El coche del futuro

El coche del futuro

Cambiaremos el chip, una vez más


Tiempo de lectura: 6 min.

A finales del Siglo XIX se gestó una revolución que, si bien tardó en llegar a todo el mundo, fue imparable. Las gentes estaban acostumbrarse a que su vehículo particular no fuese un artefacto, sino un animal. El caballo se venía usando desde el amanecer de la civilización, y empezaron a llegar unos competidores totalmente mecánicos, eso sí, para quien se los podía permitir.

Al principio, esos competidores eran fundamentalmente eléctricos. Eran silenciosos, fáciles de conducir, se podían recargar tranquilamente en casa y eran los preferidos por las señoras de la alta sociedad. Competían con los gasolina, ruidosos, toscos, incómodos de arrancar, frágiles mecánicamente y dependientes de la bencina, que no se vendía en cualquier sitio.

Los equinos necesitaban también combustible (comida), tenían sus limitaciones de autonomía y velocidad, y también producían emisiones (gases y mierda de caballo)

Una serie de innovaciones técnicas, fundamentalmente el motor de arranque eléctrico y la producción en serie, hicieron que triunfara la solución mala, y la buena permaneció en el ostracismo desde antes de la Primera Guerra Mundial hasta bien entrada la década de los 90. Desde los 70 varios fabricantes intentaron recuperar el coche eléctrico, pero no pasaron de ser una serie de experimentos puntuales, como los que realizó por ejemplo Volkswagen.

Vw Golf Citystromer III 1

Volkswagen Golf III CityStromer (1995)

Nos hemos acostumbrado a que es normal que los vehículos de combustión fallen, tengan que pasar por los talleres a reemplazar componentes -por precaución o por rotura/desgaste-, nos frían a impuestos, tengamos que repostar solo en sitios habilitados o que, en el mejor de los casos, de cada 10 litros solo 4 se utilicen para producir movimiento (el resto se va en contaminar y calentar el aire).

Con los eléctricos todo eso es muy diferente. La fiabilidad mecánica es mucho más elevada -hay coches de más de 25 años funcionando sin abrir el motor para nada-, se puede recargar en casa o muy cerca de ella, su mantenimiento es muy económico, casi toda la energía que consumen realmente produce movimiento útil, no vibran, no hacen ruido… y son inmunes a cualquier normativa anticontaminación pasada, presente y futura. ¡No tienen tubo de escape! Hasta hay margen para generar la energía por nuestros medios -tras una inversión- y olvidarse de los malditos impuestos.

Por ejemplo, un Volkswagen Golf eléctrico con más de 20 años podrá moverse por cualquier ciudad europea, haya o no episodios de alta contaminación. Cuando se prohiban los vehículos de combustión interna, seguirá pudiendo hacerlo. En el caso español eso será en 2050, y no estará mal para un vehículo que tiene más de medio siglo encima. El ejemplo es un poco extremo, pero el razonamiento es totalmente válido: no contamina allá por donde circula. Y a diferencia de un Golf de hace más de 20 años, la diferencia en el consumo es muy pequeña respecto a un moderno e-Golf, lo que sí han cambiado son las prestaciones, la autonomía, etc.

Punto De Carga Nissan Leaf

En un futuro no muy lejano, incluso los que no tienen plaza de garaje podrán cargar sus coches eléctricos, ya que habrá puntos de carga en la calle, tanto públicos como privados. Puede que incluso los veamos enganchados a las farolas, que, dado que sus bombillas consumen mucho menos, tienen cableado de sobra para cargar vehículos y es una infraestructura existente. Progresivamente irán contando con plazas de aparcamiento exclusivas para ellos. No será tan barato como cargar en un garaje o plaza particular, pero seguro que sale más barato que quemar petróleo o gas.

A la hora de viajar las cosas cambiarán un poco, habrá que parar más a menudo, lo cual no tiene por qué ser malo. Los establecimientos que dispongan de servicio de carga recibirán una clientela que actualmente puede viajar “del tirón” o parar únicamente a echar zumo de dinosaurio. Esto también tiene efectos positivos en la seguridad vial, ya que la gente no va a correr (la autonomía vuela por encima de 130 km/h) e irá más descansada, ya que lo recomendable es parar cada dos a tres horas a estirar las piernas y despejarse. La alta velocidad la seguirán proporcionando el tren y el avión.

