Coche del día: Rover 45 KV6

Coche del día: Rover 45 KV6

La mejor versión en el peor momento


Tiempo de lectura: 3 min.

Durante mucho tiempo Rover fue sinónimo de lujo y elegancia como buen automóvil de origen británico, pero en sus últimos años de vida la firma sufrió un periodo de zozobra que le hacía dar tumbos para enfrentarse a un temporal que parecía no arreciar hasta acabar con ella.

Conocemos los años de su alianza con Honda que supuso la llegada de coches como el Rover 800 basado en el Legend, el 600 que tomaba como base el Accord, o el 200 menos disimulado en su carrocería de segunda generación con respecto al Concerto. El R3 de 1995 recuperaba el lujo al segmento compacto ofreciendo un coche que destilaba esa elegancia que sí tenía el 600, pero que no habían conseguido con el 400.

Después acabó en manos de BMW y en 1999 lanzaron bajo su paraguas el 75, que trajo consigo un cambio de denominación en sus modelos. Así, durante la corta gestión del grupo alemán, se pusieron a la venta los 25 y 45 que no dejaban de ser Series 200 y 400 puestos al día en lo que se hubiese denominado restyling, si bien en el caso del 45, un 40% de sus componentes eran nuevos.

Calandra, faros y elementos mecánicos como las suspensiones, pero también la llegada a la gama del motor KV6 que ya usaba su hermano mayor el 75. La disposición de su motor ya le convertía en un coche especial por ser poco común ofrecer un seis cilindros en V con tan poca cilindrada (se me ocurren el Mazda 323 F y Nissan Maxima QX), lo cual suponía a su vez ser el coche de este tipo de disposición más barato del mercado.

Rover 45 Sedan 2

V6 es una combinación que siempre ha sido seductora por el refinamiento, la suavidad o el sonido, pero que a comienzos de siglo era ya demasiado testimonial en un segmento en el que se apostaba deliberadamente por el diésel. Una lástima, porque el conjunto mecánico lo redondeaba una caja de cambios automática Jatco de origen japonés y cinco marchas con un refinamiento encomiable, pero como casi todo convertidor de par, algo lenta en aceleración pero más brillante en recuperaciones.

Contaba además con manejo secuencial y modo Sport en el que se prescindía de la quinta para un mayor control a la hora de acelerar o en las retenciones al levantar el pie derecho. Los consumos no eran bajos, pero dudo que los conductores que buscasen este tipo de configuración se fijasen en sus medias de gasto como motivos disuasorios para su compra.

Por lo demás, el Rover 45 resultaba un modelo equilibrado en cuanto a espacio o capacidad de maletero, una calidad aparente buena resaltada por las inserciones de madera o la tapicería de cuero de serie. Cierto era que el diseño del salpicadero dejaba notar el paso del tiempo y detalles algo cutres como la tapa del airbag del acompañante o la ausencia de climatizador automático. La mano de BMW sí que se dejó ver positivamente en la puesta a punto del bastidor con las suspensiones revisadas que le otorgaban un comportamiento mucho más neutro y efectivo que el 400 sobre el que se basaba. No puede decirse que el 45 KV6 fuera una berlina deportiva, pero tampoco lo pretendía.

Era un coche exclusivo en muchos sentidos, pero como siempre, la exclusividad tiene un precio, y no hablo de la tarifa, pues ya dije que era realmente competitiva (3.340.000 pesetas o 20.074 euros). Los últimos Rover padecieron en sus niveles de ventas la incertidumbre sobre su futuro, por lo que el 45 KV6 se convertiría en un coche infravalorado y minoritario.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.