Coche del día: Porsche 911 Carrera 2 Coupé (964)

Coche del día: Porsche 911 Carrera 2 Coupé (964)

Perfecto para disfrutarlo por carreteras de montaña


Tiempo de lectura: 6 min.

El Porsche 911 Carrera 2 apareció en el mercado en 1990 y se fabricó hasta 1993, siendo la versión de propulsion trasera del 911 Carrera y el primer modelo con caja de cambios Tiptronic. Se ofreció con tres carrocerías posibles: Coupé, Targa y Cabriolet. Uno de sus principales rivales era el Renault Alpine A610. Conservaba las líneas curvas características de la anterior generación y la peculiar disposición del motor en su parte trasera.

A nivel externo se caracterizaba por llevar paragolpes fabricados en material plástico deformable, un capó trasero con spoiler retráctil automático integrado, una banda de luces traseras con el anagrama de Porsche en rojo reflectante y faros antiniebla integrados, intermitentes traseros de color rojo y retrovisores exteriores del color del vehículo con regulación eléctrica a partir de 1992, con el restyling, en la versión Cup Design.

La versión Targa llevaba el preceptivo arco antivuelco en color negro, luneta trasera de cristal de seguridad y techo plegable. La Cabriolet contaba con una capota de material textil de accionamiento automático y una luna trasera en material plástico. En 1992 se añadió la versión Turbolook -solo en Cabriolet- que incluía carrocería, chasis con sistema de frenos y llantas del 911 Turbo 3.3.

Porsche 911 Carrera 2 964 1989 4

Porsche 911 Carrera 2 (1989)

Resultó ser un gran salto evolutivo a nivel técnico conseguir un deportivo con “todo atrás” que fuera seguro y divertido de conducir sin miramientos con el acelerador, sobre todo en curvas

Esta versión experimentó notables mejoras respecto a la generación anterior. La suspensión delantera era mucho más elaborada y eficaz, y la respuesta de la dirección más rápida y precisa para paliar en lo posible los inconvenientes de la disposición del grupo motriz. También se redestribuyó el peso desplazando hacia el eje delantero una mayor cantidad de este peso y conseguir un mejor reparto y equilibrio.

En su clásica e inconfundible carrocería llamaba la atención de sobremanera su alerón trasero retráctil. Su frontal era inconfundible por sus típicos faros redondos. Era un coupé 2+2, es decir, dos pasajeros delante más dos pequeñas plazas traseras para desplazamientos cortos para adultos o para niño en viajes más largos. Ofrecía un pequeño compartimento para el equipaje en el capó delantero, que se podía ampliar abatiendo los asientos traseros.

Su equipamiento era muy completo, con unos asientos de cuero que ofrecían una gran sujeción y comodidad. El ligero desplazamiento del pedalier hacia la derecha forzaba un poco la posición de conducción. La distribución de los relojes del salpicadero era totalmente horizontal, con el cuentavueltas presidiendo el centro. A ambos lados de este se situaban dos relojes más, sumando un total de cinco. La climatización era muy efectiva, casi indispensable para un coche de esta naturaleza. La calidad de acabados y materiales eran elevados.

Porsche 911 Carrera 2 964 1989 5

Porsche 911 Carrera 2 (1989)

Sus dimensiones eran 4.290 mm de largo, 1.650 de ancho y 1.320 de ancho, con una batalla de 2.230 mm, lo que nos puede dar una idea de su comportamiento teóricamente nervioso. Su peso homologado era de 1.380 kg. Porsche recurrió a su conocido motor bóxer de seis cilindros de aspiración natural, muy progresivo y con una gran facilidad para subir de vueltas, de forma que no resultaba difícil alcanzar el corte de inyección.

La cilindrada era de 3.600 cm3, llevaba un árbol de levas en cabeza por cada fila de cilindros, con dos válvulas cada uno. Entregaba 250 CV a 6.100 RPM y 309 Nm a 4.800 RPM de par máximo. La caja de cambios era manual de cinco velocidades, con unas buenas relaciones que se adaptaban perfectamente al motor, y una quinta un poco larga, con un desarrollo de 39,1 km/h a 1.000 RPM. La palanca de cambios estaba perfectamente situada, con movimientos cortos y precisos, pero con un tacto duro típicamente deportivo.

Su motor bóxer de seis cilindros y 3,6 litros entregaba 250 CV y mostraba una gran elasticidad y suavidad, con una increíble facilidad de subir de vueltas hasta el corte de la inyección. Era capaz de alcanzar los 100 km/h en menos de 6 segundos y los 264 km/h de punta en un santiamén

Era un vehículo muy versátil por su manejo. La gran elasticidad y suavidad del motor permitía una conducción relajada por ciudad o rodar a velocidades totalmente ilegales por vías rápidas, aunque el medio natural donde se podía disfrutar de su conducción eran las carreteras secundarias con curvas. A las cualidades de su motor podíamos añadir sus potentes frenos de disco en las cuatro ruedas, con unas distancias de frenado de 56,9 metros a 120 km/h, muy buenas en su momento.

La dirección y la suspensión independiente en ambos ejes contribuían a su buen comportamiento. A pesar de que el eje trasero cargaba con el motor y la caja de cambios, con su correspondiente comportamiento subvirador, sus reacciones eran muy progresivas. El tren delantero fidelizaba las intenciones y las acciones del conductor sobre el volante incluso con firme irregular, y cuando el tren trasero intentaba descolocarse bastaba con corregirlo con el volante y unos leves toques de acelerador.

Las prestaciones eran realmente buenas, con una velocidad punta de 264 km/h y algo menos de 6 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. Los 1.000 metros con el coche parado los cubría en algo más de 25 segundos. Para pasar de 80 a 120 km/h en cuarta dedicaba casi 7 segundos, subiendo a algo menos de 10 para el mismo registro en quinta.

Los consumos no eran frugales, con más de 15 l/100 km en ciudad, casi 10 l/100 km a 120 km/h por autovía/autopista. En una época en la que todavía no te consideraban un terrorista por superar las limitaciones legales de velocidad podíamos rodar a 140 km/h gastando entre 12 y 13 l/100 km o superar los 16 l/100 km a 180 km/h (tampoco sobraban las autopistas en España). Pero ¿qué importa esto a cambio de un placer de conducción inigualable de un coche con una disposición mecánica fuera de toda lógica?

Porsche 911 Carrera 2 964 1992 3

Porsche 911 Carrera 2 (1992)

Este maravilloso ejemplar costaba en 1991 10.705.903 pesetas, que traducido a euros de hoy sería como soltar 140.000 euritos. No sabemos si es mucho o es poco, ya sabemos que el valor/precio de las cosas depende de lo que nos parezca a nuestros ojos. Este Porsche 911 Carrera 2 merece un hueco en nuestra lista de vehículos con espíritu RACER.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Porsche 911 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!