Coche del día: Rover 216 Vitesse EFi

Coche del día: Rover 216 Vitesse EFi

Una pequeña gran berlina


Tiempo de lectura: 3 min.

El Rover 200 de primera generación (SD3) fue lanzado en 1984 como el segundo modelo fruto de la alianza entre British Leiland y Honda para sustituir precisamente al primer coche que había nacido de ese acuerdo, el Triumph Acclaim.

Basada en el Honda Ballade, la Serie 200 venía a completar una gama que no acababa de despegar en cuanto a ventas, compuesta por los Metro, Maestro y Montego, así como el SD1 en una categoría superior. Con 4,16 metros de longitud, este sedán de cuatro puertas se quedaba a caballo entre los 4 metros del Maestro y los 4,4 del Montego. Unas dimensiones especialmente recortadas para tratarse de una berlina de tres volúmenes, siendo más pequeño que rivales de entonces como el Lancia Prisma (4,18 metros) o un BMW Serie 3 (4,32).

Para el mercado británico hubo una versión 213 que montaba un motor Honda 1.3, pero a España solo llegaron los 216 con bloques de origen Rover. Por un lado estaba el 216 SE, que equipaba un 1.6 con carburador y entregaba 83 caballos, mientras que el 216 Vitesse EFi contaba con otro 1.6, pero de inyección electrónica y 103 CV.

Rover 216 Vitesse EFi

El Vitesse (que significa velocidad en francés) ofrecía un carácter más deportivo que Rover quería enfatizar en la publicidad de la época destacando sus prestaciones, pues declaraban 180 km/h de de velocidad máxima o un 0-60 millas/hora (0-96 km/h) en 9,2 segundos. Asimismo, en la presentación del modelo, se hacía hincapié en atributos que remarcaran ese carácter sport como que el motor era de inyección, el cambio tenía unos desarrollos cortos, equipaba discos delanteros ventilados o neumáticos de bajo perfil.

Las llantas de aleación eran uno de los elementos que distinguía al Rover 216 Vitesse EFi con respecto al básico 216 SE. También se incluyó un pequeño alerón en la tapa del maletero y los espejos estaban pintados en el color de la carrocería. En cuanto al interior, los asientos se cambiaron por otros más deportivos y envolventes, si bien el resto del equipamiento era muy similar, contando ambos con cuatro elevalunas eléctricos, volante regulable o inserciones de madera que le otorgaban una imagen lujosa tan característica de la marca británica.

El salpicadero tenía un diseño moderno y algo atípico con respecto a modelos europeos, pues su disposición era muy horizontal y no tenía continuidad hacia la zona de la palanca de cambios. La postura de conducción resultaba algo baja, y no era difícil rozar con las piernas en el aro del volante. Además, los mandos de los elevalunas iban situados de forma vertical en la puerta, por lo que se podían accionar con la rodilla si conducíamos por una zona de curvas.

Rover 216 Vitesse EFi

En este terreno no se desenvolvía mal del todo, pero aparecían las carencias derivadas de la utilización de una suspensión trasera de tipo Panhard, más sensible al estado del asfalto. La dirección no ayudaba en este tipo de carreteras por ser demasiado dura, un rasgo que se acentuaba en maniobras como el aparcamiento. La dirección asistida no se ofrecía ni como opción.

Cierto es que en aquellos años no era un elemento muy extendido, y de alguna forma podía perdonársele porque la tarifa del Rover 216 Vitesse EFi era más baja que la de la competencia. Hablando en términos económicos de entonces, un Volkswagen Jetta GT costaba 4.500 euros más.

Además, el Rover conjugaba como ninguno la imagen de lujo y deportividad a un precio asequible, y supuso el inicio de una nueva era en la que se retomaba el estilo inglés a pesar de emplear tecnología Honda, por lo que el recibimiento en algunos mercados fue más que satisfactorio, si bien los más puristas seguían pensando que el único Rover verdadero en aquella época era el SD1.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Joel Sousa
Invitado
Joel Sousa

Debido a los impuestos sobre la cilindrada del motor, también hubo 213SE en Portugal.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.