Coche del día: Renault 19

Coche del día: Renault 19

Se lanzó al mercado para reemplazar al Renault 11 y se vendieron más de cinco millones de unidades


Tiempo de lectura: 3 min.

Entrados los años 80, el catálogo de Renault todavía mostraba algunas opciones que empezaban a notar el paso del tiempo, como era, nada menos, que el Renault 11. El R11 fue un coche de notable éxito para la firma francesa, y junto con la versión sedán, el Renault 9, dieron pingües beneficios a la compañía –aunque el R9 no tuvo tanto éxito como el R11–. Pero como ocurre con todo, había que dar la jubilación al R11, que veía como los rivales se renovaban y le superaban poco a poco.

Así, a finales de los 80, concretamente en 1988, se daba a conocer el que sería el sustituto del mítico R11: el Renault 19. Era el resultado del proyecto 53, cuyo desarrollo había comenzado en noviembre de 1984 con el objetivo de crear un coche rompedor, pero sin que se dispararan los costes y por ende, el precio de venta. Desarrollo, por cierto, que también fue relativamente rápido, pues en julio de 1985 ya se había concretado su aspecto exterior y en abril de 1986 se hacía lo propio con los interiores. En mayo de 1988 se había recorrido más de 7,5 millones de kilómetros de pruebas por todo el mundo.

El diseño del Renault 19 rompió con todo lo que se había visto hasta ese momento en Renault. Se combinaron líneas rectas con curvas y no se compartía nada con el R11, al que dejó viejo casi desde el primer momento. Líneas que fueron obra de Giorgetto Giugiaro, y fue capaz de desarrollar un coche lo más aerodinámico posible, sin que ello afectara al espacio interior o a su versatilidad. Por supuesto, algunos apartados se optimizaron en el túnel de vientos y se presumía de un Cx de 0,31, hoy, quizá, un poco alto, pero a finales de los 80 era todo un logro. No obstante, a modo comparativo, el BMW Serie 1 de 2004, anunciaba el mismo Cx.

Pero no solo esto, el desarrollo del Renault 19 también se centró en la seguridad y se incorporó la protección contra impactos laterales –estructura reforzada en las puertas y pilares– y fue de los primeros coches en ofrecerse con una gran oferta de carrocerías: tres y cinco puertas, sedán, familiar y descapotable.

renault 19 (2)

La producción del Renault 19 se llevó a cabo en varios lugares: en las instalaciones de Douai y Maubeuge –Francia–, en Setubal –Portugal–, en Santa Isabel –Argentina– y por su puesto, en Valladolid y Palencia –España–. También se montó en Vilvoorde –Bélgica–, en Envigado –Colombia–, en Mariara –Venezuela–, en Taichung –Taiwán– y en Bursa –Turquia–. Fue sometido a un restyling en 1992 y su producción en Europa continuó hasta 1996, cuando apareció el Renault Mégane para sucederle, mientras que en otros lugares del mundo se fabricó hasta 2002.

Tras el cese de producción, se habían alcanzado las 5,9 millones de unidades fabricadas y se convertía en unos de esos best seller que suele lanzar la firma francesa.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.