Coche del día: Simca 1200 GLS

Coche del día: Simca 1200 GLS

Versátil y eficaz, como todos los Simca 1200, pero con versión para gasolina de 90 octanos


Tiempo de lectura: 2 min.

El Simca 1100 se presentó en París en 1967, aunque su desarrollo comenzó en 1962. Cinco años de trabajo para dar lugar a un coche cuyo concepto resultó bastante innovador y hasta atrevido, sobre todo por su diseño, con ese pequeño tercer volumen atrás. A España llegó como Simca 1200 y podríamos catalogarlo como el primer compacto de la historia, o al menos, como el primer compacto tal y como lo conocemos actualmente.

Por supuesto, el Simca 1200 se fabricó en las instalaciones de Barreiros, en Villaverde –Madrid–, la cual comenzó en 1969, después de pasar por el salón de Barcelona para su presentación oficial en España. Estuvo a la venta durante muchos años y sufrió algunos cambios en dos ocasiones. Para 1974, la segunda ocasión, se sometió a cambios un poco más importantes que en la primera, pues afectaban a las mecánicas y a las versiones disponibles.

Se añadió a la gama el Simca 1200 LS, con motor de 1.118 centímetros cúbicos, capaz de funcionar con gasolina de 85 octanos, y también se sumó a la gama el Simca 1200 GLS en versiones Normal y Confort, que reemplazaba a las versiones GL y GLE, y que además, contó con versión para funcionar con gasolina de 90 octanos.

El Simca 1200 GLS era una de las versiones más interesantes de la gama, que compartía motor con el 1200 Special, aunque con algunos cambios. Los cuatro cilindros y los 1.294 centímetros cúbicos seguían intactos, pero se montó un carburador monocuerpo en lugar de uno con dos. El escape también era diferente, con un colector “4 en 1” en lugar de “4 y 2 en 1”. La potencia se quedaba en 65 CV a 6.000 revoluciones, y en 100 Nm de par a 3.000 revoluciones.

simca 1200 gjs

La variante para gasolina de 90 octanos, desarrollada sobre el mismo propulsor de 1.294 centímetros cúbicos, se caracterizaba por bajar la compresión de 9,8 –9,6 o 9,5 según catálogos– a los 8,8:1, lo que permitía, precisamente, el empleo de gasolina de 90 octanos. Se perdía tres caballos, es decir, rendía 62 CV a 5.800 revoluciones, y el par caía ligeramente a los 98 Nm a 3.000 revoluciones.

El motivo de que apareciera esta versión era, obviamente, la economía, pues la gasolina Super constaba 37 pesetas el litro, mientras que la normal costaba 30 pesetas, 0,23 euros en el primer caso y 0,19 euros en el segundo caso, precios siempre sin sumar inflación –con inflación, en el primer caso serían 1,61 euros, y en el segundo 1,39 euros–.

Curiosamente, según Arturo de Andrés en su prueba publicada en la revista Autopista en 1979 –número 1.052–, aunque preparado para usar gasolina “normal” –la de 90 octanos era normal, luego estaba la Super de 95 octanos–, era fácil hacerle “picar” ligeramente cuando se pisaba a fondo el pedal del acelerador a bajo régimen.

El Simca 1200 se fabricó durante muchos años en España, desde 1969 hasta 1980, cuando se dejó de fabricar para dar salida al Talbot Horizon.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.