Coche del día: SEAT 600 L Especial

Coche del día: SEAT 600 L Especial

El Pelotilla más lujoso


Tiempo de lectura: 3 min.

SEAT 600. Todo el mundo conoce el SEAT 600, el “coche de España”, ¿verdad? Mítico entre los míticos, una máquina que tiene el cariño de toda la afición al automóvil española y toda la simpatía de quien se cruza con un ejemplar por la calle.

El 600 fue el segundo modelo que fabricó SEAT, tras haber comenzado su producción con el SEAT 1400. Se tenía el objetivo, como muchos ya sabréis, de motorizar al país con un modelo sencillo y económico, aunque en realidad, y para ser sinceros, ya había modelos sencillos y económicos en España por aquel entonces.

Y no, no hablamos de cosas como el Biscúter –aparecido en 1953–, que apenas se podía considerar coche. Nos referimos a opciones como el Renault 4CV –conocido como 4/4 y fabricado por F.A.S.A. a partir de 1953– o el Citroën 2CV –este apareció en España más tarde, en 1959–, dos utilitarios que representaban el mismo concepto de “herramienta”.

seat 600 l especial (3)

Sin embargo, arrasó con ambos en ventas y se convirtió en parte de la historia de “nuestra” piel de toro, y no solo en lo referente al automóvil, sino en otros apartados tan dispares como el turismo o el desarrollo de la infraestructura. Fue una locura, así de sencillo, que llegó hasta 1973, cuando cesó la producción del SEAT 600.

La última versión fabricada fue el SEAT 600 L Especial –especial, porque ya había un 600 L a secas, solo para exportación–, que convivió en el mercado con los 600 E y que, según estándares de la época, fue la variante del pequeño Pelotilla más lujosa de todas. Para ello, presentaba un salpicadero forrado en skay y unos asientos más confortables –y abatibles “tipo 127”, como los del 600 E–, junto a un tapizado del techo denominado “Imperial”, por poner unos ejemplos.

Al mismo tiempo, recibía detalles estéticos como una bigotera con adorno rectangular con dos bigotes –uno a cada lado–, faros más grandes con bisel cromado, puertas de apertura convencional, unas llantas de color gris metálico y, por añadir algún detalle más, la leyenda en la tapa del motor que decía “SEAT 600 L Especial”.

Bajo esa tapa, el motor “grande” de 767 centímetros cúbicos, que con una compresión de 8,5:1, un carburador con más paso y un árbol de levas con más cruce, rendía 28 CV a 5.000 revoluciones, suficiente para presumir de una velocidad punta de 120 km/h.

El primer SEAT 600 L Especial salió de fábrica el 24 de octubre de 1972 y el último, el 28 de julio de 1973. Todavía faltaría algo de tiempo para que se detuviera la producción del modelo –fue el 3 de agosto de 1973–.

También se fabricó una versión llamada “SEAT 600 L Especial Extras”, que, entre otras cosas, llevaba alternador en lugar de una dinamo, así como una luneta térmica, cinturones de seguridad o moqueta especial para el piso.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alejandro
Invitado
Alejandro

El coche de mi suegro. Yo una vez probé a conducirlo, pero no pude, el volante de gran circunferencia y el escaso espacio del asiento me impedían llegar a los pedales. Eran otros tiempos…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.