de tres prototipos: un coupé de aspecto deportivo, un coupé de cuatro plazas fastback con la zaga muy recortada y una tercera similar a la segunda, pero con la trasera más prominente. Karmann se quedó prendado con el primero, mostrándose en la ciudad italiana de Turín y presentándose como concept car en el Salón del Automóvil de París del mismo año.

Volkswagen Karmann Ghia 2

Volkswagen Karmann Ghia Coupé (1955)

A mediados de noviembre Wilhelm Karmann presentó a Heinrich Nordhoff el proyecto de este primer Karmann Ghia Coupé, aprobándose y empezar su producción. En 1954 Karmann desarrolló este prototipo, montando las líneas de ensamblaje y organizando la logística para su producción.

En 1955 se presentó en los concesionarios de Volkswagen a la prensa especializada del motor el 14 de julio en el Hotel Casino de la ciudad alemana de Georgsmarienhütte. Su precio de partida era de 7.500 marcos de la época, un precio razonable que le supusieron unas buenas cifras de ventas. No obstante, era mucho más caro que el Escarabajo, que costaba 3.790 marcos.

Todos los Volkswagen Karmann Ghia montaban en un principio el mismo motor bóxer que el Volkswagen Escarabajo Export, un cuatro cilindros de 1,2 litros y 36 CV, bastante escueto de potencia para un deportivo. Esta carencia se compensó con su fiabilidad, robustez mecánica y su bonito diseño.

También fue recibiendo con el tiempo las mismas actualizaciones mecánicas que experimentaba el VW Escarabajo Export. Se comercializó con dos motores más, también bóxer, refrigerados por agua y dispuestos en el eje trasero, uno con 1,5 litros y 52 CV, y otro de 1,6 litros y 50 CV.

Sus dimensiones eran 4.140 mm de largo, 1.634 mm de ancho y 1.330 mm de alto. Marcaba un valor en báscula de 850 kg con el motor de 1,5 litros. Un detalle que no gustó nada fue el hecho de no llevar un indicador de nivel de combustible, imprescindible en un coche deportivo, aunque se ofrecía como equipamiento opcional en los concesionarios.

En agosto de 1957 apareció la versión descapotable, presentado en el Salón de Frankfurt (IAA). Su comercialización se inició el 1 de noviembre del mismo año por un precio de 8.250 marcos del momento. En 1959 experimentó su primer lavado de cara, contando entre sus modificaciones unos faros delanteros de mayor tamaño, unas tomas de aire cromadas más grandes, unas ventanillas traseras practicables desde el interior y una separación de funciones de los distintos pilotos traseros, entre otras.

Volkswagen Karmann Ghia Cabriolet 1

Volkswagen Karmann Ghia Cabriolet (1957)

Se fabricó en dos versiones, como coupé 2+2 y descapotable/convertible, aunque la mayoría de las ventas se inclinaron por el primero. Se fabricó en Alemania y en Brasil, terminando su producción en el país sudamericano en 1975

En 1960 Karmann inauguró su primera factoría en Brasil, concretamente en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, cerca de Sao Paulo. La Nochevieja se celebró con la producción de las primeras unidades del Volkswagen Karmann Ghia do Brasil (Typ 14).

En 1961 vio la luz la segunda generación, conocida como Karmann Ghia (Typ 34), que tomó como plataforma el Volkswagen Typ 3. También fue diseñado por Carrozzeria Ghia. Presentaba similitudes estéticas con el Typ 14, pero mostraba líneas más angulosas que permitían obtener una mayor habitabilidad. El diseño del habitáculo también era exclusivo en este modelo. Mecánicamente adoptó el mismo motor que el Typ 3 y su particular suspensión delantera.

De las 443.482 unidades que se vendieron en el mercado europeo, 362.601 correspondían a la versión coupé y 80.881 a la descapotable/convertible. Fue un gran éxito de ventas durante dos décadas que encandiló y conquistó el corazón de hombres y mujeres de todo el mundo.

Volkswagen Karmann Ghia TC

Volkswagen Karmann Ghia TC (1972)

En 1970 salió al mercado brasileño el Karmann Ghia TC (Typ 145). Tomó como base el Volkswagen Beetle 1600 comercializado en este país. Su línea era de tipo fastback y estaba destinado a un nicho de mercado superior. La zaga recordaba bastante al Porsche 911. Incluyó mejoras como unos nuevos frenos de disco en el eje delantero, sustituyendo a los antiguos tambores.

El motor era un cuatro cilindros en línea de 1,6 litros, con 65 CV de potencia y 120 Nm de par, alimentado por dos carburadores de un cuerpo. Con estos valores el Karmann Ghia TC alcanzaba una velocidad máxima de 145 km/h, y lo que era más importante, tener un centro de gravedad bajo que le permitía ofrecer un buen comportamiento deportivo.

Su elevado precio y la dura competencia hicieron que sus ventas fuesen discretas, acortando su vida comercial. En 1975 terminó su producción.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Karmann Ghia con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!