Coche del día: Peugeot RCZ

Coche del día: Peugeot RCZ

Las garras del león hechas coche


Tiempo de lectura: 3 min.

Este coupé deportivo galo se presentó en el salón de Frankfurt del 2009 y se fabricó desde el año siguiente hasta 2016, cuando la racionalidad de la nueva PSA acabó con él. También se fabricó una versión algo más deportiva, Peugeot RCZ R, que llevaba el motor más potente. A lo largo de su vida recibió varios premios de diferentes revistas del automóvil, tanto a nivel global como a nivel de diseño en particular -tres veces consecutivas al mejor coupé por la revista Autoexpress, el mejor coupé del año 2010 por Top Gear-. Su frontal tenía un diseño muy parecido al Peugeot 207, por lo que en 2013 sufrió un restyling, resultando un modelo más agraciado y personal.

Resultaba muy llamativa su luna trasera de cristal con doble abombamiento, muy costosa de fabricar, según Peugeot

A nivel mecánico se le dotó de cuatro motores, los 1.6 THP (156, 200 y 270 CV) o el 2.0 HDi de 163 CV. Sus dimensiones se desglosan como sigue: una longitud de 4.287 mm, una anchura de 1.845 mm y una altura de 1.359 mm. Su peso oscilaba entre 1.394 kg (THP) y 1.474 kg (HDi), razonable para un compacto de ese tamaño sin la última generación de aceros. Únicamente salió a la venta con tracción delantera, lo habitual en Peugeot.

Por carreteras de trazado medio y lentas era donde mejor se desenvolvía, ya que realizaba con facilidad y con rapidez los cambios de trayectoria sin poner en aprietos al conductor; por contra la suspensión resultaba un poco seca y hacía sentir a sus ocupantes las irregularidades de la carretera, no haciéndolo apto para largos viajes. En la parte trasera llevaba un alerón con dos posiciones, la primera con una inclinación de 19º y se activaba a 85 km/h, y la segunda con una inclinación de 34º que se activaba a 155 km/h. También se podía activar de forma manual a través de un botón en la consola.

El acceso al interior se hacía a través de dos grandes y pesadas puertas que además tenía un pequeño ángulo de apertura. Delante podían viajar dos adultos voluminosos y altos, pues la altura al techo y la distancia entre hombros era grande. La visibilidad delantera no era muy buena debido a los gruesos pilares A, mientras que la trasera era mejor aunque la imagen se deformaba ligeramente por la curvatura de la luna trasera. El maletero tenía una capacidad de 321 litros, normal para un vehículo de estas características y con una boca grande de fácil acceso.

Las butacas delanteras son amplias pero adolecían de un reparto desigual en su apoyo en el cuerpo que no las hacían particularmente cómodas. Las plazas traseras eran muy pequeñas, ni siquiera aptas para niños, así que podíamos considerar a este vehículo un biolaza con una ampliación del maletero.

La calidad de sus materiales era corriente y parte de sus mandos eran comunes a otros modelos de Peugeot más baratos, aunque podía optar a exquisiteces como el salpicadero forrado en cuero. Respecto a la seguridad, el capó tenía un sistema que, en caso de atropello, se elevaba 55 mm para proteger al peatón de las partes más duras; también llevaba un servicio de emergencia denominado “Peugeot Connect SOS”, que se conectaba a voluntad del conductor y automáticamente en caso de accidente. A partir de nada será obligatorio para todo coche nuevo.

Todavía hoy en día es un coche que hace girar las cabezas y si entiendes poco de deportivos lo puedes confundir con un Audi TT -se le suele comparar con su principal rival- o algún modelo de Porsche, aunque sea lejanamente. Es una bella máquina y otra víctima de lo que conocemos por “marquitis”, así somos los humanos de manipulables e influenciables…

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Doy fe de su habilidad trazando curva lenta en pequeños circuitos (dada su sensación de anchura, es más ratonero de lo que uno prejuicia).

JJ Lopez
Invitado
JJ Lopez

Yo diría que es el techo tipo Zagato más elegante sin que esté hecho por Zagato.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!