Coche del día: Porsche 356

Coche del día: Porsche 356

El primer Porsche de la historia


Tiempo de lectura: 6 min.

El Porsche 356 nació como Proyecto 356 a mediados de 1947. Nos tenemos que remontar unos años atrás, en plena Segunda Guerra Mundial, cuando la familia Porsche se trasladó a Gmünd (Austria) debido a los bombardeos aliados sobre Alemania. Una vez finalizada la contienda, la familia subsistió fabricando maquinaria y herramientas agrícolas. Ferdinand Porsche -el patriarca- tenía décadas de experiencia como ingeniero de automoción.

Con el paso del tiempo la afición/pasión por los automóviles de Ferry -hijo- Porsche se reavivó y pensó que sería interesante fabricar un deportivo partiendo de la única mecánica disponible y accesible para ellos: un motor Volkswagen de 1.131 cm3 de cuatro cilindros, tipo bóxer y refrigerado por aire. Unos años más tarde hizo lo mismo, pero a lo grande, el Porsche 901, que por un conflicto de nombres con Peugeot se denominó finalmente Porsche 911.

La relación entre la familia Porsche y Volkswagen venía de la anterior generación, pues Ferdinand Porsche diseñó el Volkswagen Tipo 1, el primer coche de masas alemán (“coche del pueblo” es el significado de “Volkswagen”) y conocido a la postre como Käfer, Beetle, Escarabajo… Algunas de las primeras palabras que Ferry Porsche -hijo- dijo sobre el 356 fueron: “Construimos el coche como experiencia, para ver hasta donde podíamos aligerarlo y qué componentes del VW íbamos a necesitar”. La primera unidad se denominó Porsche 356 nº1 Roadster.

Porsche 356 Roadster No 1

Porsche 356 Roadster Nº1 (1948) – De izq. a dch.: Erwin Komenda, Ferdinand -Ferry- Anton Ernst Porsche y Ferdinand Porsche

Aunque el diseño original de la carrocería se debió a un empleado de Porsche (Erwin Komenda), motor, chasis y suspensión provenían de Volkswagen. El prototipo montaba un chasis de estructura tubular de acero y un bastidor de aluminio salido de las manos de Karl Rabe -que tomaba como base la plataforma del Käfer-, y como elemento propulsor el mencionado motor bóxer de cuatro cilindros y 1.131 cm3, que con las debidas mejoras entregaba 40 CV. Con un peso inferior a los 600 kg podía alcanzar los 135 km/h.

De forma exclusiva en esta primera unidad el motor iba montado en posición central-trasera en vez de trasera, como el resto de las unidades del 356 fabricadas

Después de una primera evaluación del prototipo por parte de Ferry Porsche, aún sin carrocería, las prestaciones que ofrecía el propulsor bóxer le convencieron a raíz de los comentarios del ingeniero Von Eberhorst. Encargó a Friedrich Weber dar vida a su preciosa carrocería de aluminio fabricada de forma artesanal en la factoría de Gmünd. A partir de 1950 la producción de las carrocerías se trasladó a la fábrica de Stuttgart-Zuffenhausen, cambiando el aluminio por el acero, más pesado, pero más barato, fácil de conseguir y reparar.

En abril de 1948 el prototipo estuvo totalmente terminado y Ferry invitó a su padre a darse una vueltecita con él. Buscando el carácter deportivo del 356 el chasis hubo de repararse a causa de los desperfectos ocasionados por el uso. Una vez reparado el jefe de taller salió a probarlo, sufriendo en este caso desperfectos en la carrocería, lo que demostraba el carácter deportivo y nervioso del prototipo.

Porsche 356 2 Gmund Coupe 3

Porsche 356/2 Gmünd Coupe (#50)

El 356/1 continuó siendo evaluado durante el mes de mayo por Ferry, todavía sin estar con su pintura definitiva. Concluida la evaluación se pintó en gris metalizado y quedó inmortalizado con el rótulo “Porsche” en su carrocería. El prototipo se registró oficialmente en Austria como 356/1, con nº de chasis 356-001 y matrícula K45286.

El coche se presentó a la prensa suiza, despertando la admiración del público por sus prestaciones y estabilidad, propias de los coches de competición. Se volvió a presentar al público austríaco durante una carrera en Innsbruck, creando dudas en el mismo debido a su extraño diseño simétrico, casi idéntico por delante y por detrás al carecer de rejillas de ventilación. Su diseño de bañera invertida tampoco pasaba desapercibido. Posteriormente el primer 356 cambió de manos.

La empresa necesitaba liquidez para poner en marcha la producción del modelo, vendiéndose por primera vez en septiembre de 1948. Su certificación se realizó unos meses antes, en junio de 1948, utilizándose en esta primera unidad muchas piezas de Volkswagen para ahorrar costes de producción. A finales de los 50 la mayoría de las piezas ya no eran cedidas por VW, evolucionando de forma progresiva e independiente.