El mantenimiento de un eléctrico se resume en comprobar un par de líquidos (de frenos y lavaparabrisas), hacer chequeos electrónicos del sistema, suspensión… pero el mecánico apenas se manchará las manos

Los usuarios que hagan un uso más intensivo de sus coches no tendrán grandes preocupaciones a largo plazo, si acaso las baterías. Tenemos como un ejemplo extremo a un taxista de Valladolid que ha aguantado las baterías de serie de su Nissan Leaf (24 kWh) más allá de los 350.000 kilómetros. El español medio no hace tantos kilómetros, a menos que mantenga su coche mucho tiempo. Y se mantiene de buen grado un coche que no se rompe o que cuesta muy poco dinero mantener en movimiento. En ese caso, se venden por cansancio o por haber quedado desfasado en diseño o tecnología.

Renault Zoe 2018

Con el tiempo nos iremos olvidando del coñazo que suponía mantener nuestros coches de combustión interna: cambiar la correa de la distribución, bujías, embrague, filtros, aceite cada x mil kilómetros, inyectores, sistemas antipolución, turbos… Por otro lado, los neumáticos durarán más, así como los frenos, pero sobre todo durará más el motor sin dar dolores de cabeza. También nos daremos cuenta de los miles de euros que tiramos en pagar combustible, la mayoría de ese dinero se fue a pagar impuestos y a contaminar.

Si tenemos la paciencia de bucear en bibliotecas para ver la prensa de principios del Siglo XX, seguro que encontraremos gente que decía que nada reemplazaría al caballo, y que los coches eran un capricho para ricos. ¿Os suena el razonamiento? También encontraríamos razonamientos en contra de volar, la electricidad, la automatización, la producción en cadena y otras tantas cosas que hoy día son totalmente normales.

Cada cambio importante -disrupción- siempre acarrea un discurso inevitable contra él, siempre hay inmovilistas. Según la época, negaron que la Tierra fuese redonda, que se pudiese viajar en ferrocarril o que la materia estuviese compuesta fundamentalmente de pequeñas partículas nadando en un abundante vacío. El coche eléctrico ha sido criticado desde su concepción, pero también ha sido amado. Se producirá un cambio en los pesos que soportan las balanzas.

Jaguar I PACE 9

Ya nadie se acuerda del romanticismo de ir a trabajar a caballo, salvo los que trabajan en escuelas de equitación o en explotaciones agrícolas o ganaderas. Los acabaremos aceptando, y cuando lo hayamos hecho, pensaremos que por qué no vinieron antes a nuestras vidas, y los más jóvenes pensarán que éramos tontos de remate. Dejamos eso para otro día, si me lo permitis.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

12
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
zamu
Invitado
zamu

Está claro que el futuro es eléctrico… De hecho, yo imagino las carreteras llenas de SUV’s y berlinas ‘coupé’ eléctricas y luego por otro lado, deportivos de postín que serán eléctricos y algún ‘loco’ que lanzará un híbrido o incluso alguno con -¡todavía!- motor de combustión. Pero la cosa no pinta fácil. El cambio de mentalidad ha de ser muy grande. Además, los impuestos que no recauden con el zumo de dinosaurio y los vehículos que los usen, los recaudarán a través de la electricidad. Aunque toda esta ‘revolución’ por otro lado, me huele un poco a chamusquina. Al fin… Leer más »

Danielrs500
Invitado
Danielrs500

Buen articulo de opinión Javier, soy un gran admirador tuyo desde aquella gran pagina Autoblog En Español, coincido contigo, y pues aunque soy un amante de los coches (en especial los clásicos esos que poseen alma) si considero que ya es hora de darle un espacio a los eléctricos y siii!!, conservar algún que otro clásico para una salida del fin de semana, pero hasta allí, no mas, necesitamos hacer del coche eléctrico nuestro medio de transporte ideal, tanto publico como privado, es necesario el cambio por el bien de todos. un saludo.

Rest
Invitado
Rest

Desde finales del S.XIX, es decir, desde hace cerca de 200 años, intentando meter a calzador el vehículo eléctrico. Hoy, con toda la tecnología inimaginable respaldada por un bagaje evolutivo sin precedentes, nos sale la siguiente media como resultado: – Precio coche: 35 a 40 mil euros – Autonomía: 300 a 400 Km – Tiempo de recarga en condiciones normales: 8 horakas – Unidades vendidas: 4 ¡No podemos reprochar nada al motor de combustión, su excelente rendimiento ha sido capaz de llevarnos hasta aquí! Es historia de la propia historia en sí y como tal tiene un final, al igual… Leer más »

Abel Rodríguez
Invitado
Abel Rodríguez

Algunos echaremos de menos el ruido y las vibraciones como sensaciones que transmiten los coches de combustión.
A cambio ganaremos en silencio y sobretodo en el centro de gravedad tan bajo que tienen los eléctricos. Es impresionante ver las pruebas de vuelco del Tesla X.
Las innovaciones en tamaños de batería hará que cada vez pesen menos y tengan mejor comportamiento dinámico. Van a ser unos años interesantes con nuevas tecnologías y cambio radical de todo el sector.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!