Coche del día: Porsche Typ 597 Jagdwagen

Coche del día: Porsche Typ 597 Jagdwagen

El primer -y más desconocido- todoterreno de la casa de Stuttgart


Tiempo de lectura: 4 min.

Si alguien piensa que el primer todoterreno de Porsche fue el modelo Cayenne, se equivoca. El pionero en este segmento -por decirlo de alguna forma- fue el Porsche Typ 597 Jagdwagen, un gran desconocido y muy cotizado hoy en día. Viene bien recordar y/o enseñar a aquellos que pusieron el grito en el cielo sorprendidos por la herejía que suponía el hecho de que Porsche fabricase sus modelos Cayenne y Macan.

Su traducción literal sería “coche de caza”, y uno de sus objetivos era realizar las mismas labores que los Jeep o Land Rover. Era muy similar a su hermano Kübelwagen (coche cubo), la versión militar del Escarabajo. Este modelo se presentó al gobierno alemán en el año 1955 en primer lugar y, posteriormente a los ejércitos británico y francés.

Durante los años 50 Alemania Federal (RFA) quería mantener su supremacía en su afán de seguir dominando Europa, aunque de forma menos belicista que en los 30, y para ello necesitaba la creación de un nuevo ejército, requiriendo un vehículo ligero para el transporte de sus tropas. Se creó un concurso público al que se presentaron, aparte de Porsche y Auto Union, la subsidiaria de Borgward Goliath.

Porsche 597

Porsche 597

En enero de 1955 los tres candidatos se sometieron a una competición durante una presentación en Bonn. Durante los meses siguientes realizaron distintas pruebas para elegir el vehículo todoterreno destinado a mover sus tropas, siendo un contrato muy goloso para los tres candidatos.

Porsche se frotó las manos y siguió desarrollando el modelo para su posterior producción, pero el Gobierno alemán se decantó finalmente por Auto Unión (antecesora de la Audi moderna) con el modelo DKW Munga, así que abandonó el proyecto.

Aunque oficialmente no se produjo, se desarrollaron 71 unidades entre 1955 y 1958, estimando que todavía permanecen vivas unas 50 de ellas

Porsche no tiró del todo la toalla y en agosto de 1959 presentó una versión mejorada del Jagdwagen, con un chasis reforzado y una mayor batalla -de 2.060 a 2.400 mm-, y hasta cinco carrocerías distintas, pero como ya hemos comentado, nunca vio la luz.

El Gobierno alemán buscaba un fabricante que se encargara de fabricar un vehículo que fuese ligero, ágil y rápido, premisas que reunía la marca de Stuttgart, pero también requería que pudiese moverse por cualquier terreno, que fuese fiable y barato en su mantenimiento, aunque la marca no tenía gran experiencia en estos últimos requisitos.

El modelo de Auto Union fue elegido por el Gobierno alemán –tras un acuerdo con los sindicatos- porque se podía fabricar a gran escala debido a su sencillez constructiva, era más barato de fabricar, y porque se ajustaba totalmente a las exigencias del ejército alemán, requisitos que Porsche no reunía.

El prototipo inicial se fabricó en las instalaciones de Porsche en Stuttgart, mientras que las versiones posteriores mejoradas con barras estabilizadoras se produjeron en los talleres del carrocero Karmann. Esta primera edición venía sin puertas ni techo, para salir y entrar sus pasajeros tenían que saltar por encima de él. En versiones posteriores se le añadieron unas puertas rígidas y capota de lona, modificándose su línea con unos ángulos más pronunciados en el capó y en las aletas.

Su mecánica estaba basada en un motor bóxer refrigerado por aire, procedente del Porsche 356, situado en la parte trasera del vehículo, y tuvo dos versiones, la primera con una cilindrada de 1,5 litros, y después una más potente, de 1.6 lit,os y 50 CV de potencia (modelo I). Con un peso inferior a los 900 kg, propulsaba al vehículo hasta una velocidad máxima de 100 km/h. Su peculiar sonido se sentía en el habitáculo y llegaba con nitidez a los oídos de los pasajeros. Todo ello estaba contenido en 3,7 metros de largo.

Porsche 597/2

La transmisión se encomendó a una caja de cambios manual de cuatro velocidades que podía enviar la potencia a un eje o a ambos, sobre la marcha. En su disposición como tracción total, el Jadgwagen podía moverse por desniveles de hasta un 65 % a un régimen de 1.000 RPM. Para dotarlo de una mayor polivalencia se diseñó como anfibio para poder vadear ríos –gracias a su chasis monocasco flotaba literalmente en el agua-, por lo que las primeras versiones no llevaban puertas.

Las 50 unidades que sobreviven hoy en día forman parte de un reducido y selecto club, caracterizado por tener los todoterreno más pequeños fabricados por Porsche, y cuyos miembros se reúnen de vez en cuando para disfrutar de estos pequeños y exclusivos vehículos.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

En el juego gran turismo 6, esta la versión Wolkswagen, Eso si, como los tractores, Porsche siempre nos sorprende con algún prototipo, versión….Estaría bien un articulo de la cara oculta de Porsche


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.