 

Porsche 356 esquema

Esquema del Porsche 356C

El segundo dueño del 356/1, el empresario Peter Kaiser, le cambió el nombre y lo llamó “Pesco”, una elección poco afortunada. Con este nombre buscó financiación, pero no lo consiguió. El coche entró en un ciclo de ventas y compras, cambiando de dueño, hasta que en 1952 su propietario lo llevó a la fábrica, situada ya en Stuttgart, con la idea de hacerle una buena puesta a punto, pero sin mostrar ningún interés la fábrica por el preciado prototipo. Hubo que esperar hasta 1958 para que Porsche se decidiese a recuperarlo y restaurarlo, conservándose en el Museo Porsche de Stuttgart-Zuffenhausen.

De presencia muy discreta desde sus inicios, las primeras unidades del Porsche 356 se vendieron casi en su mayoría en Austria y en Alemania. La producción era muy lenta y pausada, pues hicieron falta dos años para producir las 50 primeras unidades. A principios de 1950 el 356/1 ya había adquirido cierto grado de fama tanto en Europa como en Estados Unidos por su buen manejo, su excelente aerodinámica y su gran calidad de construcción.

Además, sus dimensiones eran muy contenidas, casi un coupé de bolsillo, con 3.850 mm de largo, 1.661 mm de ancho y 1.320 mm de alto. Existieron varias versión abiertas, sin techo, con diferentes denominaciones (Cabriolet, Speedster o Roadster).

Porsche 356 Speedster y 356A Coupe

Porsche 356 Speedster y 356A Coupe

Se fabricaron hasta cuatro generaciones, denominadas 356 (356/1 y 356/2), 356A, 356B y 356C, con un abanico de potencias de 40 a 130 CV y unas cilindradas variadas, con motores 1.1, 1.3, 1.5 y 1.6. La producción global de las cuatro generaciones fue aumentando de forma paulatina, de la manera siguiente: 7.627 unidades del 356 (1948-1955), 21.045 unidades del 356A (1955-1959), 30.963 unidades del 356B (1959-1963) y 16.678 unidades del 356C (1963-1966).

De forma más desgranada, estas fueron todas sus versiones: 356/1 (1948-1950), 356/2 (Gmünd) (1948-1950), 356 1100 (1950-1954), 356 1300 (1951-1953), 356 1500 (1952), 356 1500 (1953-1955), 356 1500 Super (1953-1955), 356 1300 (1954-1955), 356 1300 Super (1954-1955), 356 1500 Speedster (1955) y 356 1500 Super Speedster (1955).

El Porsche 356 también hizo sus pinitos en la competición, participando en las 24 horas de Le Mans, la Carrera Panamericana, la Targa Florio o la Mille Miglia, entre otras. Se utilizaron unidades sin apenas modificaciones y también “tuneados”, aligerándose de peso todo lo posible para obtener un máximo rendimiento en las carreras, como el Porsche 356B Carrera GTL Abarth Coupé. Si estás interesado en una información más detallada del modelo, puedes encontrar el catalogo de recambios o documentación histórica, incluyendo el manual de instrucciones.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Porsche 356 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

7
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Soy más de Porsches con moto delantero, sí, pero me fascina el 356.

Pablo Mayo
Editor

A ver cuando se atreven a lanzar una versión moderna del 928, grandísimo GT.

Coche del día: Porsche 928

Roberto
Invitado
Roberto

Estoy convencido que en la R.A.E. deberían incluir junto a la palabra pureza, una foto del 356. Un poco mas en serio, me parece tremenda su armonía de líneas, y su belleza intacta aún con el paso de tantos años. Diseño puro.

Pablo Mayo
Editor

Estoy de acuerdo contigo, con una salvedad: el ancho de vías. Parece que la carrocería le sienta muy grande al chasis y no queda perfectamente integrada.

Sergioq4
Invitado
Sergioq4

A mí me parece horrendo sin más. Falto de personalidad, anodino, parece un escarabajo aplastado, además del ancho de vías mencionado por Pablo.
Ni punto de comparación con un Alfa Giulietta Sprint, por poner un ej cualquiera.

Javier Costas
Suscriptor

Hombre, es algo más que “un escarabajo aplastado”. No encontraremos muchos ejemplos de la época de coches deportivos partiendo de bases tan humildes y con tanto pedigrí en competición.

Sin 356 no hubiéramos visto nunca al 911.

Sergioq4
Invitado
Sergioq4

Ojalá nunca hubiéramos visto al 911, otro escarabajo aplastado! wink Jajaja


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Sena Mokaddam