Coche del día: Tata Indica

Coche del día: Tata Indica

Un medio de transporte sencillo y barato


Tiempo de lectura: 4 min.

Puede que a algunos esta marca les suene a algo exótico, a indio, y entonces acertarán. Tata es un gigante asiático de la India con diversas ramas de actividad, entre ellas una dedicada al automóvil. Su división del motor nació en 1945, y pensó en el mercado europeo cuando diseñó y fabricó este coche.

Nació en 1998, su nombre es la mezcla de “India” y “Car”, y ha tenido varias revisiones: la primera en 2004 y la que llega a la actualidad, desde 2007. Lo podríamos enmarcar en el segmento A o subcompactos a tenor de sus medidas -3.675 mm de largo, 1.690 mm de ancho y 1.500 mm de alto-. A primera vista llamaba la atención su altura y sus proporciones, ofreciendo un gran espacio interior aparentando ser más pequeño. El portón trasero llevaba un pequeño alerón e integraba los grupos ópticos traseros, limpia y lavaluneta, además de luneta térmica, y un escape cromado.

A destacar  la versatilidad que otorgaban cinco puertas, con un ángulo de apertura de casi 90o, aunque es en el interior donde descubrías su equipamiento ciertamente completo para su precio: aire acondicionado con buen funcionamiento, elevalunas eléctrico en las cuatro ventanillas, cierre centralizado con mando a distancia, un equipo de sonido JVC con una antena de poca calidad, airbag de conductor y avisadores acústicos de ausencia del cinturón de seguridad conectado y de luces encendidas.

Tata Indica 3

Era un coche totalmente alejado de pretensiones narcisistas, excluido de las preferencias de aquellos apasionados por el lujo, el diseño, el equipamiento o las prestaciones. Era simplemente un coche y punto, considerado como un medio de transporte para llevarte de A a B, aunque sin renunciar a un mínimo de confort y  abundante equipamiento a un precio de derribo.

Estaba dotado de espacios suficientes para guardar objetos puertas, guantera, detrás de los respaldos delanteros…). Gozaba de una gran visibilidad en todas las direcciones, aspecto muy práctico en el tráfico urbano. También llevaba faros halógenos de serie. El equipo de audio, firmado por la casa JVC era bueno pero la antena era una patata, una vez que salías de la ciudad podías olvidarte de tener cobertura de la mayoría de las emisoras de radio.

No busquemos calidad en sus materiales pues era la justita, aunque los ajustes no eran malos, aguantaban el paso de los kilómetros sin ruidos extraños. Sus asientos eran cortos de banqueta y no cubrían todas las piernas, con una posición de conducción elevada y sin regulación en altura, por lo cual no era indicado para personas de más de 1,70 metros. Lógicamente no han gastado gran cosa en aislamiento acústico por lo que era un coche bastante ruidoso, no apto para largos viajes.

Tata Indica 2

Como hemos comentado antes el aire acondicionado, con buen funcionamiento, se agradecía en los meses de canícula veraniega para callejear por las ciudades y resultaba fácil aparcarlo gracias a su pequeño tamaño y a la dirección asistida. Era apto para cuatro personas y su maletero era como el resto del coche, pequeñito (220 litros).

El fabricante indio nos lo ofrecía con dos mecánicas, una de gasolina con un motor de 1.4 litros y 85 CV, y otra de gasoil también de 1.4 litros con 71 CV. Con el motor diésel el Indica se movía como pez en el agua dentro del tráfico urbano y no se portaba mal en recorridos medios, con un consumo casi ridículo. Por carretera podías rodar un poco por encima de las velocidades legales sin mayor problema, eso sí, anticipando con tiempo las maniobras de adelantamiento.

Sus prestaciones básicas eran las siguientes: 1.405 cc y 71 CV de potencia máxima a 4.000 RPM con un par máximo de 14,3 Nm a 2.500 RPM, velocidad máxima de 155 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en 15,5 segundos y un consumo medio de 6 l / 100 km. Su peso andaba alrededor de los 1.100 kg.

Sus frenos eran de disco en el eje delantero y de tambores en el trasero, suficientes para detener el coche con cierta seguridad. La caja de cambios era de cinco marchas en ambas mecánicas. También iba dotado de ABS de última generación (en su día) y ABD. En cuanto a su seguridad pasiva iba equipado con barras de protección lateral, columna de dirección colapsable y asientos delanteros antisubmarinos (evitaban que los ocupantes se deslizasen por debajo de los asientos en caso de choque frontal).

Si ponemos la mano en el corazón Tata no engañaba a nadie, era coherente con lo que ofrecía, no había lujos aunque sí diseño italiano, ni equipamiento sofisticado o prestaciones de infarto. Era un vehículo adecuado para aquellas personas que valoraban la eficiencia y el ahorro sobre todo lo demás, que veían el coche como un medio de transporte al servicio del hombre.

Seguro que no era un coche que despertaba pasiones ni emociones al personal, vamos, que de espíritu RACER nada de nada, pero pienso que también debemos hacer un hueco a estos humildes vehículos que desempeñaban su labor y resultaban muy útiles en su cometido.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Luis Chavez
Invitado
Luis Chavez

Quizá no tenga espíritu RACER, si nos ceñimos a las sensaciones relacionadas con la velocidad y la potencia. Pero creo que a fin de cuentas el mundo de la automotor, tiene que ver con las sensaciones y las emociones que nos despiertan esos fierros que no sólo tienen que ver con ir del punto A al punto B. También están esas sensaciones y emociones positivas que nos despierta el tener un coche que es coherente, que es honesto, que cumple con lo que promete. Es que aunque pareciera que el pragmatismo se impone por sobre lo demás, de repente te… Leer más »

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Puede ser que el interior se parezca al de alguna generación de Fiat Punto?

Raúl Andreo
Invitado
Raúl Andreo

Como dice el último párrafo, espíritu racer… Nada de nada


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.