Coche del día: Porsche 911 Carrera 4 3.6 (993)

Coche del día: Porsche 911 Carrera 4 3.6 (993)

Casi tan placentero como el 911 Carrera, pero con un plus de seguridad


Tiempo de lectura: 5 min.

El Porsche 911 Carrera 4 3.6 de la generación 993 se dio a conocer en otoño de 1994. Un año antes se dejó ver en  Salón del Automóvil de Frankfurt la cuarta generación del Porsche 911 Carrera (a secas) con propulsión a las ruedas traseras. Entre medias de ambas versiones se comercializó el Carrera Cabriolet. A simple vista el Carrera 4 era muy difícil de diferenciar del Carrera con un solo eje motriz.

Tan solo se distinguía por unos detalles mínimos, como el logo “Carrera 4“ de color titanio que presidía su bonita zaga y los situados en los embellecedores de las ruedas, el conjunto de pilotos traseros de color rojo, los intermitentes delanteros en blanco y la pintura color titanio en las mordazas de los frenos.

En su habitáculo la única diferencia era el color del pomo de la palanca de cambios, también pintada en color titanio. El resto del equipamiento era idéntico, con doble airbag, cierre centralizado y elevalunas eléctricos y aire acondicionado, entre otros muchos elementos de confort.

Porsche Carrera 4 Coupe 993 2

Porsche 911 Carrera 4 3.6 (993)

Este compacto deportivo medía 4.235 mm de largo, 1.735 mm de ancho y 1.300 mm de alto. El sistema de tracción total solo añadía 50 kg de peso respecto al Carrera normal, marcando en báscula 1.420 kg. Un aspecto digno de destacar era el mantenimiento del volumen del maletero delantero -123 kg- gracias al compacto diseño del diferencial delantero.

Los ingenieros de Porsche tenían una tarea ardua por delante. Tenían que crear un nuevo sistema de transmisión con menor peso que la mostrada en el primer Carrera 4, allá por 1988. De hecho, pesaba 30 kg menos a pesar de llevar nuevos componentes. El objetivo era evitar cualquier pérdida de potencia y mantener al mismo tiempo las prestaciones y el consumo, así como el comportamiento y placer de conducción de la versión de dos ruedas motrices.

De forma resumida, este nuevo sistema de tracción total contaba con un embrague de acoplamiento viscoso junto a un transeje que permitía trasladar potencia y tracción al eje delantero, un diferencial de frenado automático (ABD) y un diferencial autoblocante mecánico para el eje trasero con un tarado que oscilaba entre el 25 y el 40 %.

Porsche Carrera 4 Coupe 993 3

Porsche 911 Carrera 4 3.6 (993)

El acoplamiento viscoso distribuía de forma automática el par motor al eje delantero en función del deslizamiento de las ruedas traseras, ofreciendo al coche una elevada capacidad de tracción. También se compensaban las diferentes velocidades de las ruedas de cada lado del coche al trazar las curvas.

Su motor bóxer de seis cilindros y 3,6 litros nos deleitaba con el agradable rugido de sus 285 CV y nos empujaba hasta los 270 km/h, a pesar de sus 1.420 kg de peso

El diferencial de frenado automático reforzaba esta capacidad, detectando a través de los sensores del ABS el deslizamiento de cada rueda. De esta forma aplicaba un par de frenado a la rueda que deslizaba y asignaba más par motor a la opuesta. Este sistema era eficaz hasta los 70 km/h.

El último elemento de este complejo sistema de tracción, el diferencial autoblocante mecánico, que conseguía un efecto de estabilización al cambiar la distribución de pesos en las curvas, manteniendo al coche en la trayectoria marcada por el eje delantero con una precisión total. Su conducción era levemente distinta al Carrera, pero con sensaciones prácticamente iguales y un aumento de efectividad. Se reducía levemente el placer de conducción -algo menos juguetón- a cambio de ofrecer una mayor seguridad.

Porsche Carrera 4 Coupe 993 5

Porsche 911 Carrera 4 3.6 (993)

El motor era de arquitectura bóxer como en todos los 911, con un bloque de seis cilindros que cubicaban 3.600 cm3. Este motor atmosférico llevaba dos válvulas por cilindro e incluía un sistema de inyección electrónica de combustible. Entregaba 285 CV a 6.100 RPM y 340 Nm a 5.250 RPM de par motor máximo. Seguía estando refrigerado por aire en la generación 993, lo que le da un sonido muy especial.

La caja de cambios era manual, con seis relaciones. El equipo de frenos contaba con cuatro discos ventilados y ABS, y la suspensión era independiente en ambos ejes, con sistema McPherson delante y dobles brazos detrás, con barras estabilizadoras en ambos ejes. Los neumáticos eran de medidas 255/40 R17.

El Porsche 911 Carrera 4 aunaba casi el 100 % del placer de conducción del Carrera normal pero con un plus de seguridad

Las prestaciones eran muy buenas, manteniendo la velocidad máxima respecto al Carrera de tracción a las ruedas traseras, con 270 km/h. La aceleración se mejoraba en algunas décimas, consiguiendo alcanzar los 100 km/h desde parado en 5,5 segundos. La ventaja obviamente era muy superior sobre firme deslizante.

Porsche Carrera 4 Coupe 993 4

Porsche 911 Carrera 4 3.6 (993)

Los consumos por vías interurbanas no eran exagerados, alrededor de los 9 l/100 km a una velocidad media de 120 km/h. La ciudad no era su medio preferido, pues llegaba a beberse cerca de 18 l/100 km de zumo de dinosaurio. Sus 74 litros de depósito de combustible le otorgaban una autonomía media de alrededor de 600 km.

El Porsche Carrera 4 3.6 (993) aunaba casi todo placer de conducción de su homólogo de propulsión a las ruedas traseras, pero con una mayor seguridad. La elección dependía del nivel de exigencias o de preferencias de su afortunado propietario y conductor. Era y es un coche con su sitio en nuestro listado de máquinas con espíritu RACER.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Porsche 911 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!