Coche del día: SEAT Arosa

Coche del día: SEAT Arosa

El reemplazo del SEAT Marbella, diseñado por el mismo que dio forma al Veyron


Tiempo de lectura: 3 min.

En 1997, el SEAT Arosa hizo acto de presencia. Era un coche muy pequeño, un segmento A, que se había puesto en circulación para ocupar el hueco del SEAT Marbella y que venía a ser una réplica de SEAT del Volkswagen Lupo, aunque esto no sea totalmente cierto. Sin embargo, en la compañía española le habían otorgado otro talante, otra personalidad bien diferenciada con respecto al pequeño alemán, con el que compartía básicamente todo.

Por aquellos años, Volkswagen dejaba acierta libertad de actuación a SEAT, no mucha, no fuera que se pasaran de la raya y lograran superar a la casa matriz, una obsesión que siempre ha acompañado a VAG desde que empezó a comprar marcas una tras otras, aunque claro, hay firmas que pueden ir por libre sin miedo a robar ventas, ¿o acaso Volkswagen puede competir con Porsche o Bentley?

El caso es que el Arosa, con los claros y reconocibles rasgos de la SEAT de aquellos años, tenía un planteamiento muy juvenil, pero también con un toque picante, un toque deportivo, un rasgo que VAG se empezó en imprimir a la compañía española y que en gran parte, consiguió. De hecho, una de las variantes más interesantes del SEAT Arosa equipaba un propulsor 1.4 16 válvulas con 100 CV. Quizá parezcan pocos, pero el Arosa 1.4 16v era todo un GTI en miniatura.

 

Una de las curiosidades del Arosa, es que estuvo a punto de ser un proyecto conjunto con Ford. Ford, Volkswagen y SEAT habían llegado a un acuerdo para desarrollar un monovolumen de gran tamaño, un trabajo que dio como resultado el Ford Galaxy, el Volkswagen Sharan y el SEAT Alhambra. No obstante, Ford abandonó el proyecto poco después y lanzó poco después el Ford Ka. Por tanto, Volkswagen y SEAT continuaron en solitario, no sin antes aparecer, aunque para cuando llegó, el desarrollo casi estaba completado y finalmente, también se retiró.

Otra de las curiosidades del SEAT Arosa es que fue diseñado por Jozef Kabaň, quien tiempo después daría forma al Bugatti Veyron. Kabaň trabajó sobre la plataforma A00 del Grupo Volkswagen, un derivado de la plataforma del Ibiza pero recortada. El SEAT Arosa, como hemos comentado antes, se presentó en 1997, en el salón de Ginebra y era el primer modelo de VAG para el segmento A que hacía acto de presencia, al año siguiente apareció el Volkswagen Lupo, que era la versión alemana del SEAT Arosa –y no al revés, como suele ocurrir–.

Como pequeño coche urbano, los motores no eran especialmente potente. El más interesante era, como hemos dicho, el Arosa 1.4 16v, pero había versiones de 50 y 60 CV. El TDI de 75 CV tampoco era una mala opción precisamente, sobre todo por sus 195 Nm de par a 2.200 revoluciones, aunque también había un 1.7 diésel atmosférico con 60 CV y 115 Nm de par.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.