Coche del día: SEAT Toledo 1.9 TDI 150 (1M)

Coche del día: SEAT Toledo 1.9 TDI 150 (1M)

Prestaciones de GTi en la variante mas potente de la berlina española


Tiempo de lectura: 6 min.

Hubo un tiempo donde los coches con propulsores TDI eran los protagonistas en cuanto a número de matriculaciones se refiere a final de año. Dentro de aquel maremágnum de modelos, versiones y marcas dentro del grupo VAG y sus afamados TDI, conformaban una gran parte de la cuota de mercado dentro del sector. Entre ellos se encontraba el modelo que hoy nos atañe, el SEAT Toledo 1.9 TDI (1M), concretamente su versión más potente de gasóleo, con 150 CV de potencia.

La marca española venía desde los años 90 utilizando la tecnología TDI en sus modelos, ya fuera el SEAT Ibiza, Córdoba o el Toledo de primera generación, denominado en código interno 1L. En esta ocasión, y como parte de la gama diésel del Toledo de segunda generación (1M), SEAT incorporaba la variante de 150 CV ya empleada en los León del momento, primeramente en el modelo Sport y luego en la primera generación FR.

También en la versión “dieselizada” del Golf GTI TDI que Volkswagen creaba de su emblemático compacto, dando habida cuenta de la repercusión de los motores de este tipo en aquel tiempo. Dentro de aquella gama, el Toledo mantenía las versiones de 90 y 110 CV, siendo este 150 CV el buque insignia en cuanto a mecánicas de gasóleo se refiere. Fue un incremento notable respecto al Toledo 1.9 TDI (1L).

SEAT Toledo 19 TDI 1M 3

Para ello se aplicaba en el archiconocido tetracilindrico de 1.896 cc el sistema electrónico inyector-bomba, unido a un turbocompresor e intercooler de mayor capacidad, manteniendo el índice de compresión en 19,5:1 y asociado a un nuevo cambio de seis relaciones, cinco en las demás variantes diésel.

El boom por los diésel, a finales de los 90 y comienzos del nuevo siglo, y en especial por los TDI, tenía dentro de la marca española su máxima representación con el SEAT Toledo 1.9 TDI 150

Las prestaciones eran muy superiores en relación a la variante de 110 CV. Este nuevo TDI de 150 CV incrementaba el par hasta los 320 Nm a 1.900 RPM y los 150 CV de potencia se alcanzaban al mismo régimen que su hermano menor, es decir, al filo de las 4.000 RPM, mostrándose enérgico y contundente desde apenas las 900 RPM, gracias al turbo de geometría variable instalado en el propulsor.

Con estas cifras la berlina germano-española lograba alcanzar una velocidad máxima de 215 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, posicionándose como uno de los más rápidos de la categoría. Por otro lado, otro de los factores determinantes a la hora de decantarse por estos automóviles era su consumo, y en eso los TDI de VAG eran de los más esmerados de la clase.

SEAT Toledo 19 TDI 1M 2

En este caso el Toledo 1.9 TDI de 150 CV lograba establecer una media de 5,3 litros/100 km, combinando recorridos entre ciudad y carretera, llegando a necesitar únicamente 4,3 litros si surcábamos autovías a un ritmo legal en sexta velocidad, siendo nuevamente uno de los mejores en este aspecto frente a sus rivales.

En lo que se refiere a suspensiones o frenada, compartia elementos con sus hermanos de menor rango. En el frontal nos encontrábamos con un sistema independiente de tipo McPherson con barra estabilizadora, siendo un eje semi-independiente con brazos longitudinales acoplados y muelles helicoidales lo empleado en el eje posterior.

Por su parte, y en cuanto a frenada, este disponía de discos autoventilados delante y de tipo macizo atrás, todo ello ayudado por sistema de ABS y ESP y anclado en llantas de 16 pulgadas calzadas con neumáticos 205/55.

Unas prestaciones brillantes unidas a unos consumos irrisorios eran la pócima perfecta para encandilar a un amplio público que no quería renunciar a ninguno de los dos aspectos

SEAT Toledo 19 TDI 1M 4

Las cotas de la berlina española quedaban en 4.439 mm x 1.742 mm x 1.436 mm, si hablamos de longitud, anchura y altura máxima, siendo la distancia entre ejes de 2.513 mm y la medida máxima entre vías de 1.513 mm delante y 1.494 mm detrás. La capacidad del maletero del Toledo seguía siendo de las mejores de la categoría, 500 litros, y el peso máximo de esta versión de 150 CV llegaba hasta los 1.312 kilogramos con todos los llenos, incluidos los 55 litros de combustible que podia albergar su depósito.

Los acabados mantenían la tónica de los demás modelos de SEAT, donde no destacaba por la calidad de sus materiales en algunos aspectos, aunque esto lo podíamos a extrapolar a sus hermanos del grupo VAG como eran el Volkswagen Passat o Audi A4 coetáneos, donde algunas molduras tendían a pelarse con el pasar del tiempo y mostrar el engomado con el que estaban fabricadas. Aun así, un completo equipamiento donde podíamos diferenciar dos versiones, Signa y Sport, hacían a este Toledo 1.9 TDI 150 una atractiva opción dentro del segmento C.

Llantas de 15 o 16 pulgadas, pasando por doble climatizador, volante en piel deportivo, elevalunas en las cuatro puertas, cierre centralizado, pintura metalizada u ordenador de a bordo, formaban parte de la dotación de serie del Signa. A ello había que sumarle llanta de 16 pulgadas y asientos Sport con tapicería especifica si nos decantábamos por una variante Sport. Además, y de manera opcional, SEAT nos ofrecía desde techo solar, pasando por tapicería de piel o Alcantara, sistema de navegación o asientos eléctricos y calefactables, entre otros.

SEAT Toledo 19 TDI 1M 5

Un buen nivel de equipamiento era otra de las virtudes de la berlina española dotada del 1.9 TDI de 150 CV, unido a un precio mas contenido que en modelos con potencia y prestaciones similares dentro de su segmento

Con un precio de salida de 3.745.000 de las antiguas pesetas si nos decantábamos por la terminación Signa, o por un sobrecoste de 270.000 pesetas más para poder hacernos con la variante Sport, el Toledo TDI de 150 CV se situaba en el rango de precios de la competencia, donde por ejemplo un Citroën Xantia HDi 110 CV en versión Exclusive costaba 3.787.000 pesetas, o un Ford Mondeo 2.0 TDdi Ghia de 115 CV llegaba hasta 3.550.000 pesetas, ambos claramente inferiores al Toledo en prestaciones y equipamiento.

En la actualidad estos coches copan el mercado de ocasión de segunda mano, donde por poco más de 2.000 euros podemos encontrar algunas unidades de la versión que hoy nos trae hasta esta sección. Por un poco más tendremos ejemplares de la última etapa de fabricación del Toledo (1M), con la que a buen seguro estaremos muy contentos en un uso diario y donde no echaremos en falta ni potencia ni equipamiento en ningún caso.

Calcula cuánto cuesta asegurar un SEAT Toledo con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.