Coche del día: smart roadster coupé

Coche del día: smart roadster coupé

La anécdota de Daimler


Tiempo de lectura: 2 min.

smart nace con la premisa de crear vehículos urbanos y prácticos en el cada vez más congestionado tráfico de las grandes ciudades. Así nace a finales de los noventa el city-coupé (hoy fortwo, “para dos”) de la mano de Swatch y Mercedes-Benz. Más adelante la firma decide adentrarse en el segmento B con el forfour (“para cuatro”) de la mano de Mitsubishi y también se introduce en el mundo de los vehículos “halo” con un deportivo de reducidas dimensiones y peso. Este es nuestro coche del día, el smart roadster coupé.

Se trataba de la versión con más posibilidades de equipamiento del recién nacido deportivo de la marca. En él podíamos ver la filosofía de diseño del resto de sus productos con la célula de habitabilidad Tridion en color contrastado con los paneles plásticos de la carrocería (aunque para este modelo existen paneles de chapa) de la carrocería. El habitáculo por su parte también mostraba detalles de diseño propios de la firma como unos indicadores adicionales giratorios en los que se muestra la presión del turbo y la temperatura.

La mayor diferencia con sus hermanos de gama era el techo, en el caso del coupé se añadía una “bóveda” acristalada que aumentaba la capacidad de carga del coche y que al mismo tiempo reducía el arrastre aerodinámico del mismo. Muestra de ello es que siendo más pesado que las versiones menos equipadas logran una velocidad punta mayor con la misma motorización (175 km/h por 172 km/h del “normal”).

Smart Roadster Coupe 2

Esto me lleva a hablaros del “descomunal” motor que equipaba este coche, solo seleccionable con los motores más potentes de la gama y asociado siempre a una caja de cambios robotizada de dudoso manejo. El motor era un tricilíndrico sobrealimentado mediante turbocompresor de geometría fija, es decir, los álabes del turbo no se adaptan a la carga del motor; como consecuencia tiene bastante retraso  al hora de pisar el acelerador. Este era capaz de desarrollar 82 CV en su versión más modesta para el Roadster Coupé y 101 CV en las versiones Brabus.

¡¡¡Todo ello salía de 698 centímetros cúbicos!!!

El propulsor no era demasiado asombroso pero, sólo debía mover 865 kg. Razón esta por la que debería ser un juguetito. De hecho, lo es. Pero ha pasado sin pena ni gloria, convirtiéndose en una mera anécdota de “cuando smart jugaba a ser Lotus”.

Como curiosidad, añadir que se fabricaron 10 unidades de un smart roadster coupé desarrollado por Brabus con un motor V6 biturbo (dos bloques originales juntos), capaz de desarrollar 170 CV de fuerza y que hoy es una auténtica pieza de coleccionista.

COMPARTE
Sobre mí

Carlos Pascual

El olor a lubricantes y gasolina quemada han atraído a Carlos desde su niñez, por ello decide consagrar su vida a los coches: una forma de comunicarse, de disfrutar, de vivir.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Carlos
Invitado
Carlos

Me hace gracia lo de que el v6 es hoy una pieza de coleccionista. Como si alguno hubiera acabado en manos privadas. De los 10 que hicieron, solo existen 2, uno lo tiene Smart y el otro Brabus en la recepción de su fabrica

Iván Pedreira
Suscriptor

Tengo uno, en mi caso el que no tiene bóveda de cristal. No es un coche para hacer 0-100 brutales, pero es divertido a rabiar. Un saludo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.