Coche del día: SEAT León Cupra R (1P)

Coche del día: SEAT León Cupra R (1P)

Era el SEAT de producción más rápido hasta la fecha, con una velocidad máxima de 250 km/h


Tiempo de lectura: 4 min.

El SEAT León es, posiblemente, uno de los mayores éxitos de SEAT en toda su historia. Muchos pensarán en el 600, pero la situación social y económica de uno y otro no se pueden comparar. El León ha tenido que lidiar con una serie de rivales que no tenía el 600 y, aunque no ha tenido el mismo peso social y económico, en cuestión de ventas, ha sido un best seller. Lástima que con el paso de las generaciones, como ocurre en muchas ocasiones, el coche haya perdido su auténtica personalidad y con ello, un buen puñado de compradores.

La más interesante del León es que, según a quien le preguntes, no todo se ha hecho como cabría esperar y no son pocos los que apuntan el diseño de la segunda generación. Cuando se presentó en 2005 el SEAT León diseñado por el señor Walter da Silva, las críticas fueron tremendas y los aficionados, siempre ávidos de “carne fresca”, no tardaron en arremeter contra el coche una vez tras otra. Mientras tanto, las revistas y aquellos que se ponían a los mandos constataban lo que todo esperábamos: es mucho mejor que el anterior y era mejor que algunos rivales en determinados apartados.

seat leon cupra r (2)

No se tardó en comenzar a rumorear y a especular con el León Cupra, la versión más deportiva del compacto español que tanto dio que hablar en su primera generación. Para la ocasión, se esperaba que rompiera todos los moldes y en parte, así fue. El León Cupra se presentó en el 2006 y sus 240 CV, junto a una configuración tirando a racing, se colocó donde se esperaba que lo hiciera, a punto de saltar sobre los gallitos de la época, coches como el Opel Astra OPC, el Mazda 3 MPS o el Renault Mégane RS. No podemos negar que fue una buena época en cuanto a compactos deportivos, ¿Verdad?

Sin embargo, el plato fuerte apareció en 2009, en el salón de Frankfurt. Allí, se dio a conocer el SEAT León Cupra R y ahora sí, las cosas se ponía muy serias. En aquellos años, se suponía que SEAT representaba la gama joven y deportiva de VAG y recibía muchas más atenciones que ahora, de hecho, el motor del León Cupra R MK2 se tomaba directamente del Audi S3 y rendía 265 CV. Este era el 2.0 TSI –1.984 centímetros cúbicos, turbo Borg Warner K04 e intercooler– con unas especificaciones específicas para Audi, que lograba la potencia a 6.000 revoluciones y un par de 350 Nm entre 2.500 y 5.000 revoluciones. Con este motor se hacía merecido homenaje a las victorias de SEAT en el británico de turismos y en el mundial de turismos –donde se coronó campeón con un diésel–.

seat leon cupra r (3)

Las cifras del compacto español eran notables: 0 a 100 km/h en 6,3 segundos, el kilómetro con salida parada en 26,9 segundos una velocidad máxima de 250 km/h. Era el SEAT de producción más potente hasta la fecha y por supuesto, también el más rápido de todos los SEAT fabricados hasta su presentación en aquel momento.

Entre los detalles destacaban algunas cosas. Por ejemplo, no había posibilidad de montar el cambio automático DSG, y no porque no fuera compatible con el propulsor, en realidad fue porque en SEAT no vieron necesario ofrecer esa opción. Sin embargo, si equipaba el sistema XDS, un control electrónico que simulaba las funciones de un diferencial de deslizamiento limitado. Fue otra de esas cosas que se criticó por parte de algunos, pero no solo en SEAT, sino en todos los VAG que montaban el sistema. Se decía que daba la sensación de conducir con un control de estabilidad superintrusivo.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso