Coche del día: Toyota Paseo

Coche del día: Toyota Paseo

Cupé de bolsillo


Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando Opel presentó como concept el Tigra en el Salón de Frankfurt de 1993, fue tal su buena acogida que la marca del rayo aceleró el proceso de producción para poder comercializarlo unos meses después. De esta forma iniciaba un nicho de mercado desconocido en Europa, el de los cupés pequeños. El Opel Tigra anduvo en solitario un tiempo hasta la llega de rivales como el Mégane Coupé o el Ford Puma, pero de manera paralela los orientales ya habían explorado este segmento.

La primera generación del Toyota Paseo había sido lanzada incluso antes, pero los japoneses se atrevieron a introducir en Europa la segunda entrega allá por 1996. Al concepto se le podrían encontrar similitudes, pero en el fondo creo que nunca llegó a ser un rival directo de los arriba mencionados. Mientras que Tigra y Mégane medían poco más de 3,9 metros (el primero con plataforma de segmento B y el segundo utilizando la de un compacto), el Paseo se iba hasta los 4,16 metros de longitud.

Debido a ello sus proporciones eran bien distintas, más similares a la idea original de un cupé con la insinuación de un tercer volumen frente a las formas juveniles de los otros. El modelo de Toyota era además más bajito (1,29 frente a 1,34 del Opel) y su distancia entre ejes también seis centímetros más corta.

Toyota Paseo EL54 2

Otra diferencia con los europeos fue su planteamiento en cuanto a oferta mecánica. Los motores del Tigra eran relativamente modestos, frente a lo cual Renault dio un paso más para ofrecer versiones de carácter deportivo en el Mégane Coupé. Por su parte, Toyota se limitó a una única versión que le hacía coincidir en potencia con sus hipotéticos rivales. El bloque elegido fue un 1.5 16 válvulas que entregaba 90 CV.

Ese nivel de potencia suponía el escalón de acceso del Tigra (con un 1.4 16v) y del Mégane (un 1.6 de 8 válvulas). Por tanto, aunque las formas de su carrocería pudieran entrever un enfoque más deportivo -poco respaldadas por su estética discreta-, lo cierto es que el modelo japonés hacía honor a su nombre al tratarse de un coche más bien tranquilo en el que las prestaciones no eran el aspecto primordial.

Es justo decir que debido a un bajo peso de 954 kilos, una cuidada aerodinámica y al excelente rendimiento del motor, el Paseo permitía ciertas alegrías al volante con una velocidad punta de 185 km/h que no estaba nada mal para su potencia, teniendo en cuenta además que los desarrollos eran tirando a cortos. Estos favorecían las cifras a la hora de recuperar, mientras que el manejo del cambio tenía ese tacto típico de los japoneses buenos. Todo ello con unos niveles de consumos destacables.

Toyota Paseo EL54 3

El habitáculo del Paseo nos recibía con unos asientos muy bajitos que contaban con pocos reglajes y tenían los reposacabezas integrados. Estaban tapizados con un llamativo jaspeado que resultaba la única nota de color en un interior sobrio y bien rematado. Podía acoger a cuatro ocupantes al igual que sus rivales, aunque con más comodidad que en el Tigra, si bien en el Paseo la cota de altura era también muy limitada. El maletero prometía 249 litros de capacidad, situándose a caballo entre sus dos competidores.

Lo mismo ocurría con el precio. El Opel era imbatible en este sentido, aunque el Toyota venía con un equipamiento cerrado que incluía aire acondicionado o espejos eléctricos que en el Tigra 1.4 eran opcionales. En cualquier caso, ambos cubrían un hueco en el mercado que daba mucho juego por el público al que iban dirigidos, aunque esta vez Opel se llevó el gato al agua con un éxito que Toyota no pudo igualar, eclipsado más tarde por la llegada de otros rivales como los Hyundai Coupé con el reclamo de su llamativo diseño o el Ford Puma con una puesta a punto más eficaz.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Siempre ha estado en mi órbita de posibles compras, aunque aquí sea un modelo difícil de encontrar, ese toque exclusivo lo hace más atractivo para mí, precisamente hoy en la página de facebook que tengo junto a unos amigos he hecho un pequeño análisis de los coupes asequibles de los 90 mencionado al Tigra o al Puma, aunque del paseo no he hecho mención por su poca repercusión en nuestro mercado.

Javier Costas
Suscriptor

Yo también lo estuve valorando muy seriamente en 2012, necesidad 0, pero por tener el tercer Toyota como cochecito de batalla. Vi un par de unidades por poco más de 2.000 euros que necesitaban algo de chapa y pintura. Motor indestructible y una carrocería muy original en el segmento B. Si no hubiese perdido tanto poder adquisitivo desde 2013, ya tendría uno…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.